Queda atónita cuando descubre que la pintura que heredó puede valer hasta 300.000 dólares

Por La Gran Época

Las antigüedades transmitidas de generación en generación a veces pueden traer una suma considerable. La única cosa es que algunos propietarios pueden no saber el valor real de sus antigüedades hasta que las evalúan, al igual que una mujer en Pensilvania.

Cuando la serie de televisión “Antiques Roadshow” llegó a Harrisburg en junio del 2017, casi 5 000 personas fueron al Pennsylvania Farm Show Complex & Expo Center para que sus tesoros fueran valorados. Muchos propietarios cuyos tesoros fueron valorados se sorprendieron por el valor de sus objetos.

Una de ellas era una joven que trajo una pintura familiar al espectáculo y quedó atónita con lo que dijo la evaluadora Meredith Hilferty.

La mujer le dijo a Meredith, que antes de recibir la pintura después que su abuela falleciera, “siempre estuvo colgado justo encima de su cama”.

“Su padre, supongo,  que se la dio después de pasar el verano en un rancho de amigos cuando tenía 19 años, en los años 40”, dijo.

La mujer no estaba muy segura de si era una pintura o una copia impresa cuando la recibió. Pero un mosquito debajo del cristal la ayudó a confirmar esto.

“La llevé al patio delantero y la abrí para sacar el mosquito, así pude llevarla a la universidad, y luego me asustó un poco. La cerré de nuevo inmediatamente porque parecía que podía ser real”, dijo.

Cuando le preguntaron si alguna vez había conseguido que valuaran la pintura, dijo: “En 1998, se valuó como impresión en 200 dólares y en 2004, se valuó en 250 dólares”.

La antigüedad familiar que la mujer heredó no era una copia, sino una pintura original de un artista francés llamado Henri Francois Farny que vivió en Pennsylvania a fines del siglo XIX y se hizo amigo de los indios Seneca y Sious.

Meredith le dijo a la mujer que Farny había estado viviendo con las tribus “de una manera muy pacífica y tranquila”, como puede verse en el cuadro

Nadie pudo preparar a esta joven, cuando Meredith le dijo el valor de la pintura.

La pintura valía entre 200.000 y 300.000 dólares.

¡No podía creer lo que estaba oyendo! Estaba llorando y sin palabras.

¿Quién iba a pensar que una pintura heredada podría valer tanto?

Mira el vídeo de abajo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

El sonido que esta guitarra extraña produce es impresionante. Compruébalo por ti mismo

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS