Con su sola mirada, una yegua rescatada evitó que una mujer se suicidara

Por La Gran Época

Una mujer que sufría de una profunda depresión y que estuvo al borde de quitarse la vida, cambió repentinamente de opinión cuando una yegua, cuya vida había salvado, se le acercó y pareció comunicarle algo intuitivamente.

Hace algún tiempo, Lea Frazier estaba sumida en la depresión. “Sentí que las cosas estarían mejor sin mí aquí”, dijo Lea.

En su rancho en Temecula, California, Lea tendía a rescatar caballos y otros animales como cerdos y cabras. Trabajó duro para mantenerlos felices y sanos.

Pero el amor de Lea por la vida había desaparecido.

Planeando terminar con su vida, empezó a hacer arreglos para proveer a los animales con suficiente comida, la cual los mantendría nutridos hasta que, con suerte, alguien viniera a tomar su lugar.

Pero un alma especial no iba a dejar ir a Lea tan fácilmente y parecía sentir instintivamente el estado de ánimo de su dueña. Era una yegua rescatada llamada Sidra, que Lea había acogido bajo su seno a principios de enero de 2016.

Sidra había llegado al Santuario de Animales de Lemon Ranch justo antes de ser sacrificada para carne de caballo. La pobre yegua estaba en un estado lamentable, literalmente era una yegua que había sido “desechada”. Afortunadamente, Lea estaba allí en ese momento y no permitió que eso sucediera.

El corazón de Lea estaba con Sidra. Ella llevó a la yegua de vuelta al rancho. La cuidó y la animó, y le ayudó a restaurar su confianza.

Pero esta vez, era Lea la que estaba deprimida y necesitada. Y un día, decidió despedirse por última vez de sus animales.

Fue entonces cuando Sidra se acercó a su dueña y le miró a los ojos. “Siempre está calmada y se acerca muy dulcemente”, dijo Lea. “Pero fue con una mirada aún más tranquila y suplicante”. Sidra puso su frente contra la de Lea y “se detuvo un momento”. La yegua que fue rescatada parecía querer transmitir un mensaje.

“Estaba claro que ella dijo: No puedes irte, te necesito, me lo prometiste”. Pareció como una ilusión, pero fue suficiente. Eso bastó para que quisiera quedarme”.

Lea no se suicidó y siguió viviendo. Tristemente, un día Sidra se acostó frente a su dueña como para decirle que algo andaba mal. La yegua que salvó la vida de Lea necesitaba cirugía. Lamentablemente, Sidra terminó muriendo debido a un derrumbe de la tráquea.

Lea dijo que nunca ha conocido otro yegua como Sidra, y que no tenerla cerca ha dejado un gran vacío.

No solo Sidra ayudó a Lea a darse cuenta de que no estamos destinados a caminar solos por el camino de la vida, sino que también la inspiró a iniciar Hooves Helping Humans en Lemon Ranch, donde se ofrecen sesiones para ayudar a las personas a sanarse a sí mismas a través de la interacción con los animales.


Está montando su caballo en un día muy bueno, y de repente, las cosas se ponen feas para su caballo

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS