Misterioso “satélite alienígena” que orbita la Tierra, podría haber estado allí desde hace 13.000 años

Por Chris Ford y Daksha Devnani - La Gran Época

Durante más de un siglo ha habido señales y avistamientos de un satélite “alienígena” que orbita nuestro planeta. En 1998, por primera vez en la historia, los astronautas del transbordador espacial Endeavour capturaron imágenes de alta resolución de este satélite “no terrestre” mientras se encontraban en el espacio. Este inexplicable satélite solo es conocido por nosotros como “el Caballero Negro”.

Desde el descubrimiento temprano del famoso inventor Nikola Tesla de señales extrañas procedentes del espacio exterior, hasta el número incalculable de avistamientos de misteriosos satélites artificiales durante las décadas de 1950 y 1960, la evidencia sugiere que hay uno o más satélites alienígenas orbitando la Tierra en patrones muy anormales.

Este satélite fue apodado “Caballero Negro” por un cohete desarrollado por los británicos en la década de 1950.

Después que el Pentágono descartó el objeto como un “asteroide”, la gente finalmente comenzó a creer que eso era lo que era…. es decir, hasta que fue capturado por la cámara a finales de los 90.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Jurik Peter/Shutterstock)

Cuando la evidencia visual del transbordador espacial Endeavour finalmente capturó imágenes de lo que se creía era “Caballero Negro” en 1998, el interés del público por el tema fue reavivado, junto con el interés en las historias de décadas pasadas sobre el descubrimiento de Nikola, las señales extrañas del espacio, los innumerables avistamientos y los mensajes descifrados, que hicieron que el objeto se convirtiera en leyenda a lo largo del siglo XX.

En cuanto a lo que es este enigmático satélite negro, lo que hace y de dónde viene, hasta hoy, no hay conclusiones definitivas. Algunos dicen que Nikola Tesla lo descubrió cuando empezó a recibir señales “temporizadas” extrañas mientras probaba un transmisor de alto voltaje y aumento en 1899.

Nikola quedó conmocionado por el descubrimiento y dedujo que provenían de extraterrestres, ya sea de Marte o de cualquier otro lugar del espacio exterior.

Algunos especulan que Nikola había estado en contacto con extraterrestres, que le ayudaron a crear sus inventos eléctricos, y que estaba recibiendo ideas a través de comunicaciones telepáticas enviadas a él por extraterrestres, lo que le ayudó a darse cuenta de la nueva e innovadora tecnología.

Pronto, otros inventores como Guglielmo Marconi comenzaron a reportar fenómenos extraños similares. Descubrieron que las señales de código morse enviadas desde sus transmisores les eran devueltas desde una fuente desconocida después de un retraso inusual de varios segundos. Las señales devueltas fueron apodadas como “long delayed echos” (LDEs), que algunos pensaban que eran de origen extraterrestre.

La aparición de estas señales inexplicables causó conmoción en la prensa, y se llevaron a cabo muchos experimentos desde 1928 hasta la década de 1930, que verificaron la existencia de LDEs, aunque no pudieron explicarlos. Hasta el día de hoy, los científicos no tienen una explicación concluyente de su existencia.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Chris Harvey/Shutterstock)

Después de estos experimentos, el tema se convirtió en un tema aún más candente en los medios de comunicación… Luego vinieron los avistamientos.

La historia estalló una vez más en 1954 cuando tanto el St. Louis Dispatch como el San Francisco Examiner informaron que se habían visto extraños satélites artificiales.

Después de que apareciera un tercer artículo en Aviation Week y Space Technology, el Pentágono intervino y declaró que los objetos eran meramente asteroides, una explicación que más tarde cobró fuerza. Sin embargo, muchos no lo compraron, creyendo que eran de origen ruso o extranjero.

Otro avistamiento tuvo lugar en marzo de 1960. A diferencia de los anteriores, esta vez, un enorme objeto negro que se cree pesaba 15 toneladas (13.600 kilos) estaba en “órbita polar” alrededor de la Tierra (lo que significa que pasa por encima de los ejes polares), viajando a una velocidad dos veces superior a la de los satélites normales. Sin embargo, ni Estados Unidos ni Rusia tenían la capacidad de poner un satélite en órbita polar en ese momento, ni pudieron lanzar uno tan pesado como éste.

Después de este avistamiento, el objeto recibió el nombre de Caballero Negro y apareció en primera plana de numerosos periódicos.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Jazziel/Shutterstock)

Muchos astrónomos y observatorios comenzaron a rastrear estos satélites (los informes sugieren que había varios), que se dice que aparecen y desaparecen, a veces durante años, antes de reaparecer de nuevo. También se informó que los objetos cambiaban de dirección, haciendo giros de 90 o 180 grados en pleno vuelo.

El director del planetario Adler, Robert L. Johnson, dijo: “El objeto ni siquiera tiene la decencia de mantener un horario regular, como cualquier otro objeto celestial o hecho por el hombre… no sabemos cuándo vigilarlo”.

No fue hasta 1972 que Duncan Lunan, un escritor científico y astrónomo, descifró un código de los LDEs documentados décadas antes, basado en la duración de los ecos retardados, que reveló un mensaje absolutamente asombroso, aparentemente de extraterrestres.

El mensaje “alienígena” que decodificó decía:

“Empieza aquí. Nuestra casa es Epsilon Bootis. Que es una estrella doble. Vivimos en el 6º planeta de 7-Control que, 6º de 7-Conteo hacia afuera desde el sol, que es el más grande de los dos. Nuestro planeta tiene una luna, nuestro cuarto planeta tiene tres, nuestro primer y tercer planeta cada uno tiene una. Nuestra sonda está en la órbita de su luna. Esto actualiza la posición de Arcturus mostrada en nuestros mapas”.

Como si esto no fuera lo suficientemente chocante, Duncan también trazó las señales y descubrió que formaban un patrón, que coincidía con la constelación Epsilon Boötis, tal y como se había visto hace 13.000 años.

Basándose en esto, supuso que la sonda del Caballero Negro había sido enviada a la Tierra en tiempos prehistóricos y que tenía al menos 13.000 años de antigüedad.

En el 2014, un canal de YouTube llamado N.U.A intentó desmitificar el misterio que rodeaba al satélite Caballero Negro, afirmando que era solo una manta térmica perdida del transbordador espacial Endeavour durante el desarrollo de la Estación Espacial Internacional (ISS), según un informe del Express.

Aunque puede ser imposible verificar la verdad de estos hallazgos, solo se puede teorizar qué es el objeto, su antigüedad, de dónde proviene y para qué sirve, una cosa es cierta: ¡el Caballero Negro no es un satélite ordinario!

¿Crees que el Caballero Negro es un satélite alienígena enviado a la Tierra hace 13.000 años? ¿O es simplemente un asteroide como dice el Pentágono? ¡Compártenos tus opiniones o teorías en los comentarios! y ¡no te olvides de darle clic en compartir para que más gente de su opinión!

Para más información, mira el vídeo de abajo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS