Impresionantes imágenes del nacimiento de un bebé gorila en Zoo de Smithsonian

Por Anastasia Gubin - La Gran Época

Un bebé gorila, el primero en nueve años, nació en el Zoológico Nacional Smithsonian el 15 de abril, mientras el personal lograba capturar extraordinarias imágenes del feliz acontecimiento.

“Estamos encantados de compartir que la gorila Calaya de las Tierras bajas occidentales de África, dio a luz a un macho a las 6:25 p.m. del 15 de abril. Su nombre, Moke, (pronunciado Mokey) significa “junior” o “pequeño” en el idioma Lingala. Los guardianes informan que Calaya ha estado cuidando a su bebé y son optimistas de que prosperará”, escribió el Zoo en su Twitter,

El personal de cuidado animal -agrega el informe- dijo que ha observado en las últimas horas a Calaya amamantando al bebé, manteniéndolo siempre cerca. Dicen que por ahora están “cautelosamente optimistas de que el recién nacido prosperará”. Además la madre ha dejado a sus cuidadores intervenir a Moke sin interferencia.

Madre e hijo están ocupando una extensa área cerrada del Zoo para que tengan un espacio tranquilo.

En otoño de 2017, el Zoo confirmó que Calaya había concebido con éxito, y la dulce madre fue regularmente monitoreada con ultrasonido.

“Debido a que el equipo capacitó a Calaya para participar voluntariamente en ultrasonidos, han podido controlar el crecimiento y desarrollo del feto durante todo el embarazo”, destacó el Zoo.

El nacimiento de este gorila occidental es muy especial y significativo, no solo para nuestra familia del Zoo sino también para esta especie en peligro crítico“, dijo Meredith Bastian, curadora de primates.

Calaya el 6 de abril de 2018. ( Zoo Smithsonian a través de Instagram)

Calaya es madre primeriza, por lo que Bastian explicó que prepararla requirió una gran paciencia y dedicación por parte del equipo. “Estoy muy orgullosa de ellos y de Calaya”.

Una parte de la preparación consistió en aclimatar a la gorila a las experiencias de la maternidad. La cuidadora de animales Melba Brown dijo que Calaya observó con atención fotos de otros gorilas cuidando bebés y repitió esas acciones. Además le regaló un gorila de peluche para que aprendiera a poner su bebé en el pecho, darle de amamantar, tocarlo y besarlo suavemente.

La gorila dominó rápidamente las conductas básicas de crianza que formaron la base para un entrenamiento materno más complicado, que incluyó ultrasonidos, orinar en el momento del análisis hormonal y la manipulación de los senos para evaluaciones de lactancia y análisis de nutrientes”, dijo Brown.

La llegada de este bebé provoca muchas emociones: alegría, emoción, alivio y orgullo de que toda nuestra perseverancia en preparar a Calaya para la maternidad haya dado sus frutos”, dijo Brown.

Gorila Calaya y su bebé Moke el 16 de abril de 2018. (Zoo Smithsonian)

Brown se muestra optimista. “Calaya será una gran madre para Moke. Estoy a la espectativa de ver cómo encajará en la dinámica del grupo”.

Los gorilas viven en grupos llamados tropas, que generalmente están compuestas por un macho de espalda plateada (adulto), uno o más machos de espalda negra, varias hembras adultas y sus crías y jóvenes. Calaya reside en una tropa de gorilas con Baraka, una hembra adulta llamada Mandara y una hembra subadulta llamada Kibibi. Sus hermanos Silverback, Kwame y Kojo viven juntos en otro grupo de solteros.

“En caso de que Calaya no quisiera o no pudiera cuidar a su bebé, los cuidadores prepararon a Mandara, una madre con experiencia de seis hijos para que actuara como madre de crianza como medida de precaución. Anteriormente, Mandara crió a Baraka como un hijo adoptivo poco después de su nacimiento”, dijo el Zoo.

Los gorilas de las tierras bajas occidentales de África viven en libertad en los bosques de Gabón, República Centroafricana, Camerún, Angola, Guinea Ecuatorial y Congo.

Están en peligro crítico debido a las enfermedades provocadas por su reducido hábitat y la caza furtiva, informa La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, según Smithsonian. Se estima que en los últimos 20 a 25 años, el número de gorilas silvestres de estas tierras ha disminuido en un 60 por ciento.

Calaya y su bebé seguirán en el Zoo, donde tendrán una selección de habitaciones para estar juntos, algunas de las cuales no están a la vista del público, para que puedan mantener su privacidad.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS