Tras 19 años, en Nueva York recuerdan histórica apelación del 25 de abril en China

Por Bowen Xiao

FLUSHING, Nueva York: Cerca de 1.000 practicantes de Falun Gong -también llamado Falun Dafa- en Nueva York, se reunieron el 22 de abril para conmemorar el 19 aniversario de un día para ellos doloroso, pero que también es un testimonio de gran determinación.

Se estima que el 25 de abril de 1999, unos 10.000 seguidores de la disciplina espiritual Falun Gong se reunieron en Beijing para apelar por la restauración de un entorno seguro y legal para realizar su práctica de ejercicios y meditación.

Ese día, las aceras en torno al complejo del Partido Comunista Chino gobernante estaban llenas de educados y pacíficos meditadores, preguntándose por qué sus amigos comenzaban a ser arrestados.

Cerca de 10.000 practicantes de Falun Gong se reunieron el 25 de abril de 1999 en torno a las oficinas del Partido Comunista Chino gobernante, cada uno de manera independiente para declarar la característica pacífica de su práctica de meditación basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. (Minghui.org)

Falun Gong es una disciplina espiritual tradicional china basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Tres meses después de la apelación del 25 de abril, el entonces líder del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, lanzó una persecución a gran escala contra Falun Gong, que continúa hasta hoy.

Ahora, casi 20 años después, las aceras de Nueva York se llenaron de peatones que se detenían para mirar y grabar el torbellino de colores de una banda marchante con carrozas minuciosamente diseñadas y bulliciosos dragones acompañados de alegres damas tocando los tambores chinos.

Banda de tambores de la cintura, formada por practicantes de Falun Gong, marcha en un desfile en Flushing-Nueva York, el 22 de abril de 2018, para conmemorar el 19 aniversario de la apelación pacífica del 25 de abril de 10.000 seguidores de Falun Gong en Beijing-China. (Larry Dai / La Gran Época)

La persecución sigue siendo posiblemente el problema de derechos humanos más grave en China en la actualidad. Cada año, el desfile en Nueva York y otros similares en todo el mundo, crean conciencia sobre la brutal persecución y al mismo tiempo ofrecen una pizca de belleza y cultura tradicional que parece haberse perdido en los tiempos modernos.

Practicantes de meditación Falun Gong, también conocidos como Falun Dafa, participan en un desfile en Flushing-Nueva York, el 22 de abril de 2018. (Larry Dai / La Gran Época)

Una persona que estuvo allí en 1999

Ese fatídico día de abril de 1999 aún permanece en la mente de Zhaohe You, ahora de 65 años.

“Simplemente nos quedamos allí pacíficamente todo el tiempo. Queríamos que la gente supiera que los practicantes que arrestaron en Tianjin son personas inocentes”, dijo You, quien entonces era profesor de la Universidad China de Ciencias Políticas y Derecho. “Queríamos que la sociedad aprendiera sobre la verdad y qué tipo de personas somos”.

Banda Tian Guo en un desfile en Flushing-Nueva York, el 22 de abril de 2018. (Larry Dai / La Gran Época)

“Los policías que estaban frente a nosotros estaban nerviosos al principio, pero luego se relajaron después de un tiempo viendo cuán pacíficos estábamos”, agregó su esposa Lurai Wang, quien también participó en el histórico evento junto a su marido.

Tanto Human Rights Watch como el Departamento de Estado de EE. UU.  han citado fuentes que sugieren, que al menos la mitad de los reclusos en campos de trabajos forzados en China son practicantes de Falun Gong. El sistema de campos de trabajo forzado se disolvió oficialmente en 2014, pero los observadores tienen informes de que los campamentos han continuado operando bajo diferentes nombres.

El exministro de gabinete canadiense David Kilgour señaló que exdetenidos, a quienes él y el abogado internacional de derechos humanos David Matas entrevistaron fuera de China”, indicaron consistentemente que Falun Gong era el grupo más grande en los campos, y son quienes han sufrido torturas y abusos sistemáticos”.

Practicantes de Falun Gong Lurai Wang y Zhaohe You en Flushing-Nueva York, 22 de abril de 2018. (Bowen Xiao / La Gran Época)

Los estudios realizados por Kilgour y Matas y por el periodista de investigación Ethan Gutmann sobre la sustracción forzada de órganos en China, informan que un gran número de presos de conciencia de Falun Gong han sido asesinados desde el año 2.000 para proporcionar un lucrativo negocio de órganos humanos.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS