Estudiante universitario agobiado por la ansiedad así encuentra confianza y su propósito de vida

Por La Gran Época

Pavel Porubiak solía ser muy tímido y vivía lleno de ansiedad social, pero . Él espera que su viaje de construcción de confianza pueda alentar a otros a enfrentar un desafío similar.

Agarré la guitarra. Estaba listo para tocar, pero no podía recordar la canción. Ni siquiera podía recordar cómo comenzar. Me gustaría haber tenido otra pausa de 20 segundos para reponerme porque no podía recordar cómo tocar.Arruine completamente mi presentación, y siempre fui así. Ni siquiera podía hablar frente a mi clase en la escuela secundaria o dar un discurso o presentación porque siempre estaba muy ansioso y asustadizo.Estoy agradecido de haber podido hacer un cambio dramático desde ese momento. Espero que compartir mi historia de cómo superé la timidez severa y la ansiedad social pueda ayudar a otros.

Desastre en pantalla completa

El incidente de la guitarra tuvo lugar en 2012. Busqué participar como guitarrista experimentado en el prestigioso Concurso Internacional de Guitarra celebrado en Brno, la segunda ciudad más grande de la República Checa. Me había preparado para este evento durante meses y lo convertí en el foco principal de mi vida.

Había una buena razón para esto. Este era el lugar adecuado para mostrar mi talento, obtener el reconocimiento que anhelaba y tener la oportunidad de ganar un premio único: una guitarra japonesa valorada en más de 4.000 euros.

Mi desastre ese día, en plena exhibición ante un público importante, fue realmente devastador. Fue especialmente así por cuanto anhelaba ser reconocido por una excelente actuación, ya que tocar la guitarra era algo que usaba como una manera segura de expresarme y donde no me sentía demasiado vulnerable.

Con lo destrozado que quedé, ese incidente fue solo una de las muchas manifestaciones frecuentes de la severa timidez y la falta de confianza en mí mismo que había sufrido desde que era pequeño.

Escondido detrás de mi guitarra

Crecí como un ser introvertido y muchas veces sentía ahogarme en la desesperanza sobre mi capacidad para superar esta situación. A la edad de 11 o 12 años, tenía pocos amigos, tal vez solo uno o dos, y  todo el tiempo me sentía rechazado y aislado.

“Me había preparado para este evento durante meses y lo convertí en el foco principal de mi vida”.
A medida que fui creciendo era vacilante e indeciso con las chicas que conocía. Una vez que conocía mejor a los extraños, me iba al otro extremo y desarrollaba una especie de arrogancia, a pesar de sentirme ansioso por dentro y temeroso de perder la cara. Era como una máscara que ponía para cubrir mi falta de confianza en mí mismo, y ​​me provocó una sensación de injusticia que me molestaba demasiado ya que me consideraba una buena persona. Lo pasé terriblemente mal y realmente quería encontrar una manera de hacer un cambio.

Durante la escuela secundaria surgió una posible solución cuando aprendí a tocar la guitarra y descubrí que tenía una aptitud natural. Tocar la guitarra era una forma de mostrar mis habilidades y obtener la atención y el reconocimiento de los demás. Al mismo tiempo, servía como un lugar seguro para expresar mis pensamientos y sentimientos sin necesidad de estar cerca de otras personas.

Más tarde en la universidad, me tomé en serio tocar la guitarra y decidí convertirla en mi primera prioridad: mi propósito en la vida. Era muy bueno en eso y tenía el deseo de alcanzar la grandeza a través de una habilidad, entonces, ¿qué otra cosa podría ser mejor?

Pero debajo de todo, lo que realmente estaba haciendo era usar la guitarra como un medio de evitar e ignorar el problema real. Intentaba esconderme y protegerme al realizar una actividad en la que podía estar solo y no tener que preocuparme por tratar con otras personas.

El dominio de habilidades no era la respuesta

El incidente de la competencia de guitarra me hizo sentir muy deprimido y desanimado. Creí que no había forma de que las cosas pudieran cambiar. ¿Qué sentido tenía sobresalir en la guitarra si no podía presentar mis habilidades y mi música a los demás?

Pavel con sus compañeros de clase en la universidad en el programa de trabajo social, en 2012.
El hecho es que disfruté mostrando mi habilidad y estaba preparado para trabajar duro para alcanzar una perfección cada vez mayor. Pero me di cuenta de que, al final, no importaba cuán excepcional fuera el guitarrista que sentía que era, eso no iba a resolver mi timidez y mi severa ansiedad social.

Necesitaba encontrar otra manera de solucionar mi problema fundamental, y busqué soluciones en la filosofía y en la espiritualidad.

Encontrando mi camino

Aunque no provengo de una familia religiosa tradicional, mi madre me presentó a Dios y a la creencia espiritual desde una edad temprana. A la edad de 5 o 6 años, a veces tenía la sensación de estar recibiendo la respuesta a una pregunta que tenía en mente. Era muy reconfortante, pero gradualmente se desvaneció.

“No importaba qué tan destacado fuera como guitarrista, eso no iba a resolver mi timidez y mi severa ansiedad social”.

Luego, cuando tenía 8 o 9 años, me volví más consciente de la existencia de Dios. Pero no sabía cómo contactar a Dios. A medida que crecía, traté de buscar ese poder superior que me ayudara a dar sentido a mi vida.

En mi búsqueda de una visión espiritual que podría resolver mis problemas, comencé a sumergirme en la filosofía. Luego probé algunas enseñanzas esotéricas. Busqué en muchas escuelas de pensamiento que creía que enseñaban cosas “elevadas”. Pero nada me dio la ayuda que necesitaba, y algunas de esas enseñanzas me hicieron sentir desconectado del mundo real.

Entonces un día me encontré con un artículo sobre los beneficios de una práctica tradicional china llamada Falun Dafa. Inmediatamente me llamó la atención porque en ese momento estaba leyendo novelas chinas y japonesas y aprendiendo sobre artes marciales y estaba muy abierto a las culturas de Oriente. Pude captar rápidamente la esencia de las enseñanzas de Falun Dafa.

Verdades superiores sobre la vida

Falun Dafa, también llamado Falun Gong, es una práctica de mente y cuerpo que explica los principios morales y espirituales y también incluye ejercicios de qigong y meditación. Enseña los principios básicos de Verdad, Benevolencia y Tolerancia como una forma de alcanzar la sabiduría y la iluminación espiritual.

Falun Dafa es practicado por más de 100 millones de personas en todo el mundo, que se han beneficiado de la práctica de muchas maneras. Pronto experimenté los beneficios yo mismo.

Aprendí los ejercicios de los videos tutoriales en el sitio web de Falun Dafa y leí “Zhuan Falun“, el libro principal de enseñanzas que también está disponible gratuitamente en el sitio web.

Empecé a hacer los ejercicios regularmente mientras leía el libro. Después de leer el libro tres veces, me di cuenta de cuán profundas son sus enseñanzas y, sin embargo, también son muy simples. Son verdades superiores sobre la vida que nunca antes había conocido en otro lugar. Me ayudaron a obtener una comprensión clara de la vida y, de repente, me di cuenta de que la felicidad era algo que estaba en mis manos, no algo del exterior que tenía que esperar.

Ganando esperanza y confianza

En cuestión de unos pocos meses mi vida dio un giro positivo y empecé a experimentar lo que era sentir esperanza y confianza.

Pavel participa con otros practicantes de Falun Dafa antes del comienzo de un desfile en la ciudad de Nueva York, 2015.
Creo que lo que hizo esto posible fue estudiar las enseñanzas de Falun Dafa y adoptar sus principios rectores en mi vida, como considerar siempre a los demás primero y buscar soluciones para los desafíos en la vida.

Con ese cambio de mentalidad encontré un valor nuevo en mí mismo que me permitió conectarme y hablar con la gente más fácilmente. Ahora, en lugar de pensar en mí mismo y centrarme en mí mismo antes que nada, pongo primero a los demás.

Por primera vez en mi vida, tenía fe en el futuro y creía que podía mejorarme verdaderamente como un ser completo y no solo a través de alguna habilidad o conocimiento.

Empecé a sentirme más cómodo hablando con otras personas sin preocuparme por lo que pudieran decir o pensar de mí. Era como si mi ansiedad hubiera desaparecido.

Estoy muy agradecido de que ahora incluso me siento cómodo hablando en público, ya sea en mi vida diaria o en mi trabajo. En varias ocasiones mi nueva mentalidad me permitió participar en oportunidades en las que podía informar a más personas acerca de Falun Dafa y de cómo me beneficia a mí y a innumerables personas.

Comparto mi historia aquí porque mi cambio es algo que no podía haber imaginado hace unos años. Y creo que son raras las oportunidades para encontrar una manera de cambiarnos tan dramáticamente para mejor. No hay muchas oportunidades como esta. Espero que mi historia pueda alentar a otros a trabajar para superar desafíos similares.

Pavel en la recepción nupcial de su mejor amigo, 2017.
Nota del Editor:

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de autocultivación para la mejora personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China.

Actualmente es practicado por más de 100 millones de personas en 114 países. Pero este pacífico sistema de meditación está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para obtener más información, visita: falundafa.org y faluninfo.org.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS