Descubren los restos de un adolescente de hace 1000 años debajo de un árbol luego de una tormenta

Por La Gran Época

A veces las fuerzas de la naturaleza pueden revelar algún misterio oculto que simplemente estaba allí desde siempre. Las tormentas pueden desenterrar algunos hallazgos muy raros y extraños cuando arrasan con lo que está a su alcance.

Bajo estas circunstancias, fueron encontrados los restos óseos de un adolescente medieval atascados entre las raíces de un árbol de haya, de varios siglos de antigüedad, que fue arrancado de la tierra debido a una fuerte tormenta. Un arqueólogo dijo que el cadáver, que fue puesto en reposo hace casi 1.000 años en lo que hoy es el Condado de Sligo, Irlanda, ofrece información sobre las dificultades de la vida durante esa era.

El esqueleto del hombre se partió literalmente a la mitad cuando una feroz tormenta arrancó de raíz el árbol de 215 años en Collooney, Condado de Sligo, Irlanda, antes de mayo de 2015. Los huesos enredados en las enormes raíces del árbol fueron expuestos y colocados al aire, lo que lo hizo fácil de detectar. El Servicio Nacional de Monumentos de Irlanda luego pidió a los Servicios Arqueológicos de Sligo-Leitrim que excavaran y recuperaran los restos.

“La parte superior del esqueleto se elevó en el aire ya que estaba atrapado dentro del sistema de raíces del árbol”, dijo la Dra. Marion Dowd de los Servicios Arqueológicos de Sligo-Leitrim a The Irish Times.

“Los huesos de la pierna, sin embargo, permanecieron intactos en el suelo. Efectivamente, cuando el árbol colapsó, rompió el esqueleto en dos”, agregó.

La datación por radiocarbono sugiere que el hombre tenía entre 17 y 20 años de edad cuando murió, en algún momento durante el período medieval temprano, entre los siglos XI y XII. Por las marcas de corte visibles en sus costillas y en la mano izquierda, podría haberse estado defendiendo de un atacante. Había sido apuñalado en el torso por una espada afilada, probablemente una espada o un cuchillo, posiblemente durante una escaramuza o alguna disputa, informó la Irish Archaeology.

El Dr. Dowd mencionó según The Daily Mail: “No sabemos si murió en una batalla o si fue un caso de una disputa personal que terminó en muerte”.

“Este es el período medieval temprano y sabemos que hubo varios conflictos y violencia en este período”, dijo el Dr. Dowd a la BBC News.

Se dice que el adolescente tenía más de 1,8 metros de altura, significativamente más alto que el hombre medieval promedio. La evidencia de una enfermedad leve de la articulación espinal aparente en el esqueleto implica que probablemente trabajó como obrero desde una edad temprana. “Podemos suponer que provenía de un entorno agrícola y uno de los asentamientos locales en el área”, explicó el Dr. Dowd.

El hombre, casi con toda seguridad era parte de una familia gaélica local y se le había dado un entierro cristiano formal, ya que lo pusieron en una posición este-oeste, con las manos cruzadas sobre la región pélvica.

No está claro si fue enterrado en un cementerio o si se le dio un entierro aislado, ya que “no se conocen otros entierros en el área, pero los registros históricos indican un posible cementerio y una iglesia en la vecindad”.

“Después de su muerte, sabemos que su familia o comunidad habrían recuperado el cuerpo y le habrían dado una forma de entierro cristiano y luego, 800 años después, alguien plantó un árbol de haya completamente por casualidad en ese lugar”, explicó la Dr. Dowd.

La Dra. Dowd también compartió que los restos estaban ahora en el Museo Nacional de Irlanda y que su trabajo en el proyecto se completó.

“No encontramos ninguna señal de eso, así que nuestro trabajo está terminado como tal, pero esto podría llevar a un proyecto de investigación más grande en el futuro”, mencionó.

Conoce más sobre este fascinante descubrimiento medieval en el siguiente video:

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS