Quedó huérfana por sus defectos, pero eso no le impidió entrar a los Juegos Paralímpicos

 La discapacidad puede consistir en una condición física o mental que impide a una persona llevar una vida completamente normal, o incluso triunfar. Sin embargo, hay muchas personas en todo el mundo que son capaces de mirar más allá de su discapacidad para prosperar y lograr los hitos que siempre soñaron.

Oksana Masters es una de esas personas que fue constantemente derrotada, pero logró emerger para convertirse en una atleta que va competir en dos deportes en los Juegos Paralímpicos de Invierno de PyeongChang 2018.

Credit: Facebook | Oksana Masters.

Nacida en Ucrania en 1989, Oksana pasó una vida realmente difícil desde su nacimiento. Tenía varios defectos que hicieron que sus padres biológicos la dieran en adopción. 

Oksana cree que la razón de sus defectos está relacionada con la radiación que dejó el accidente nuclear de Chernóbil de 1986, o simplemente estar rodeada de centrales nucleares toda su vida.

Credit: Facebook | Oksana Masters.

Hasta los siete años, entró y salió de tres orfanatos, además de ser abandonada varias veces por falsas esperanzas de adopción. Sin embargo, finalmente conoció a su futura madre pero desafortunadamente no pudo adoptarla inmediatamente debido a la estricta regla de adopción fuera del país.

Finalmente, en 1997, el papeleo pasó y Oksana fue adoptada por Gay, y llevada a Estados Unidos. “Me sentí como Annie cuando entró en casa de papá Warbucks. ¡Todo fue tan emocionante! Nunca había visto tantos juguetes y ni siquiera sabía qué hacer con ellos”, dijo Oksana a Cosmopolitan Magazine.

Durante los primeros días, fue difícil para Oksana comunicarse con su madre ya que no sabía inglés pero finalmente aprendió.

Credit: Facebook | Oksana Masters.

A los 13 años, Oksana tuvo que amputarse las dos piernas y usar prótesis, pero nada la detuvo y empezó a remar en un club que se adaptaba a diferentes necesidades. Durante esta experiencia se enamoró de los deportes y trabajó duro para destacarse, pero llevó años para que Oksana y su entrenador se llevaran a casa la medalla de bronce de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

“Recuerdo haber visto a mi mamá sonriéndome en el estadio. Ella era la razón por la que yo estaba allí. Corrí hacia ella, le di el abrazo más grande mientras ella contenía las lágrimas. ‘Te lo dije’, me dijo. ‘Te dije que podrías hacerlo. Lo hiciste'”, contó a Cosmopolitan.

Credit: Facebook | Oksana Masters.

Pero poco después de un año, comenzó a sentir un dolor en la cintura que resultó ser una lesión severa en la parte baja de la espalda y que terminó con su carrera en remo. Sin embargo, su sueño de ganar todavía estaba encendido dentro de ella y pronto comenzó a entrenarse para esquí de fondo.

Aunque al principio temía practicar ese deporte, con la ayuda de su entrenador se apasionó. “Sé que siempre he tenido la opción de sentir lástima por mí misma, pero un tema de mi vida ha sido definitivamente empujar a través de la porquería. Realmente deseo que la gente haga eso”, le dijo a Cosmopolitan.

El trabajo duro y la determinación de Oksana le ayudaronn a calificar para los Juegos Paralímpicos de PyeongChang 2018 en esquí de fondo y biatlón. Ha tenido muchos altibajos pero aún así se mantuvo calmada y siguió su pasión. ¡Hoy es ganadora de una medalla paralímpica y solo tiene 28 años!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS