Una pareja se casó en el mismo hospital donde se conocieron hace décadas

Por La Gran Época

Hace más de 20 años, dos niños, un niño y una niña, formaron un vínculo de amistad en un hospital de Memphis, Tennessee, donde ambos luchaban contra el cáncer. Lo que no podían imaginar en ese momento, sin embargo, era que estarían de nuevo en el mismo hospital, años más tarde, no a causa de ninguna enfermedad, sino más bien para casarse entre sí.

Joel Alsup, de 38 años, y Lindsey Wilkerson Alsup, de 37, se casaron el 1 de septiembre en el St. Jude’s Children’s Research Hospital, en el lugar donde se conocieron de niños y como pacientes de cáncer.

Joel fue diagnosticado con osteosarcoma —un tumor óseo— cuando tenía 7 años y a Lindsey se le diagnosticó leucemia cuando tenía 10 años. Se conocieron y se hicieron amigos cercanos durante su estadía en St. Jude, pero eventualmente perdieron contacto; Joel se fue a la universidad en Tennessee, mientras que Lindsey se fue a Arkansas.

Afortunadamente, ambos habían sobrevivido a sus pruebas; sin embargo, Joel, que había recibido quimioterapia, también tuvo que ser amputado del brazo derecho.

Luego, como el destino quiso, algo los volvió a unir; finalmente terminaron trabajando juntos para la American Lebanese Syrian Associate Charities (ALSAC), una organización de recaudación de fondos para St. Jude’s, donde se conocieron de nuevo. Cuando eso sucedió, ambos sabían que su amistad estaba a punto de transformarse en algo más.

“Creo que siempre sentimos algo el uno por el otro”, dijo Joel. “Me llevó una eternidad decirle la verdad”.

La boda tuvo lugar en el campus del Hospital St. Jude.

“Lloramos de felicidad”, dijo Joel. “Saber que a solo unos pocos cientos de metros de donde dijimos ‘sí, quiero’ estaba directamente el lugar donde nuestras vidas fueron salvadas significó mucho”.

“El médico de cabecera de Lindsey en St. Jude hizo una lectura. Nuestro oficiante era nuestro capellán en St. Jude. Fue hermoso y asombroso ver a la gente y pensar en los eventos que nos llevaron a ese día”.

Tanto Joel como Lindsey atribuyen al hospital el mérito de haberlos unido de nuevo.

Lindsey añadió: “Nunca imaginé que mi amor de la infancia y mejor amigo se convertirían en mi [futuro] marido. Hemos tenido la bendición de crecer juntos, de entablar una amistad profunda y amorosa que nos ha llevado a reencontrar nuestro amor eterno en cada uno de nosotros. Estoy muy agradecida por cada momento que pasé con él”.

Momentos divertidísimos de niños en las bodas. Es una gran recopilación que te hará reír

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS