Ideas, Medio ambiente, Momentos

Consejos para tener las mejores y más ricas fresas orgánicas que puedes cultivar en macetas

Consejos para tener las mejores y más ricas fresas orgánicas que puedes cultivar en macetas
Frutillas en macetas. Foto: Worms
Compartir

Si te gustan las fresas tenemos una buena noticia para tí: las puedes cultivar en macetas en tu casa o departamento. Como sus raíces son externas, es muy sencillo sembrarlas.

No tener mucho espacio ni contar con un huerto ya no es una excusa válida para emprender esta tarea: puedes colocar tu planta de fresas en el balcón, en el patio, o incluso adentro de tu casa, al frente de una ventana por la que entre luz.

Este cultivo es muy gratificante ya que la planta de fresas es perenne, por eso nos permite tener las macetas ocupadas todo el año. Aunque sus flores no son muy grandes, resultan atractivas y podemos verlas en todas las estaciones del año.

Las fresas pueden permanecer en macetas durante muchos años, siempre que las reguemos y abonemos regularmente con un abono orgánico adecuado

En general, el cultivo de estos frutos en macetas es una actividad fácil, aunque hay que tener en cuenta ciertas consideraciones. Las fresas pueden permanecer en macetas durante muchos años, siempre que las reguemos y abonemos regularmente con un abono orgánico adecuado, preferentemente humus de lombriz para aumentar su producción.

Asimismo esta planta resiste muy bien el frío y el calor,  incluso es capaz de sobrevivir a las heladas, de manera que no deberá preocuparse si vive en una zona de clima frío.

La mejor opción a la hora de sembrar fresas es hacerlo a partir de plántulas o plantines que podrás encontrar en tu centro de jardinería o vivero más cercano. También existe la posibilidad de cultivarlas mediante semillas, pero en esta opción es mucho más lento su crecimiento.

A la hora de plantar fresas en macetas, será necesario contar con un buen sistema de drenaje para evitar que el agua de riego –que preferentemente deberá ser por goteo- quede encharcada y se pudran los frutos, ya que esta es una planta bastante sensible en este aspecto.

Abonado de las macetas

(Pixabay)

Al margen del humus de lombriz aportado como abono de fondo a la hora de elaborar el sustrato, se pueden realizar otras fertilizaciones a lo largo de los varios años que se pueden mantenerlas en las macetas:

  • Un aporte superficial de 1 o 2 cm de humus de lombriz al inicio de la primavera. Para aportarlo, retira primero el acolchado viejo y luego hay que reponerlo con nuevo material.
  • Durante la primavera, verano y otoño, en función del ritmo de crecimiento de la planta, se puede aportar en superficie guano, murcielaguina o algún otro abono en polvo. Media cucharita de café cada 15 o 20 días será suficiente para aumentar el nivel de nitrógeno. Hay que tener cuidado de no excederse, ya que son abonos muy fuertes. También es posible regar con algún abono soluble como vinazas, harinas de pescado solubles y humus líquido de lombriz. En caso de comprar preparados comerciales, trata de buscarlos específicos para plantas de flor y fruto, utilizando las dosis recomendadas por el fabricante.

Siembre estos consejos para cosechar buenas frutillas

(Pixabay)

  • Cosecha la fruta tan pronto esté madura, ya que las fresas que permanezcan por mucho tiempo en la tierra se pudrirán.
  • Si notas que las aves están comiéndolas, cubre las plantas con una malla y coloca un gran alambre metálico sobre las macetas en un domo, sin aplastar las plantas.
  • Si las plantas en una canasta colgante o maceta, recuerda rotar el contenedor con frecuencia para que la parte de atrás de la planta también reciba luz.
  • Asegúrate que la maceta sea lo suficientemente grande para la planta. Si ves que hay raíces que sobresalen del hoyo de drenado en la parte inferior, es momento de pasar su planta a una maceta más grande.
  • Tus fresas no tienen que estar totalmente rojas para estar maduras. El mejor indicador de que están maduras es el sabor. Si están firmes y suaves, quiere decir que están listas para ser cosechadas.

Aunque estas plantas nos dan sus frutos solo una vez al año, embellecen permanente nuestros ambientes con sus flores y sabemos que el resultado que obtenemos de la cosecha no tiene ningún producto ni agregado químico nocivo para la salud, además de conservar los sabores y reforzar los aromas.

Si deseas deleitarse con una tarta de frutillas o simplemente comerlas de postre con un toque de crema, o mejor aún quieres consumirlas directamente de la maceta, lo mejor es cultivar tus propias frutillas orgánicas en tu hogar.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO