Su dura y dolora lucha para concebir terminó con un regalo inesperado de su mejor amiga

"Realmente quería ayudarla a tener un bebé"

Por La Gran Época

Chelsea Judd, de Hurricane, Utah, no es solo una bailarina de hip-hop para el grupo de danza Kalamity, sino que es alguien que ha querido ser madre durante mucho tiempo.

Chelsea y su esposo, Steve, no tenían prisa por tener hijos después de casarse, pero ciertamente estuvo en sus mentes de ambos durante varios años.

Cuando finalmente intentaron tener hijos, nunca tuvieron éxito a pesar de muchos intentos.

“Hicimos casi todo lo que se podía hacer”, dijo Chelsea a The Spectrum.

Una revelación impactante

Cuando nada más funcionaba, la pareja recurrió a la fertilización in vitro en la primavera de 2015. Pero ni siquiera eso fue suficiente para tener un bebé; de hecho, este proceso llevó a un desafortunado descubrimiento.

Después de un examen más profundo, resultó que los ovarios de Chelsea no eran viables para concebir un hijo.

“Salimos ese día del centro de fertilidad realmente derrotados”, dijo Chelsea.

Uno puede imaginar la lucha de no poder tener hijos, especialmente después de tantos años de intentarlo, pero Chelsea no quería rendirse y fue en ese momento de fe que Tia Stokes entró en escena.

La nueva solución

A Chelsea y a su esposo se les ocurrió la idea de usar una donante de óvulos para concebir, y un miembro de su grupo de hip-hop sugirió que fuera Tia quien los donara.

Después de reírse de la idea, Tia empezó a pensar seriamente en hacerlo por su amiga. Después de unas semanas, decidió que sería ella quién lo haría.

“Realmente quería ayudarla a tener un bebé”, recordó Tia.

Tia ya tenía tres hijos en ese momento, pero no habría problema en ayudar a traer otro niño a este mundo.

Chelsea y Steve se preocuparon mucho por quién sería la persona que donaría sus óvulos, y Tia no podría haber sido una mejor opción a sus ojos.

“Si alguien iba a ocupar mi lugar en esa área, yo quería que fuera alguien que fuera una buena persona”, dijo Chelsea sobre su amiga.

Tia Stokes y Chelsea. (Cortesía de Tia Stokes)
Tia se sometió al procedimiento y luchó contra las complicaciones que lo acompañaban: inyecciones de hormonas y la contracción de los ovarios, por nombrar algunas.

Cuando llegó el momento, los óvulos de Tia fueron transferidos a su buena amiga. Muy pronto, los resultados llegaron: ¡Chelsea estaba embarazada!

Después de siete años, Chelsea y Steve finalmente consiguieron lo que querían.

Finalmente funcionó

En mayo de 2016, el bebé de Chelsea finalmente llegó, su hija, Giselle, nació, gracias a Tia.

Chelsea y su hija, Giselle. (Cortesía de Chelsea Dansie Judd)

La niña tiene ahora dos años, y no podría ser un bebé más feliz.

Tia es ahora la tía de Giselle, y todo el proceso los unió aún más.

“Realmente creo que nuestros cuerpos son solo instrumentos para sostener nuestros espíritus”, dijo Tia a Inside Edition.

Chelsea incluso ha señalado que le hará saber a Giselle las circunstancias que rodean su nacimiento.

Incluso hay restos de óvulos congelados del procedimiento, así que si Chelsea quiere otro hijo, no tendrá que esperar tantos años.

Todos obtuvieron lo que querían; Chelsea tiene un bebé que puede llamar suyo, y Tia fue capaz de proporcionarle a su buena amiga algo que ella quería desde hace años.

Mira la conmovedora historia en el video de abajo:

Este padrastro recibe un regalo que que lo hace estallar de emoción

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS