La bondad de esta familia está cambiando la vida de cientos de ancianos y personas necesitadas

Los McClain son un ejemplo del espíritu de dar

Por La Gran Época

El idílico día de Navidad típicamente consiste en dar y recibir regalos, y disfrutar de una gran cena familiar. Sin embargo, la experiencia de Nikkia McClain al crecer la inspiró a dar a los necesitados, particularmente durante las fiestas.

Con el espíritu de retribuir, Nikkia es voluntaria de Citymeals on Wheels entregando comidas a ancianos neoyorquinos durante el último año y medio. Nikkia, la directora ejecutiva y fundadora de su propia empresa de relaciones públicas, también ha reclutado a su esposo y a sus cuatro hijos para que ayuden a otros.

La Navidad pasada y el Día de Acción de Gracias, los McClain pasaron el día entregando comidas a los ancianos. Los guardias de seguridad de los edificios que visitaron estaban extasiados al ver a una familia dando algo a cambio. Deseaban a todas las personas a las que entregaron la comida a una Feliz Navidad y le dieron un cálido abrazo.

“Es muy importante para mí que no solo yo, sino también mis hijos entiendan que siempre es bueno ser una bendición para los demás”, dijo Nikkia a La Gran Época.

Fue la experiencia de Nikkia al crecer lo que la motivó a involucrar a sus hijos en la ayuda a los demás.

Bendiciones para los demás

Nikkia se mudó con sus abuelos cuando tenía 8 años, después que su madre y su padre habían estado luchando contra el abuso de sustancias. Durante ese tiempo también tuvo que presenciar a su padre lidiar con la falta de hogar. Él vivía en su vecindario y ella lo veía con frecuencia, pero ella nunca lo despreciaba. Afortunadamente, su padre pudo volver a ponerse de pie.

Entró en un programa de recuperación de abuso de sustancias, se mudó a una casa de rehabilitación, consiguió un trabajo a tiempo parcial y luego a tiempo completo, y se reunió con su esposa. Ahora, está trabajando en Atlanta, Georgia, ayudando a las personas sin hogar, a los enfermos mentales y a los que luchan contra el abuso de sustancias.

Un grupo de voluntarios entregando una comida a una mujer mayor en Nueva York. (Cortesía de Citymeals on Wheels)

Ver a su padre superar sus dificultades y su posterior filantropía una vez que se recuperó, influyó en la filosofía de Nikkia de dar a los necesitados.“No me siento como una persona que juzga a nadie. Prefiero, en lugar de sentarme y juzgar una situación, tratar de ayudar o ser una voz fundamental cuando algo así está sucediendo. Creo que la situación en sí misma me obligó a querer hacer más por los demás debido a los antecedentes que tengo”, explicó Nikkia.

Nikkia no obliga a sus hijos a unirse a ella, ellos mismos están entusiasmados. Ella está tratando de inculcar ciertos valores en sus hijos: integridad, tratar a los demás de la manera en que les gustaría ser tratados, y tratar de ser una mejor versión de sí mismos cada día.

“El significado de la Navidad para mí es, que no creo que se trate de gastar un montón de dinero para comprar regalos para que la gente pueda sentir que los ama. Creo que la Navidad es exactamente lo que estamos haciendo ahora, que es ser una bendición para los demás”.

La tierna escena cuando una niña confunde a un hombre de barba con Santa Claus

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS