La guerra interrumpe su graduación, 70 años después reciben su diploma en una merecida ceremonia

Por Catherine Bolton - La Gran Época

Joe Perricone, de Tampa, Florida y Bill William Arnold Craddock, de Church Hill, Tennessee, tienen una década de diferencia. Crecieron en diferentes áreas y aparentemente no tienen mucho en común más allá de servir a las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

Sin embargo, los dos comparten un vínculo único, ya que ninguno de los dos se graduó oficialmente de la escuela secundaria antes de unirse para servir al ejército. Así que este fin de semana pasado, ambos terminaron participando en un momento bastante especial cuando cada uno regresaron a sus escuelas secundarias para graduarse, casi 70 años después de que cada uno se fuera.

Joe era un estudiante de la Escuela Secundaria Hillsborough, en 1943 cuando fue reclutado para servir en la Segunda Guerra Mundial. Aunque finalmente recibió su diploma de la escuela secundaria, se vio privado de la oportunidad de cruzar el escenario con todos sus amigos.

“Mi consejo de reclutamiento destacó: ‘Ve a servir a tu país y sé un chico grande'”, dijo a WTSP 10 News. Aunque trató de conseguir un aplazamiento, al final no pudo quedarse en la escuela el tiempo suficiente para alcanzar la ceremonia y graduarse en persona con sus amigos.

 

Bill, por otro lado, se fue a propósito. Abandonó la escuela secundaria voluntariamente, entonces llamada escuela Secundaria Sciencie Hill, cuando tenía 16 años. Continuó sirviendo en la Fuerza Aérea durante la Guerra de Corea y aunque terminó obteniendo su certificado de estudios más tarde en la vida, al final tampoco tuvo la oportunidad de cruzar el escenario.

Sin embargo, eso cambió para ambos esta primavera, cuando cada uno de ellos viajó de regreso a sus respectivas escuelas secundarias para caminar con la Clase 2019.

En Tampa, el nieto de Joe, el juez Thomas Palermo, arregló su oportunidad de ponerse un birrete y una toga, trabajando con el consejo escolar y el director de la Escuela Secundaria Hillsborough, Gary Brady, para conseguir ese momento brillante. Fue un momento conmovedor y positivo en un año en el que menos de 500.000 de los 16 millones de veteranos que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial están vivos.

Todavía hay muchos más veteranos de la Guerra de Corea aún vivos, pero el momento fue igualmente especial para Bill.

“Estoy encantado de haber pasado por esto para conseguirlo”, comentó Bill, al canal 11 de WJHL News. “Ver a toda esta gente me hizo sentir bien”.

Él es 66 años mayor que los otros estudiantes que caminaron el escenario en su graduación en Tennessee el mes pasado, pero los consejos que tuvo para ellos demostró lo poco que cambió para los adolescentes que se preparan para entrar al mundo real.

“Le diría a esta generación que estudiara duro y se esforzara”, destacó, compartiendo los consejos que daría a los graduados de hoy en día al recordar sus propias experiencias. “Aprendan todo lo que puedan y consigan la mejor educación posible”.

La pareja se volvió viral cuando CNN compartió la conmovedora imagen de ambos hombres con sus respectivas togas y birretes, sonriendo orgullosamente después de lograr algo absolutamente increíble. Aunque muchos se apresuraron a agradecerles por su servicio, otros señalaron que sus logros son una fantástica fuente de motivación para cualquier otra persona que aún no haya tenido la oportunidad de terminar la escuela secundaria.

“Supongo que ya no tenemos excusas ahora, ¿damas y caballeros?”, escribió un comentarista en Instagram.

Un soldado sorprende a su hermana en su graduación

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS