Fotografiando ‘auras’, físico aprende sobre campo de energía humano afectado por el amor, enfermedad y más

El físico ruso Dr. Konstantin Korotkov trajo un viejo método de fotografiar “auras”, de vuelta al siglo XXI.

La fotografía Kirlian tiene sus raíces en el siglo XVII, pero realmente se arraigó en la década de 1940. Este método, desarrollado por el inventor ruso Semyon Kirlian, consiste en colocar un objeto sobre una placa de metal cubierta con una película fotográfica. La placa se carga con una corriente eléctrica. Cuando se desarrolla la película, muestra el objeto con un campo colorido alrededor del objeto.

Algunos han dicho que la fotografía Kirlian muestra un campo de bioenergía, otros han dicho que es sólo calor o humedad.

(Emmanuel Heredia)

Algunos han llamado a este campo un “aura“, una energía emanada del cuerpo asociado con la espiritualidad. Otros han dicho que simplemente se produce por el calor o la humedad del cuerpo.

El propio Seymon dijo que la fortaleza o debilidad del campo podría indicar bienestar o enfermedad. Konstantin es uno de los científicos que han continuado el uso de la técnica por parte de Seymon. Él entiende el efecto Kirlian como un campo de energía similar al chi discutido en la medicina tradicional china. Él lo usa para prevenir y tratar enfermedades.

Konstantin fabricó el primer dispositivo digital Kirlian en 1995 y ha seguido perfeccionando la tecnología. Lo ha usado en muchos experimentos para probar cómo la enfermedad, el amor, la ira y muchos otros factores afectan el “aura“.

Es a través de estos experimentos que se ha convencido de que la fotografía Kirlian no sólo capta la humedad o el calor del cuerpo, sino que se relaciona claramente con una energía más profunda.

Las correlaciones que Konstantin ha encontrado entre los canales de energía en la medicina tradicional china y los campos mostrados por la fotografía Kirlian son unas de las razones por las que él cree que el calor y la humedad no pueden explicarlo.

Una tabla de acupuntura de la Dinastía Ming.

Él mide el aura, o el efecto Kirlian, y ha desarrollado parámetros matemáticos para analizar su correlación con la energía y el funcionamiento de varias partes del cuerpo. Al hacerlo, descubrió que la comprensión de la medicina tradicional china sobre los canales y meridianos de energía es correcta.

Él aprendió que el amor y la positividad son de vital importancia para un aura saludable; que los pensamientos de las personas pueden influir en el aura de los demás, incluso desde la distancia; y que la música clásica ayuda a fortalecer el aura.

Algunos críticos de la fotografía Kirlian se mantendrán firmes, reconoció Konstantin, porque su uso de la técnica no encaja en el enfoque científico occidental común.

“Estamos basados ​​en la medicina tradicional china, no todos los médicos aceptan esas ideas”, dijo. “Necesitan profundizar en el estudio para comprender esto, y…muchos médicos o científicos están demasiado ocupados para hacer eso”.

“Además, hablamos del cuerpo físico, mente, conciencia, alma”, continuó. “[Los médicos occidentales] se basan en un enfoque materialista cuando sólo piensan en el cuerpo físico. No quieren aceptar la existencia de la conciencia y el alma. Es por eso que no tengo miedo de que no sea ampliamente aceptado en la ciencia de la medicina. Porque está llegando, poco a poco, pero está llegando”.

Konstantin utiliza la fotografía Kirlian en medicina preventiva, no sólo en el tratamiento de los síntomas después de una enfermedad.

Dio el ejemplo de una mujer que acudió a él con muchos síntomas diferentes, incluyendo fatiga, depresión y dolor en diferentes partes de su cuerpo. Ella estaba tomando varias píldoras para cada una de sus condiciones.

Usando la fotografía Kirlian, encontró las partes de su aura que eran débiles y recomendó ejercicios para fortalecer la energía en esas áreas. Se puso rápidamente mejor y dejó de tomar pastillas. Miles de médicos en todo el mundo ahora están utilizando este enfoque con éxito, dijo Konstantin.

En la China antigua, los doctores eran responsables de mantener a las personas sanas; les pagaban cuando las personas estaban sanas, dijo. En la medicina occidental, sin embargo, funciona de manera opuesta. Los profesionales de la salud y las compañías farmacéuticas ganan dinero cuando las personas están enfermas.

Él no está en contra de la medicina occidental; su esposa es médico. Al contrario, él cree que su enfoque puede funcionar junto con la medicina occidental.

“Si las personas tienen algún problema grave, como un ataque al corazón, entonces deben ir al hospital y recibir tratamiento”, dijo. “Para prevenir esta grave situación, debemos utilizar el poder de esta medicina integrada y de la medicina tradicional, porque esto tiene un tremendo poder para mantener a la gente sana”.

Las emociones negativas destruyen el propio campo de energía de una persona, así como los campos de otras personas, dijo Konstantin.

El aura de una persona se fortalece con sentimientos positivos como la alegría, el humor y el amor, dijo Konstantin. “Si la gente tiene emociones negativas como ira, envidia, el campo de energía disminuye, hace que el campo de energía se reduzca y, a veces, incluso desaparezca”, dijo.

Las emociones negativas dirigidas a alguien también pueden disminuir el campo de energía de esa persona, incluso a distancia, según los estudios de Konstantin.

Ha tomado fotos de dos personas enamoradas y ha encontrado que sus auras se entremezclan. Por el contrario, dos personas sin una conexión emocional tienen una brecha entre sus auras.

El amor cura.

Una imagen tomada por el Dr. Konstantin Korotkov mostrando el efecto Kirlian entre los dedos de dos personas enamoradas. (Cortesía del Dr. Konstantin Korotkov)

“Cuando estamos enamorados, transferimos esta energía, no solo en nuestra imaginación, sino que es una transformación física real de la energía física”, dijo. “Es por eso que las personas cuando tienen personas amorosas, se curan. Pueden enviar emociones positivas y ayudar al proceso de curación”.

Una persona sana tiene un campo fuerte y completo. Una persona enferma tiene agujeros o roturas en su campo, dijo Konstantin.

Además de explorar la conexión entre los seres queridos, Konstantin descubrió que el campo de una persona responde cuando alguien que aman está cerca, incluso si ese ser querido está fuera de la vista. Esto sugiere que un vínculo emocional permite a una persona intuir la presencia de otra persona sin necesidad de los cinco sentidos ordinarios.

La música clásica y la meditación crean un aura más estable y saludable.

Konstantin ha estudiado el efecto de la música en el aura de una persona. La música clásica tiene un efecto positivo. La música rock intensa aumenta la energía durante un tiempo, pero da como resultado una caída más pronunciada después.

Si bien escuchar música clásica puede ayudar a mantener un aura constante, el mejor método es la meditación y ejercicios como el yoga o el qigong, dijo Konstantin.

‘Juntos, creamos un campo de conciencia colectiva’.

Konstantin resumió su investigación: “Después de más de 30 años de investigación, llegamos a comprender que no somos solo cuerpo material, somos mucho más que eso. Tenemos nuestra mente, nuestra conciencia y no está solo dentro de nuestro cerebro, está afuera. Así que expandimos nuestra conciencia, expandimos nuestro espíritu fuera del medio ambiente. Juntos, creamos un campo de conciencia colectiva”.

“Si generamos emociones positivas, si generamos sentimientos positivos, entonces influenciamos a otras personas de una manera positiva. Si generamos emociones y sentimientos negativos, entonces influenciamos a otras personas de una manera muy negativa”, dijo. “Sólo con nuestros sentimientos positivos, con una actitud positiva hacia los demás… podemos mejorar nuestro mundo”.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS