Jóvenes ciclistas recorren casi 5000 km para rescatar niños perseguidos en China

Por La Gran Época

A pesar de que en estos tiempos la moral de las personas ha decaído enormemente, todavía existen aquellos que se preocupan por ayudar y proteger a los más desvalidos, sobre todo cuando se trata de niños.

<iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fridetofreedom2016%2Fposts%2F923031344434394&width=500″ width=”500″ height=”677″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allow=”encrypted-media”></iframe>

Este es el caso de Sara Almaraz, una adolescente argentina de 16 años que con otros 24 jóvenes pusieron en marcha en 2015, Ride2freedom o “Viaje por la libertad”. Con el lema “3000 millas, 25 héroes, una misión”, se propusieron como misión rescatar a cinco niños huérfanos en China, cuyos padres fueron torturados hasta la muerte por practicar Falun Dafa.

Ride2Freedom es una iniciativa creada por jóvenes para salvar niños. 25 jóvenes de entre 12 y 21 años, adolescentes y preadolescentes de distintos lugares del mundo, como Argentina, Perú, Austria, Alemania, India, Irán, China, entre otros, recorrieron 4800 kilómetros en bicicleta desde Los Ángeles hasta Washington DC, EE. UU.

Sara dijo que en cada lugar donde se detuvieron a lo largo de su viaje, fueron recibidos por  muchas personas. También los esperaban los medios de comunicación locales a quienes ofrecían conferencias de prensa para contarle al mundo quiénes son, lo que hacían e informar sobre la situación de los practicantes de Falun Dafa en China.

Aunque estos jóvenes no son ciclistas profesionales, pusieron todo su esfuerzo para pedalear grandes distancias cada día bajo un sol abrazador, con fuertes vientos o lluvia pertinaz, impulsados por el objetivo de concientizar a la comunidad internacional para detener la persecución de Falun Dafa.

En 1999 Jian Zemin, estando a la cabeza del régimen comunista, comenzó una brutal persecución a los practicantes en China, que persiste hasta la fecha, e incluye torturas, lavado de cerebro, detención en campos de trabajo forzado y, lo más atroz, la sustracción de órganos en vida a practicantes por mantenerse firmes en su fe en Falun Dafa.

La Gran Época le preguntó a Sara Almaraz, oriunda de Salsipuedes, provincia de Córdoba, Argentina, lo que les dio la fuerza para recorrer esas grandes distancias en bicicleta, y la joven respondió: “Poder detener la persecución en China y que la gente nos escuche”.

“No puede ser que exista gente que asesine a personas inocentes simplemente por creer. No solo a practicantes de Falun Dafa, sino también a cristianos, tibetanos, etc. Todas las personas somos libres de creer en algo”, expresó la joven.

Sara, al igual que los demás integrantes de Ride2Freedom, practica Falun Dafa, una disciplina espiritual china que sigue los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. “Practico Falun Dafa, porque muestra mi verdadero ser; sus principios universales me enseñan a ser una mejor persona. Falun Dafa es la guía moral que me permite elevar mi espíritu. Al practicar Falun Dafa logro una mejor comprensión del mundo y del verdadero propósito de la vida”, dijo Sara.

Algunos de los ciclistas que participaron en esta rodada por la libertad son familiares de practicantes de Falun Dafa que fueron perseguidos y torturados por permanecer fieles a sus creencias en China. “Cuando tenía tres años de edad, mi madre fue detenida ilegalmente por practicar Falun Dafa, estuvo en la cárcel durante un año y no pude verla. Cuando le preguntaba a mi papá, él no me lo decía. Me contaron que no sonreí durante todo ese tiempo”, dijo Jimmy Ma, otra joven del grupo.

“De pequeña viví en un constante estado de ansiedad y preocupación. No podía hablar sobre Falun Dafa porque me obligarían a abandonar la escuela, podría quedar huérfana o incluso ir a un campo de reeducación. En todo momento temí por la seguridad de mi familia”, dijo por su parte Olivia Zhang, quien agregó: “¡Por favor, salven a los niños que son perseguidos en China!”.

Sara estaba muy feliz por haber participado en esta actividad tan importante y espera que las personas los sigan apoyando y  participen de las vigilias que cada 20 de julio se hacen en todo el mundo, en memoria de los practicantes de Falun Dafa que son asesinados en China, solo por creer y mantener su creencia en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS