Rescatan a un perezoso flaco y malherido ¡y ahora parece un adorable osito de peluche!

Por Karla Salas

¿Cómo es posible que este peculiar animal haya quedado varado en la apartada playa de la Península de Osa en Costa Rica?

Cuando Dirk y Lori Morgan, una pareja que dirige la reserva “Morgan’s Jungle Lodge”, vieron una extraña criatura, decidieron ayudarla sin siquiera saber de qué se trataba.

Después de una marea alta que se llevó todo, la pareja y sus dos invitados vieron a la peculiar criatura atrapada entre las rocas de la playa. El animal apenas se movía.

Miraron más de cerca y se dieron cuenta que la criatura, con sus largas extremidades y sus garras enganchadas a la roca, ¡era un perezoso de dos dedos!

Los perezosos comúnmente son vistos colgados boca abajo en las ramas de los árboles, así que ver a un perezoso varado en una playa rocosa, estaba fuera de lo normal.

Seguramente el pobre animal estaba aferrándose a las rocas para evitar ser arrastrado al mar, por la marea alta a punto de cubrir la playa.

No se veía ningún otro perezoso adulto a la vista, solo dos perros vagando cerca. Preocupados que los perros pudieran atacar al pequeño perezoso, Dirk, que aun llevaba puesto su delantal de cocina, corrió por la playa descalzo.

Habiendo sobrevivido una noche a la tormenta, el perezoso estaba aparentemente escuálido y débil.

Cuando Dirk se acercó, la pequeña criatura indefensa comenzó a hacer gritos agudos y lamentables que le rompieron el corazón. 

“Ni siquiera hizo ruido hasta que me acerqué a él”, dijo Dirk a The Cincinnati Enquirer.

“Hola, yo te voy a rescatar, bebé”, dice Dirk en el vídeo de rescate publicado en YouTube.

Recogió el perezoso con una toalla y lo puso en una caja. 

Dirk llevó a la criatura de vuelta al albergue, donde lo baño con agua limpia y le quitó el agua salada de su cara.

“Parecía estar bien y feliz de estar seco y a salvo”, escribió Dirk en YouTube.

¡Mira qué bonito quedó después del baño!

Después de dejarlo descansar, Dirk llevó al joven perezoso, ahora llamado “Pequeña Guanabana”, al centro de rescate de animales en Tranquility, ubicado justo al final de la calle.

Semanas más tarde, Dirk escribió en Facebook: “La Pequeña Guanabana lo está haciendo muy bien”.

Una vez que la Pequeña Guanabana sea rehabilitada en el centro de rescate, será devuelta a la naturaleza, donde realmente pertenece.

“Me siento afortunado que esta maravillosa criatura haya tocado mi vida y que yo pueda hacer una diferencia en la suya”, compartió Dirk.

¡Un trabajo increíble, Dirk! Gracias por salvar la vida de la Pequeña Guanabana.

Vea el siguiente vídeo:

Fuente: The Cincinnati Enquirer.

 

Una pareja encuentra parches peludos “creciendo” en su jardín, cuando se acercan a ellos, se quedan atónitos.

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS