Momentos

Durante 28 años pensó que ‘era un desastre’, hasta que recibe el resultado y su vida se ilumina

Durante 28 años pensó que ‘era un desastre’, hasta que recibe el resultado y su vida se ilumina
Imagen: Verne/El País
Compartir

¿Quién no ha olvidado algo y ha sufrido las consecuencias? Desde no recordar a dónde dejaste tus llaves, a perder objetos y documentos valiosos o importantes en algún momento, los olvidos nos pueden acarrear problemas de importancia variable según la situación. Pero para esta arquitecta de España, los olvidos y la ansiedad por frecuentes distracciones, la hicieron pensar que ‘era un desastre’, hasta que recibe el resultado de sus estudios con el diagnóstico TDAH o Déficit de atención e hiperactividad y, por primera vez en 28 años, comienza a controlar su vida y logra ver la luz en medio de sus problemas. 

Después de una agotadora semana de trabajo y casi sin dormir, una arquitecta española no encontraba el vuelo en la pantalla de salidas cuando estaba a punto de regresar en avión de Londres a Madrid, hasta que una amable mujer le informa… que está en el aeropuerto equivocado.

“He ido a Gatwick, y mi vuelo sale de Heathrow”

Aeropuerto de Gatwick

La crisis que siguió a este episodio no era excepcional para esta profesionista que ha trabajado en los mejores estudios del mundo, enseña en la universidad y hace un doctorado. Ella podría contar infinidad de situaciones semejantes que la han llevado hasta la frustración, algunas de las que relata en un artículo de Verne.

“Como mi primer día en Londres, en que salí de casa –sin llaves– camino de una entrevista, tropecé y me caí. Me rompí el pantalón en dos sitios y perdí la tarjeta de crédito y el bono de transporte (y llegué con el pantalón roto dos horas tarde)”, dice al recordar situaciones que le han ocasionado problemas a ella y a otros.

“He causado un malentendido tras otro con gente que me importa de verdad. He llegado a perder oportunidades (por no hablar de parejas, JAJA). También he gestionado mal mi tiempo y mi dinero. Ha habido momentos en los que mi inconsciencia ha puesto mi vida en riesgo real y, sobre todo, he tenido una ansiedad high level que ha terminado afectando mi salud”.

También explica cómo percibe su condición: “La regulación de mi concentración está rota: o me hiperconcentro (en lo que me gusta) o no puedo ni pasar un minuto prestando atención a la misma cosa”.  Ya que mientras su gran atención le facilita desarrollar su trabajo profesional, tiene que lidiar con los asuntos menores de su vida personal.

“Paradójicamente las cosas más simples me cuestan el triple y las aparentemente difíciles me cuestan la mitad”

Pixabay

Pero fue con la reciente crisis que tocó fondo. Y entonces decidió buscar ayuda especializada con la que se enteró que sus problemas no eran cualquier cosa. “Siguiendo las sugerencias de una psicóloga amiga mía, y también un poco por casualidad, encontré testimonios de personas que sufrían lo mismo que yo. Entonces, descubrí que lo que me pasaba tenía nombre”.

“Una semana más tarde ya me habían diagnosticado mi TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad”, y agrega, “Con el diagnóstico en la mano, eché la vista atrás y…

…de repente, encajaron muchas piezas:…

Pixabay

Así ella comenzó a entender mucho de lo que le pasa y de lo que no encontraba explicación, como “…que hablase por los codos (saltando de un tema a otro sin parar); que les dijeran a mis padres que, en lugar de una hija, parecía que tenían dos (o cinco); que me obligaran a descansar cuando veían que estaba a punto de entrar en shock mental después de un esfuerzo ininterrumpido”.

Conocer el resultado que su psiquiatra le dio, la ha ayudado a entender aquello por lo que ha pasado. “Hasta entonces, nunca había atado cabos. Pero gracias al diagnóstico supe que todo venía de una misma raíz”, menciona.

“Ponerle nombre ha sido el final de mi búsqueda por entender qué me pasaba y por qué vivir se me hacía tan difícil, y el principio de mi batalla por solucionarlo”.

Ya que el TDAH es un trastorno crónico de carácter neurobiológico, ella dice: “no es algo que tenga solución: yo seré así siempre”. Sin embargo, puede tratarse para disminuir sus síntomas, complicaciones y efectos y uno de los primeros pasos es identificarlo con un acertado diagnóstico por especialistas.

Así, el diagnóstico que ella recibió no sólo la ayuda a entenderse a sí misma, también a las personas que la rodean. Y a tomar medidas para enfrentar mejor su condición y experimentar mejoras en su calidad de vida.

Con los cambios que ha hecho en su vida, ahora puede decir: “he logrado escuchar todas las palabras -y no solo una de cada diez- cuando la gente me habla (no sabéis qué alivio siente ahora mi madre)”.

En su búsqueda también reconoce algo que es esencial.

“En estas circunstancias, no hay nada tan importante como el amor que me rodea”

Pixabay

Para sobrellevar su condición las personas cercanas son fundmentales: “necesito controles externos, tanto materiales (rutinas, horarios…) como personales (buenos amigos, profesores, compañeros…). Son estructuras firmes en las que apoyarnos para mantener a raya el desorden y el barullo en nuestro interior. Gracias a eso me muevo por el mundo y así no acabo siempre en el aeropuerto equivocado…”.

“Tengo una suerte increíble por haber contado con una familia y con unos amigos que me han ayudado (y aguantado) siempre hasta el infinito”

Pixabay

Desde que conoció su diagnóstico ha reconocido su condición y trabaja para mejorar lo que puede cambiar. “Tener apoyos firmes ha permitido que mi TDAH no lo ocupe todo en mi vida, ni sea lo más importante, tampoco lo que más me preocupa. Es solo una parte –pequeña, pero intensa- de mí… detectarlo ha sido vital para ponerlo en su lugar y delimitar su efecto”.

“Por ahora, la satisfacción que siento por haber dejado de preguntarme qué está mal en mí y por haber dejado de sentir incomprensión no tiene precio”.

“Al fin tengo la sensación de haber encontrado un camino para sentirme bien conmigo misma”

Y otra cosa nueva es que ha decidido hablar de su vida con déficit de atención e hiperactividad, ya que dice: “no es habitual hablar de ello… y creo que explicarlo servirá para que otra gente no tarde tanto en entenderse como yo”.

“Y no soy la única que ha apostado por contarlo”

Hay personas mucho más extraordinarias que ya lo han hecho, como la gimnasta estadounidense Simone Biles, el nadador Michael Phelps, el cocinero Jamie Oliver o el psiquiatra Rojas Marcos”.

En este video conoce más sobre el TDAH:

Imagen de principal: Verne/El País

Te puede interesar: Pérdida de memoria a corto plazo: causas y soluciones

Si crees que este artículo puede interesarle a alguien más, por favor, compártelo para que llegue a más personas ¡Gracias!


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO