Perrito arrojado a un vertedero de basura desde el piso 22 se salva justo a tiempo de la compactadora

Por La Gran Época

ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO INCLUYE IMÁGENES QUE PUEDEN RESULTAR PERTURBADORAS PARA ALGUNOS LECTORES

Una mujer fue acusada de tirar cruelmente a su perro envuelto en una bolsa de plástico en un vertedero de basura desde el piso 22 de un edificio de Newark, Nueva Jersey. Milagrosamente, el perro sobrevivió y fue descubierto por una persona de mantenimiento en el momento justo.

Este escandaloso incidente de abuso animal ocurrió en el año 2011. Su dueña dejó al pitbull de 1 año de edad para que muera en el vertedero de basura. Afortunadamente, solo unos segundos antes que un compactador de basura lo aplaste, el trabajador de mantenimiento vio al perro y lo rescató.

Después de haber permanecido en el vertedero durante una semana, estaba escuálido y casi muerto.

El perro fue llevado más tarde a las Sociedad Humanitaria Asociada, justo el día de San Patricio, de ahí su nombre Patrick.

Para sobrevivir, Patrick tuvo que someterse a una transfusión de sangre. Pesaba aproximadamente 9 kilos cuando fue encontrado, y era dudoso que sobreviva la noche. Pero afortunadamente Patrick aguantó.

Más tarde, el débil cachorro, que tenía una temperatura corporal extremadamente baja, fue llevado a Garden State Veterinary Specialists en Tinton Falls, donde recibió terapia física y cuidados intensivos.

Patrick estaba tan débil que las enfermeras pensaron que era un milagro cómo día a día el perro se aferraba a la vida.

El camino de Patrick hacia la recuperación atrajo la atención de los medios de comunicación ese año. Cuando la gente se enteró de su difícil situación, sus simpatizantes se multiplicaron.

Quizás gracias al apoyo de estos buenos samaritanos y del personal de enfermería de Garden State Veterinary Specialists, la salud de Patrick mejoró gradualmente. Comenzó a ganar peso y recuperó su hermoso pelaje, así como su confianza en los humanos.

Patrick tardó un año en recuperar su salud. Después de haberse recuperado, afortunadamente Patrick encontró su nuevo hogar con Patricia Smillie-Scavelli, la administradora de Garden State Veterinary Specialists.

Aunque Patrick ha superado la terrible experiencia, habiendo sanado sus cicatrices emocionales, todavía le teme a los extraños, compartió Patricia.

A pesar de ello, “Él realmente da amor”, dijo a Irish Central. “Se sube a tu regazo, prefiere sentarse en tu regazo que acostarse en el suelo. También duerme en nuestra cama por la noche junto con el gato”.

Kisha Curtis, la ex propietaria de Patrick,  fue acusada de dos delitos de cuarto grado.

Los animales sienten dolor y amor como los humanos. Todas las criaturas vivientes en esta tierra merecen respeto y compasión.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS