Desesperada vende baratija pero el joyero casi se desmaya ante un diamante de un millón de dólares

Por Chris Ford - La Gran Época

Una mujer del Reino Unido recibió una ganancia inesperada después de buscar una valoración para un anillo de “vidrio” que compró hace más de tres décadas.

Con la esperanza de que el anillo aliviara las recientes pérdidas financieras de su madre, Debra Goddard, de 55 años de edad, se sorprendió al enterarse  que el anillo de vidrio, que ella creía que era falso, era un diamante real; de hecho, era un diamante de 26,27 quilates.

Ella le dijo a The Sun: “Cuando fui al joyero casi se desmaya y me dice: “¿Sabes qué es esto? Es un diamante”. Me senté toda la noche mirándolo, preguntándome qué hacer”.

Debra llevó el anillo a la casa de subastas Sotheby’s, donde fue valorado por 935.733 dólares. Donde obtuvo una ganancia bastante jugosa de 590.000 dólares.

“Resultó ser lo más cercano a la perfección. Era como una película de cine: ‘Por estas fechas el año que viene, seremos millonarios'”, confesó la emocionada mujer.

Ella había comprado el anillo de vidrio en una venta de botas hace 33 años por solo 12,64 dólares. El anillo de vidrio, que pensó que valdría unos pocos cientos de dólares, fue entonces guardado en un joyero.

“Compró una caja de baratijas de plata empañada, llena de lo que ella creía que eran joyas de fantasía sin valor con las que dejaba jugar a sus hijos”, según Austin Macauley.

La madre de Goddard, June Boyle de 72 años de edad, había sido víctima de fraude y robo dentro de la familia que la vio perder los ahorros de su vida y su casa. El dinero del anillo ayudó a su madre y también proporcionó alivio financiero a su familia.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Pixabay/StockSnap)

Después de la ganancia inesperada, ella mimó a su madre con regalos, según publicó Ladbible.

“Ha tenido vacaciones en Barbados, ha visto a Tom Jones, ha visto a Celine Dion en Las Vegas y ha comprado un abrigo de pieles”, aseguró Debra.

“Es el karma por las cosas malas que pasaron en nuestras vidas y que a mi mamá le robaron todo”, agregó.

Debra, que vive en una casa del consejo en Twickenham, al oeste de Londres, trabaja como voluntaria para una organización benéfica que ayuda a adolescentes fugitivos. A través de los años, ella ha acogido a más de 20 niños.

Ha escrito un libro titulado “Car Boot Diamond”, que imita su aventura en la vida real de descubrir el anillo falso, además de ofrecer a los lectores un vistazo a su tumultuosa vida pasando por tremendas dificultades.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Pixabay/MasterTux)

“Me ofrezco como voluntaria en una organización benéfica para niños fugitivos. Si este libro hace dinero, quiero que se destine a ellos y a los líderes juveniles”, dijo Debra.

El anillo de diamantes fue una ganancia inesperada, y parece un cuento de hadas hecho realidad. Pero a pesar de encontrar un tesoro que vale una pequeña fortuna, el corazón de esta mujer no ha cambiado.

¿Has revisado tu propia casa en busca de tesoros escondidos? No te apresures a tirar esos CDs no deseados o tu colección de discos de vinilo; podrían resultar valiosos. Incluso esa vieja mecedora que perteneció a la abuela que se encuentra acumulando polvo en el ático podría ser una antigüedad invaluable.

No olvides los cómics que has guardado durante décadas; vale la pena comprobar su valor antes de descartarlos. ¡Recuerda también que la basura de un hombre es el tesoro de otro!

Una pareja salió a caminar con su detectar de metales ¡y encontró un tesoro!

 

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS