Latinoamérica, Medio ambiente

El repliegue de las FARC permite descubrir casi 50 nuevas especies en la selva

El repliegue de las FARC permite descubrir casi 50 nuevas especies en la selva
(Instituto SINCHI)
Compartir

Un grupo de científicos descubrió 47 nuevas especies de flora y fauna durante una expedición a Camino Andaquí, parte de la selva amazónica en el sur de Colombia, ocupada durante medio siglo por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y a la que recién se pudo acceder tras los acuerdos de paz firmados en 2016.

Estos hallazgos forman parte de una serie de 20 expediciones encomendadas por el gobierno de ese país para conocer las áreas que, hasta hace pocos meses, estaban “vedadas” de acceso al Estado.

“No todos los días uno puede decir que en una expedición de 20 días encuentra 47 nuevas especies para la ciencia. Es algo absolutamente increíble a nivel de biodiversidad y nos anima a seguir trabajando en esta zona”, dijo Felipe García, director de Colombia Bio.

El descubrimiento incluyó nuevas especias de flora, anfibios, reptiles, mariposas y peces, en un mundo en el que son cada vez menos este tipo de hallazgos.

A inicios de este año, 60 expedicionarios recorrieron el denominado Camino Andaquí, del Parque Natural Municipal Andakí, en el departamento del Caquetá, sur del país, y colectaron 2.700 especies de flora y fauna, en el marco del proyecto Colombia Bio, de Colciencias.

Luego de ocho meses para clasificar la información recolectada en casi tres semanas de exploración, las nuevas especies de flora y fauna halladas corresponden a un área de 26 mil hectáreas del vasto mundo amazónico colombiano que aún no fue explorado.

“Si en 26 mil hectáreas, que fue una porción muy pequeña donde se realizó la expedición y que es un parque municipal, los resultados que se dieron fueron tan increíbles, imagínese donde se pudiera hacer un ejercicio mucho más amplio de investigación científica, de monitoreo, sobre todo lo que existe en este territorio”, se entusiasmó García.

La clasificación de los hallazgos tuvo el apoyo de especialistas de Perú, Venezuela, Argentina, Inglaterra y Alemania, y de expertos de varias universidades locales bajo la dirección del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi).

En esa zona selvática en el Caquetá, como en muchas otras del país, estuvo vedado el acceso de científicos para descubrir la biodiversidad durante los últimos 50 años, debido al fuego atronador de la guerra entre las tropas oficiales y el grupo guerrillero FARC.

Con la firma de la paz entre las partes hace un año, muchas de las regiones que sirvieron de escenarios de la confrontación fueron liberadas y son ahora transitables, tanto para futuros turistas como para científicos que tienen la posibilidad de investigar terrenos en los que casi no hubo intervención del hombre en más de medio siglo.

“Uno de los dividendos ambientales de la paz es precisamente volver a esos lugares, investigar en qué estado están sus especies y su ecosistema, teniendo en cuenta que Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo y que estamos hablando de lugares donde estos grupos armados estuvieron durante tantos años”, agregó García.

Artículo original aquí


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO