Perrita se arrastra varios kilómetros con las patas inmóviles entre hienas y leones para buscar ayuda

Por Chris Ford - La Gran Época

Se necesita un cierto espíritu de determinación para ser capaz de hacer lo que hizo este animal, que fue herido. Esta valiente perrita se arrastró durante kilómetros y kilómetros por el peligroso terreno de África en busca de ayuda.

La indefensa perrita al no poder caminar bien y sin comida ni agua, es un milagro que llegara a un lugar seguro.

Poppy, una perrita callejera, sin lugar a dudas tuvo la suerte de su lado. Sus patas traseras se paralizaron cuando su columna vertebral se fracturó. No se sabe cómo se lesionó, pero sus rescatadores tenían claro que fue abandonada. Se desconoce cuán lejos se arrastró.

Susanne Vogel, que trabaja en Botswana en el campo de investigación de elefantes, fue una de las personas que la vio y se sorprendió de la difícil situación de esta perrita que fue encontrada a principios de 2017.

“Ella vino arrastrándose, literalmente, se arrastraba, porque sus patas traseras estaban inmovilizadas y llegó a nuestro campamento de investigación”, comentó Susanne a The Dodo. “No caminaba, pero estaba llena de amor y [necesitaba ayuda]”.

Sin embargo, al no poder brindarle de inmediato la ayuda médica, ya que el veterinario más cercano estaba a ocho horas de viaje, el equipo la atendió de la mejor forma. Sabían que ella sobrevivió a probabilidades increíbles de llegar a su campamento y por lo tanto todos se concentraron en ayudarla a lograrlo. “El campamento se encuentra en una región remota, llena de elefantes, pero también de leones, hienas y otros depredadores”, señaló Susanne. “Poppy de alguna manera llegó a nosotros, demacrada y empapada por la lluvia”.

A pesar del largo trayecto, un trabajador, llamado Graham McCulloch, recorrió el peligroso camino e hizo un viaje en ferry a través del río Okavango con Poppy para encontrar un veterinario. Ella tenía unos 7 meses de edad en ese momento, iba a necesitar cirugía en su columna vertebral fracturada a fin de te tener la probabilidad de volver a caminar.

“Dijo que las posibilidades de que sobreviviera a la cirugía o a la recuperación eran escasas”, comentó Amanda Stronza, una de sus rescatadoras. “Pero ella tenía tanta vitalidad y sabía que necesitábamos honrar su voluntad de vivir y la dura batalla que emprendió para encontrarnos y seguir con vida. No podría aceptar sacrificarla”.

Amanda para ayudar a Poppy, creó una página  GoFundMe para recaudar fondos para la cirugía. Al ver su difícil situación, la gente fue generosa y se consiguió suficiente dinero para ayudar a la perrita.

Con el uso de medicamentos antiinflamatorios y la ayuda de ejercicios de rehabilitación física, la mejoría de Poppy y su determinación de vivir sorprendieron a todos. Un viaje al especialista en Johannesburgo determinó que su columna vertebral estaba totalmente cortada entre dos vértebras y que la cirugía no haría la diferencia en su médula espinal, de acuerdo con una actualización en su página de GoFundMe. La mejor opción para la perrita era un juego de ruedas para poder andar.

La gente alrededor del mundo se conmovió mucho por el espíritu de la valiente perrita que quisieron adoptarla. Entonces, MaryBeth Hastings, una de las amigas de Amanda, en Washington, D.C., vio a Poppy en Facebook y sus dos hijas se enamoraron enseguida de ella.

Esta decidida cachorra está ahora en un amoroso hogar. En enero de 2019, Poppy incluso consiguió nuevas ruedas. De hecho, tiene una cara bella y una naturaleza tan maravillosa. Ella sabía que necesitaba ayuda y se las arregló para llegar al lugar adecuado en el momento preciso.

Mira el vídeo esta cachorrita valiente, que muchos la ayudaron por su firme voluntad de sobrevivir:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS