Si alguien empieza a atragantarse con la cena delante de ti, ¿podrías salvarle la vida?

Por La Gran Época

Un mito anticuado que dice que uno no debe golpear la espalda (golpes en la espalda) de una persona que se está ahogando todavía causa confusión en la gente hoy en día. Siendo que este es un asunto tan serio de vida o muerte, la confusión, junto con la vacilación y la pérdida de tiempo son las últimas cosas que se necesitan en el desafortunado caso de que las vías respiratorias de alguien se bloqueen. Por lo tanto, he aquí 1) aclarar el asunto mencionado anteriormente y 2), explicar cómo puedes ayudar a una víctima con asfixia.

El difunto Dr. Henry Heimlich, el creador de la “maniobra de Heimlich” —que una vez fue promocionada como la mejor manera de ayudar a una víctima de asfixia— contribuyó a que se comprendiera que golpear la espalda de una víctima de asfixia podría terminar causando que el alimento o el objeto se alojara aún más profundamente en sus vías respiratorias, lo que conduciría a consecuencias desastrosas.

Sin embargo, ¿por qué la Cruz Roja Americana cambió el nombre de la “maniobra de Heimlich” a “empujes abdominales” en 2006?

No hay duda de que hubo problemas legales. Sin embargo, la razón principal es que la afirmación del Dr. Heimlich de que las palmadas traseras son “golpes de muerte” no fue demostrada. Sobre la afirmación de Heimlich de que los golpes en la espalda solo causarán más daño a una víctima de asfixia, Roger White, médico de la Clínica Mayo y la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), no estuvo de acuerdo y dijo: “Esto nunca tuvo base científica”, según un artículo de abril de 2007 (pág. 92) en la Revista Cincinnati.

Además, a los socorristas y a los servicios de emergencia se les enseña a golpear la espalda de las víctimas de asfixia, al igual que al policía de Marietta en Georgia, que salvó a un bebé asfixiado golpeándolo suavemente en la espalda y realizando la reanimación cardiopulmonar.

Esto no es para desacreditar la maniobra de Heimlich de ninguna manera, la cual es muy efectiva, sino para aclarar un malentendido común que fue usado para promover la maniobra de Heimlich como la única técnica para salvar a una víctima de asfixia.

He aquí cómo puedes ayudar a una víctima de asfixia

Trata de mantener la calma. Esto ayudará a la víctima de la asfixia, quien comprensiblemente se está estresando por no poder respirar.

Imagen ilustrativa – Shutterstock | iPhotoDesign

“Incline a la persona hacia adelante y dé 5 golpes en la espalda con la palma de su mano”, es el paso número dos, como dice la Cruz Roja, justo después de “Pida a alguien que llame al 9-1-1”.

El alimento u objeto puede desprenderse al golpear la espalda. Si no es así, empuja el abdomen.

Hazlo primero parándote detrás de la víctima con asfixia.

 

Imagen ilustrativa – Shutterstock | RossHelen

Luego, pon ambos brazos alrededor de la cintura de la persona.

Forma un puño con una mano y sujétalo firmemente contra el torso de la persona, justo encima del ombligo.

Enrolla tu otra mano alrededor del puño, y empuja hacia adentro y hacia arriba.

Si después de varios empujes abdominales la persona todavía se está ahogando, repite todo el proceso de nuevo desde el primer paso.

Si la víctima cae inconsciente, realiza la reanimación cardiopulmonar (RCP)

Abre las vías respiratorias inclinando la cabeza de la víctima hacia atrás y usa tu mano para abrirle la mandíbula.

Examina la boca de la persona. Retira con cuidado cualquier cosa que obstruya las vías respiratorias que pueda ser visible, pero no dediques demasiado tiempo a esto, ya que las compresiones torácicas pueden ayudar a empujar cualquier alimento hacia afuera si está profundamente alojado. No olvides que el tiempo es esencial.

Imagen ilustrativa – Shutterstock | SPK Lifestyle Stock Photo

Lo que es crucial es que la RCP se administre lo más rápido posible. Mientras la persona no responda o esté inconsciente, continúa con la reanimación cardiopulmonar; ni siquiera intentes encontrar el pulso, ya que esto podría desperdiciar valiosos segundos.

Cómo realizar la RCP

Según un sitio web del Gobierno de Victoria, Better Health, el índice de compresiones respiratorias es de “30 compresiones por cada dos respiraciones (de boca a boca según el paso 7) con el objetivo de realizar 100 compresiones y no más de ocho respiraciones por minuto”.

Asegúrate de que tus manos, una encima de la otra (palma sobre la palma de la mano), empujen en el centro del pecho de la víctima (la mitad inferior del esternón de la persona) al realizar las compresiones.

Comprime a un tercio de la profundidad del pecho de la víctima.

Luego, pellizca la nariz de la persona con una mano (asegurándote de que no haya fuga de aire) y realiza la respiración boca a boca dando dos respiraciones de rescate en la boca de la víctima durante 1-2 segundos cada una.

Lo que es crucial es que el pecho de la víctima se levante y empiece a respirar por sí solo.

Sigue repitiendo los pasos de la RCP, desde el boca a boca hasta las compresiones.

Si la víctima se recupera durante la reanimación cardiopulmonar, asegúrate de permanecer con la persona hasta que llegue la ayuda.

Mira el video de abajo para aprender bien esta técnica:

Primeros auxilios – ataque al corazón

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS