Mujer se convierte en la ‘mamá más mala’ cuando los niños ingratos no dieron gracias por el helado

Por La Gran Época

No hay duda de que habrá diferentes opiniones sobre el enfoque sensato de esta madre para disciplinar a sus hijos, pero ya sabes, el amor duro a veces puede ser la mejor medicina.

Jaime Sullivan llevó a sus tres hijos de 8, 7 y 5 años de edad, a comer helados a Dairy Queen después de cenar una noche de abril de 2016.

La jovencita del mostrador les dio a sus hijos sus helados cuando estaban listos. Pero mamá detectó un problema.

“Ni uno solo la miró a los ojos”, cuenta Sullivan en un artículo que escribió para Love What Matters. “Ninguno dijo gracias. Ni a ella, ni a mí…”.

Sullivan, dándoles una oportunidad, esperó a que sus hijos le dieran las gracias. Al menos tienen que agradecérselo a mamá, ¿no?

Pasaron unos 10 segundos. Sus hijos ya habían comenzado a degustar sus sabrosos postres, y no se escuchó ninguna expresión de gratitud.

Pero a estos chicos les esperaba algo más…

Los niños pasean tranquilos afuera, con los helados en la mano, sin saber lo que les iba a pasar.

“Los seguí afuera y tranquilamente recogí sus helados y mis hijos miraron horrorizados mientras los depositaba en el cubo de basura cercano”.

Hablando del factor de choque, esta es una de las lecciones que se asimilan… ¡y no se olvidan!

“Los tres se lanzaron a la histeria colectiva”, al menos momentáneamente.

La madre se mantuvo tranquila y sus hijos pronto se dieron cuenta de que tenía algo que decir.

No importaba el tipo de ataque de histeria que exhibieran, el temperamento tranquilo y calmado de mamá frente a todo esto los calmaba. Era un poder que calmaba en sí mismo. Sabían que no podían prolongar más su arrebato.

Era el turno de mamá.

“Les expliqué que un día, si tenían suerte, trabajarían en un trabajo como el de esa joven”, escribe Sullivan, refiriéndose a la chica detrás del mostrador, que parecía tener unos 17 años.

“Y espero que la gente los vea. Verlos de verdad. Los miren a los ojos y les den las gracias”.

Para inculcar a sus hijos la decencia humana básica, Sullivan sintió que tenía que ser “la mamá más mala del mundo” esa noche, bromeó sobre el incidente del helado.

La lección poco convencional de Sullivan puede no haber sido bien recibida por algunos en Facebook, que la consideraron dura, pero la mayoría la elogió por su duro enfoque.

“Como empleada de Dairy Queen, le agradezco por enseñarle modales a sus hijos”, escribe Aimee Marie McClurg.

“Yo también fui una ‘madre malvada'”, comentó Julayne Czyz en Facebook. “Fui muy cariñosa pero dije NO mucho, no sólo los dejé ganar mientras jugaban un juego, los llamé y los responsabilicé, esperé lo mejor de ellos.

“No esperaba perfección, esperaba que fueran adultos buenos, productivos y compasivos. Era mi trabajo moldearlos en eso. No me disculpo por ser estricta… y ahora me lo agradecen. Yo no era su amiga, yo era su madre………… y ahora que están en sus 20 años, soy ambas. Bravo a ti!!!”

“Hiciste lo correcto ante mis ojos”, escribió Diane Murphy.

Doug Freeling escribió: “No, tú eres la mejor mamá del mundo y un día tus hijos crecerán para saber y entender eso. Más gente debería estar dispuesta a dar un paso al frente y ser padres…. demasiada gente tiene miedo de sus hijos hoy en día. Los papeles están invertidos y eso perjudica al niño y a la sociedad a largo plazo…”.

¿Qué opinas sobre el enfoque de Sullivan?

No te preocupes, no es que sus hijos no volverán a disfrutar del helado. Es solo que no olvidarán decir gracias la próxima vez.

¿No se ven felices aquí?

El helado es más dulce con gratitud.

Castigo épico para el mal comportamiento del adolescente

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS