Pediatras comparten 3 pautas claves para los padres que viven comprando juguetes a sus hijos

Por La Gran Época

Todos lo hemos visto pasar. Escojan el juguete con el que soñaron cuando eran niños, envuélvanlo, miren cómo lo abren y… vean cómo empiezan a jugar con la caja. Es un viejo cliché que es tan cierto que es ridículo

Entonces, ¿cómo podemos evitar este escenario y asegurarnos que los niños reciban juguetes que realmente van a usar, disfrutar y que también son beneficiosos para ellos?

Según Los Angeles Times, la Academia Americana de Pediatría (AAP) tiene varias sugerencias para los adultos que enfrentan este problema. Su recomendación general es evitar los juguetes electrónicos llamativos que prometen un valor educativo pero que solo pueden obstaculizar el desarrollo social.

En cambio, la Academia Americana de Pediatría recomienda juguetes que cumplan con una de las siguientes tres categorías:

1. Imaginativo.Los juguetes deben “expandir los horizontes”, explican los pediatras. Los juguetes que hacen que el niño se involucre y haga algo que no sea simplemente entretenerse.

Ilustración -pixabay | gardenews

C.S. Lewis experimentó este tipo de juego cuando su hermano construyó un jardín en miniatura. En su autobiografía, “Surprised By Joy“, Lewis escribe,

“Una vez en esos primeros días, mi hermano trajo a la guardería la tapa de una lata de galletas que había cubierto de musgo y adornado con ramitas y flores para convertirla en un jardín de juguete o en un bosque de juguete. Esa fue la primera belleza que conocí. Lo que el verdadero jardín no había hecho, lo hizo el jardín de juguete. Me hizo consciente de la naturaleza, no como un almacén de formas y colores, sino como algo fresco, húmedo y exuberante”.

No es difícil reconocer que cualquier estímulo a la imaginación puede llevar a un mayor pensamiento y a un futuro ingenio a medida que el niño crece.

2. Barato. Los padres, explica la AAP, caen fácilmente en la trampa de pensar que un juguete caro y de última generación es más educativo o favorable para el desarrollo de sus hijos, que uno cuyo precio es más razonable.

Aparentemente esta línea de pensamiento es tan antigua como las colinas, ya que el filósofo John Locke notó su presencia en su época. Él aplastó firmemente esta idea, acusando a los regalos caros de “enseñar orgullo, vanidad y codicia”, en lugar de contentamiento.

En cambio, John sugiere que los padres dejen que los niños hagan juguetes ellos mismos. Esto, señala, enseña “moderación en sus deseos, aplicación, industria, pensamiento, artilugio y buena labranza; cualidades que les serán útiles cuando sean hombres….”.

3. Interactivo: Finalmente, los pediatras de la AAP dicen que el tiempo de calidad es el mejor regalo que cualquier padre puede darle a su hijo. Esa es una recomendación que todos conocemos intuitivamente, pero que no tardamos en protestar porque estamos demasiado ocupados para cumplirla.

Ilustración – pixabay | StockSnap

Para aquellos que ofrecen tal excusa, una mirada a la paternidad de Teddy Roosevelt podría estar en orden. Como vicepresidente y luego presidente de los Estados Unidos, Roosevelt fue sin duda un hombre muy ocupado. Pero como explican sus cartas personales, Roosevelt se negó a dejar que esa actividad interfiera con el tiempo de sus hijos, jugando al “escondite en la Casa Blanca” o jugando al “oso“:

“Recientemente he ido a jugar con Archie y Quentin después que se hayan ido a la cama, y han llegado a esperarme, saltando, muy suaves y calientes en sus tommies, esperando que los haga rodar sobre la cama y les haga cosquillas y los agarre. Sin embargo, ha sido demasiado emocionante, y ha salido un edicto que de ahora en adelante debo jugar a ser paciente con ellos antes de la cena, y a renunciar al juego cuando se hayan ido a la cama”.

Cuando se trata de juguetes, difícilmente hay un padre que no quiera darle lo mejor a su hijo. Pero, es hora de que nos demos cuenta que a menudo “lo mejor” se ve muy diferente del último, más grande y más caro juguete que el dinero puede comprar.

Este post “Pediatricians Offer Three Simple Guidelines for Toy-Buying Parents” (Los pediatras ofrecen tres pautas sencillas para los padres que compran juguetes) fue publicado originalmente en Intellectual Takeout por Annie Holmquist. Es escritora sénior de Intellectual Takeout.

Este papá le da a su hijo adolescente un castigo épico para su mal comportamiento que se vuelve viral

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS