Veterinarios quedan confundidos cuando les llevan un neumático y escuchan fuertes maullidos dentro

Las flexibles espinas dorsales de los felinos les permiten introducir sus peludos cuerpos en espacios reducidos, por lo que no es sorprendente encontrarlos acurrucados en cajones o cajas de zapatos. Esta traviesa gatita, sin embargo, terminó en una situación bastante precaria cuando intentó pasar por el lugar más inesperado.

Fue un día emocionante para Cookie, una gatita juguetona de 4 meses, cuando, mientras jugaba en el garaje, decidió intentar atravesar el centro de la llanta de un coche. Sin tener en cuenta el peligro que se avecinaba, ella metió la cabeza y eso fue lo más lejos que llegó, pero para empeorar las cosas, ¡no podía salir!

La familia de Cookie intentó por todos los medios posibles liberar su cabeza del aro, pero no había esperanza. Impotentes, tuvieron que llevar a Cookie (con neumático y todo) al Pieper Memorial Veterinary Center en Middletown, Connecticut, Cánada.

“¡Nunca es un día aburrido en el Pieper Memorial Center!” escribió el centro veterinario en un posteo de Facebook.

Afortunadamente, con la ayuda de unos pocos expertos en el ramo, el asunto se resolvió rápidamente en la sala de emergencias. ¡Cookie fue liberada de su precaria situación gracias al personal del centro veterinario!

“Ella va a estar bien”, escribió el Pieper Memorial Veterinary Center.

“Cansada” después de todo el emocionante día por el que pasó, Cookie se quedó dormida. ¡Solo nos podemos preguntar qué aventuras tendrá mañana!

Créditos de las Fotos: Facebook | Pieper Memorial Veterinary Center.

¿Te gustó esta historia?

Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS