Medio ambiente

Río de Canadá desaparece en pocos días por retiro de un glaciar

Ahora el flujo de las aguas cambió del Norte al Sur

Río de Canadá desaparece en pocos días por retiro de un glaciar
Imagen comparativa muestra la desparición del rio Slim en Canadá. (Universidad de Washington)
Compartir

El desvío de las aguas en los puntos de fusión de los glaciares, de una corriente a otra, puede cambiar dramáticamente la ruta del agua y los sedimentos que arrastra, con un profundo efecto para los que dependen de las aguas y para la evolución del paisaje, destaca un estudio de la Universidad de Washington.

Este hecho se documentó por primera vez ocurriendo en los entornos del glaciar Kaskawulsh de Yucon, Canadá -uno de los más grandes del país- el cual modificó radicalmente el patrón de drenaje regional en mayo de 2016, evento que se aprecia en la imagen principal.

En septiembre de, 2016 el flujo de agua de deshielo a lo largo del dedo gordo del Kaskawulsh glaciar, vmuestra en la izquierda, que está desviando el agua dulce de un río a otro. Dan Shugar / Universidad de Washington

En septiembre de, 2016 el flujo de agua de deshielo a lo largo del dedo gordo del Kaskawulsh glaciar, vmuestra en la izquierda, que está desviando el agua dulce de un río a otro. Dan Shugar / Universidad de Washington

Previamente el glaciar se había retirado alrededor de una milla de su valle durante el siglo pasado. La siguiente imagen muestra la desaparición del rio Slims.

Imagen comparativa muestra la desparición del rio Slim en Canadá. (Universidad de Washington)

Imagen comparativa muestra la desaparición del rio Slims en Canadá. (Universidad de Washington)

“La primavera pasada, su retirada desencadenó un evento geológico a una velocidad relativamente rápida. La parte de hielo que estaba enviando el agua de fusión hacia el río de Slims, al norte, al mar de Bering se retiró tan lejos que el agua cambió el curso, ensamblandose con el río de Kaskawulsh y corriendo hacia el sur hacia el golfo de Alaska”, destacó la publicación de la Universidad de Washington Tacoma, el 17 de abril.

Los investigadores Dan Shugar de la Universidad de Washington,  Jim Best en la Universidad de Illinois y John Clague en la Universidad Simon Fraser, habían planeado trabajo de campo el verano pasado en el río Slims, un sistema geológicamente activo que alimenta el lago Kluane en el Yukón, pero cuando llegaron en agosto, el río no fluía.

La caída abrupta del caudal se produjo durante sólo cuatro días del 26 al 29 de mayo de 2016.

A finales del verano, “apenas había flujo en absoluto. Era esencialmente un lago largo y delgado”, dijo Shugar.

“El agua era un poco traicionera para acercarse, porque estás caminando sobre estos viejos sedimentos del río que eran realmente pegajosos y te podían chupar. Día a día pudimos ver el nivel del agua cayendo”, agregó el científico.

Una vista de primer plano del cañón de paredes de hielo en el extremo terminal del glaciar Kaskawulsh, donde recientemente se derrumbaron bloques de hielo. Este cañón ahora lleva casi toda el agua de deshielo de la punta del glaciar por el valle Kaskawulsh y hacia el Golfo de Alaska. (Jim Mejor / Universidad de Illinois)

Una vista de primer plano del cañón de paredes de hielo en el extremo terminal del glaciar Kaskawulsh, donde recientemente se derrumbaron bloques de hielo. Este cañón ahora lleva casi toda el agua de deshielo de la punta del glaciar por el valle Kaskawulsh y hacia el Golfo de Alaska. (Jim Mejor / Universidad de Illinois)

Los investigadores apodaron este evento como “piratería fluvial”. y destacaron que es el primer caso observado con detalle en tiempos modernos. Hasta ahora se había estudiado principalmente en escalas de tiempo muy largas.

“Los geólogos han visto la piratería del río, pero nadie a nuestro conocimiento ha documentado que suceda en nuestras vidas”, explicó Dan Shugar, añadiendo que,”la gente había mirado el registro geológico – hace miles o millones de años – no en el siglo XXI, donde está sucediendo bajo nuestras narices”.

En breve tiempo el caudal del río Slims que nutría el lago Klaune se perdió, lo cual ya se había predicho con anterioridad. Se sabe que en los últimos 300 años fluia hacia el mar de Beering. Los científicos concluyeron que “se debió al cambio climático postindustrial”, argumentando que lo demuestran los análisis de las imágenes de satélite y la métrica del retroceso de glaciares.

En respuesta a los caudales alterados, la futura cuenca del Kaskawulsh se extenderá hacia las cabeceras ahora abandonadas del río Slims y eventualmente capturará el drenaje del lago Kluane.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO