Pescador ve a su amado perro irse por la borda, cuando le regresan su bote, rompe en llanto

Por La Gran Época

Durante 18 años, un pescador experimentado estuvo acompañado por su amado perro adondequiera que fuera. Sin embargo, durante un viaje de pesca, su barco se hundió y el hombre de 75 años no estaba seguro de si volvería a ver a su perrito.

Una madrugada de enero de 2016, Alfonse Attard se fue de pesca a Melbourne con su Jack Russell, llamado Jack. Desafortunadamente, como estaban a medio kilómetro de distancia de la playa de Altona, las fuertes olas golpearon su barco y el agua comenzó a filtrarse en el barco.

Unos minutos más tarde, el pequeño barco se hundió, dejando a Alfonse aferrado a la parte delantera del barco en el agua, esperando a que llegara la ayuda.

Al ver a su compañero de pesca en problemas, Laurie y Trever Borg lo ayudaron y lo llevaron a la orilla.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Pxhere/ CCO 1.0)

Sin embargo, cuando estuvo a salvo, se dio cuenta de que algo horrible había sucedido, regresó solo. Jack se había quedado atrás.

Alfonse expresó, “Me hizo llorar, lo tuve por 18 años y pensé que estaba muerto”, según el Herald Sun. “Donde quiera que vaya, él estaba conmigo”.

Más tarde, la policía naval y los voluntarios del Club de Salvavidas de Altona recuperaron el barco del agua, pero no fue lo único que recuperaron.


Escondido en la parte delantera del barco estaba Jack.

“¡Jack! ¡Ven aquí, Jack!” El pescador gritó mientras le traían su preciosa mascota. Como se muestra en un video publicado por 9 News Perth, el pescador rompió en lágrimas cuando finalmente se unió con la mascota que creía que había perdido para siempre.

Se cree que durante casi dos horas, Jack estuvo en el agua, luchando por sobrevivir.

Laurie Borg explicó, “Debió haber una bolsa de aire en el frente”.

La esposa de Laurie Borg, Teresa, se enteró de lo que le había sucedido después de ver las noticias en televisión. A ella también le sorprendió la supervivencia de Jack.

Según el Herald Sun, se cree que la hundimiento fue causada por un tapón suelto en el fondo del barco. A pesar del incidente va a continuar pescando.

Alfonse expresó, “Quizá salga mañana, en otro barco”.

Otra reunión inesperada

Alfonse Attard no fue el único dueño de un perro que pensó que había muerto, pero que luego lo encontraron sano y salvo.

Kailaan Walker y Lydia Selin decidieron pasar la Navidad de 2018 con los miembros de su familia, que vivían en la Isla de San José en Canadá. En Nochebuena, la pareja se llevó a sus dos perros de paseo.

Sin embargo, uno de los perros, Logan, huyó.

A pesar de los esfuerzos de búsqueda de las parejas, incluyendo la colocación de carteles, la petición de ayuda en las redes sociales y la colocación de cámaras, no hallaron a Logan.

Kailaan contó a CBC, “Fue muy difícil y me sentí desesperada”. “No teníamos ninguna pista para seguir adelante”.

Después de Año Nuevo, Logan seguía desaparecido. Sin embargo, era hora de que la pareja decidiera si se irían de la isla.

Él dijo, “Fue algo muy difícil”. “Me senté en la estación de cuatro vías tratando de hallarlo y me dirigí hacia el puente y volví a dar otra vuelta por la granja, llamé y llamé de nuevo”.

Eventualmente, la pareja dejó la isla para ir a su casa en Guelph, Ontario. Más tarde, el mismo día, Kailaan recibió una llamada de un número desconocido, procedente de Michigan.

La persona que llamó le preguntó “¿Perdiste a tu perro?”.

No era cualquier número de Michigan, la llamada se hizo desde la Guardia Costera de los Estados Unidos.

Él dijo, “En ese momento no sabía qué decir”. “Mi cerebro ni siquiera podía comprender el hecho de que después de tanto tiempo, alguien lo encontró vivo”.

En ese momento, Logan había cruzado la frontera entre la isla de San José, Ontario y la isla de Lime, Michigan. Debido al clima frío, se había formado una capa de hielo sobre el agua, lo que permitió al perro hacer el viaje de aventura.

Después de asegurarse de que Logan estaba a salvo con la Guardia Costera, Kailaan y Lydia viajaron a Michigan. Después de salir a la mañana siguiente, les tomó más de siete horas manejar para llegar a su destino.

Cuando Logan se encontró de nuevo con sus dueños después de 11 largos días, se sintió tan feliz.

Kailaan comentó, “Los ojos (de Logan) estaban muy abiertos y sus orejas iban a todas direcciones”. “Se acercó y fue fantástico. Estaba tan contento de vernos”.

Logan estaba bien y la tripulación tenía un veterinario para tratar las patas de Logan, que sufrían de congelación menor. Kailaan agradeció al grupo por el cuidado que le habían dado a su mascota.

Él destacó, “La tripulación hizo un trabajo excelente alimentándolo y dándole toda la atención y el amor que podían”.

Este es el rescate de perros más rápido que verás

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS