Niños inyectan drogas a un perrito y una denuncia lo salva justo a tiempo

Por Chris Ford - La Gran Época

El abuso animal y el uso de drogas a menudo están relacionados. Desafortunadamente, a medida que más niños experimentan con drogas, esto  representa un gran peligro para su propio bienestar y para el de los demás. Un perro tuvo la suerte de sobrevivir a una prueba que involucró este mismo problema.

Peanut tenía apenas un año cuando se encontraba en graves problemas: durante dos días fue vista tumbada e inmóvil frente a una conocida casa de drogas, reportó The Dodo.

Los oficiales de control de animales de Filadelfia respondieron y la encontraron en el pavimento. La condición de Peanut era crítica, ya que no respondía a ningún estímulo.

Los habitantes de la zona informaron a los oficiales que la cachorra había sufrido el abuso de los niños del vecindario y que los niños le inyectaban diferentes drogas. Se sospechaba que Peanut pertenecía a una casa de drogas de la zona, según la Faithful Friends Animal Society.


Los oficiales pudieron ver que estaba muy drogada y que necesitaba tratamiento de emergencia y especializado, por lo que la transportaron a Faithful Friends Animal Society, en Delaware. Allí confirmaron que estaba muy drogada y le administraron líquidos por vía intravenosa en un intento de eliminar las drogas de su cuerpo.

“Cuando llegó por primera vez, no podía caminar, pararse, comer o beber”, declaró a The Dodo Kevin Rentz, gerente de marketing de la Faithful Friends Animal Society. “Nuestros veterinarios nunca habían visto un maltrato con narcóticos como éste. Fue desgarrador”. Las pruebas de Peanut dieron positivo en cocaína y THC (tetrahidrocannabinol) de cannabis.

El personal la monitoreó durante toda la noche y temía que no lo lograra. Sin embargo, el gran espíritu de lucha de Peanut la ayudó a salir adelante y a pesar de las probabilidades, lo logró.


“Apenas podía mantener la cabeza en alto y apenas respondía”, señaló Kevin. “Se notaba que no sabía lo que estaba pasando”.

Después de combatir los efectos de las drogas, como temblores y debilidad, Peanut comenzó a mejorar. A la mañana siguiente, el personal se sintió aliviado al verla comer, beber e intentar caminar.

Después de dos días, para deleite del personal, comenzó a dejar que su personalidad brillara.


“Ella robó los corazones de todos los veterinarios y técnicos de aquí”, afirmó Kevin. “Una vez que las drogas comenzaron a salir de su sistema, se pudo ver su personalidad animada”.

El personal le cambió el nombre a Suzi para marcar el comienzo de una nueva vida. Después de que su historia apareciera en las noticias locales, una familia compasiva de Delaware quiso adoptarla inmediatamente y darle un hogar para siempre. Aida Alicea vio a Suzi en la televisión e inmediatamente llevó a su familia al refugio de animales para conocerla.

“Estábamos devastados al escuchar que alguien, especialmente los niños, hagan algo tan cruel”, relató Rosa Alicea, la hija de Aida.

“Cuando la vimos por primera vez, estaba en la jaula del refugio y nos miró. Estaba tan tranquila, nunca ladraba, no se preocupaba por todos los ladridos a su alrededor”, añadió Rosa.


Ella sintió que era el destino de la familia adoptar a Suzi.

“Nuestra perra de la familia también se llamaba Suzi y era del mismo color”, explicó. “Sabía que estaba destinada a serlo”.

Suzi también tendrá un poco de la “suerte de los irlandeses”: fue adoptada el día de San Patricio. Ahora está segura que recibirá el amor y el afecto que se merece y con suerte olvidará el horror que una vez sufrió.

Mira el video a continuación:


Los perritos saben cuando el otro necesita ayuda y no dudan en hacer algo 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS