Análisis: ¿Es este el fin de la corrección política?

Los jóvenes conservadores creen que decir la verdad es más importante que los sentimientos

Por By Stephen Gregory

NATIONAL HARBOR, Maryland – De vez en cuando llega un momento en la historia en que las suposiciones fundamentales cambian. La década de 1960 fue una época así, y todavía vivimos bajo sus dispensaciones.

Los activistas que se reunieron en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC por sus siglas en inglés) creen que estamos en un período revolucionario y miramos con optimismo hacia nuestra vida en común, guiados por nuevos entendimientos o la restauración de algunos antiguos.

Según Ben Shapiro, redactor jefe de The Daily Wire, los medios de comunicación, Hollywood y las universidades pasaron por alto las grandes noticias: La era de la corrección política se está agotando. En el discurso de clausura del 22 de febrero, primer día del programa de tres días de la CPAC, Shapiro señaló que el fracaso de la corrección política ayuda a explicar el sorprendente éxito del conservadurismo en 2016, incluyendo la elección del presidente Donald Trump.

En el discurso de Shapiro, la corrección política (PC por sus siglas en inglés) comenzó cuando la izquierda ofreció sentimientos en lugar de la verdad.

Eso es la corrección política en pocas palabras: Mi verdad sobre la verdad. Pero no hay ninguna ‘mi verdad’. Sólo existe la verdad.
— Ben Shapiro, redactor jefe, The Daily Wire

El énfasis en los sentimientos subjetivos estimula “la agradable y reconfortante ilusión de que si algo va mal en tu vida, es culpa de otra persona”.

“Si usted no tiene hechos que corroboren eso… se supone que debemos creerle de todos modos… porque si hacemos cualquier otra cosa sería como estar desafiando su verdad. Y eso es corrección política en pocas palabras: Mi verdad sobre la verdad”.

“Pero no hay ninguna ‘mi verdad’. Solo existe la verdad”.

La corrección política fue la bola de demolición utilizada por la izquierda para aplastar las antiguas certezas de nuestra democracia: ‘que nuestros orígenes importan menos que nuestro compromiso con una humanidad común’; ‘que los seres humanos, ejerciendo su libre albedrío, pueden elevarse por encima de su nivel’, y ‘que si compartimos un compromiso con el valor de la verdad, entonces podríamos unirnos para perseguirla’.

PC comenzó, ‘exigiendo consideración para los grupos marginados’; ‘otros debían ser silenciados (para darles un espacio para que pudieran hablar aquellos que se decía que no tenían poder para hacerlo’. Una letanía de los supuestos pecados de Estados Unidos se hizo común: que es un país racista, sexista, intolerante y homofóbico. Las “víctimas” de Estados Unidos reclamaron autoridad moral.

El proyecto de corrección política ganó impulso transformando la vida estadounidense, sin embargo en algún momento durante los años de la presidencia de Obama, fue demasiado lejos, según Shapiro.

“Para cuando el PC de la presidencia de Obama no solo era dominante, además se había transformado en algo casi imparable”, afirmó Shapiro. “El nuevo PC dijo ‘que ni siquiera necesitaba pruebas de victimización para callar a otras personas’. Solo tenías que decir que fuiste víctima… y nuestro trabajo fue concederte el beneficio de la duda”.

Esta nueva forma de PC evolucionó nuevos conceptos que Shapiro describió a cada uno de ellos más absurdo que el anterior como: el privilegio de los blancos, las microagresiones, las advertencias detonantes y los espacios seguros.

La gente estadounidense se frustró con las mentiras de la izquierda, “Y dijimos basta”.

Teníamos una capa de permafrost en todo el país llamada corrección política.
— Sebastian Gorka, ex asistente adjunto del presidente Donald Trump

“Millones de estadounidenses pensando como individuos en vez de como códigos de verificación en un papel, están diciendo: …puedo hacer lo que quiero, puedo decir lo que quiero, y si no te gusta eso… puedes irte al infierno”.

La izquierda se basa en mentiras, declaró Shapiro, y llamó a su audiencia a confiar en la verdad y la decencia para asegurar su derrota: “Los hechos son tu escudo y la decencia es tu espada”.

Abrazar la verdad y la decencia es una reafirmación de la naturaleza humana: Anhelamos la verdad y respondemos a la decencia, apuntó Shapiro. Es también una restauración de América, que fue fundada sobre la verdad y la decencia.

Lo que está en juego no podría ser mayor: “Cuando sacrificamos la verdad por sentimientos subjetivos, contribuimos a la caída de la mayor nación y civilización en la historia de la humanidad”.

El que Shapiro tenga razón sobre el fin de la corrección política dependerá de cómo actúe la juventud de Estados Unidos. La CPAC dio una idea de lo conservadora que es la juventud.

Entusiasmo

Charlie Kirk, el fundador del grupo activista juvenil conservador Turning Point USA, señaló en un panel inmediatamente anterior a los comentarios de Shapiro que cuando apareció Shapiro en una de las conferencias de Turning Point, “pensé que venía Elvis”.

Uno podía ver lo que Kirk quería decir. En la CPAC, Shapiro recibió repetidas ovaciones de pie, evocando la respuesta más entusiasta de la audiencia que cualquier otro orador, excepto Trump. Por supuesto que más del 50 por ciento de la audiencia era de edad universitaria -el grupo demográfico más receptivo a Shapiro-, y que sin duda ayudó.

A primera vista, Shapiro no parece estar hecho para el papel de estrella de rock. Es de complexión ligera y su cara juvenil y sin arrugas le permitiría a este joven de 33 años pasar por de 23 años. Su estilo de hablar es urgente, ya que a menudo pronuncia una rápida y no modulada descarga de palabras. Su cara usualmente no muestra emoción alguna más que la seriedad.

La pasión que despierta Shapiro sugiere sin embargo, que tiene razón: algo profundo en nuestra cultura está cambiando.

Para su joven audiencia, Shapiro parece atrapar relámpagos con sus palabras. Si él tiene razón en que el PC es un régimen de mentiras, entonces ofrece liberación a los más propensos a ser atrapados por esas falsedades; con esa liberación llega la elevación, ya que Shapiro señala a sus oyentes la grandeza de la civilización occidental y las satisfacciones de una vida moral.

Charlie Kirk también ve un cambio en el ambiente cultural, “Nunca fui tan optimista sobre el futuro de este país”.

Su locuacidad muestra señales de entusiasmo por el mensaje conservador: “Shapiro tiene un podcast que es muy descargado en iTunes. Los videos de la conservadora Universidad Prager en la web tienen más de mil millones de visitas al año. El académico conservador Jordan Peterson es un fenómeno… es increíble”.

Charlie Kirk también podría haber mencionado hasta su propia organización. Fundada hace sólo cinco años, la página web de Turning Point USA señala que está en 1.000 campus universitarios y escuelas secundarias y es “la organización juvenil más grande y de más rápido crecimiento en Estados Unidos”.

El presidente Donald Trump habla en la Conferencia Anual de Acción Política Conservadora en National Harbor, Maryland, el 23 de febrero. (SAMIRA BOUAOU/La Gran Época)

Contracultural y cool

A menudo se supone que los conservadores son un poco raros. Conociendo un poco a los jóvenes de la CPAC, se ve lo obvio: a menudo están bien vestidos y se comportan con confianza. La palabra “raro” no viene a la mente.

Cabot Phillips de 24 años, director de medios de comunicación del CampusReform.org, sugiere en una entrevista que el conservadurismo se está volviendo ‘cool’ en el campus.

“Tradicionalmente, lo que era ‘cool’ es ser rebelde y contracultural, y es innegable que lo que hay que hacer es ser conservador cuando se es joven”, remarcó Phillips; ya que el conservadurismo tiene un atractivo natural para los jóvenes de hoy en día, que están siendo apagados por el PC: “Los jóvenes lo que más odian es que les digan qué pensar, cómo actuar y qué creer”.

Según Cabot Phillips, Generación Z, la que sigue a los milenial y entró en la universidad, ahora es la primera generación que  creció con PC dominando todo, “y están cansados de ello”. Él cree que su aversión hacia el PC los hará más proclives a volverse conservadores.

Defendiéndose

Parte del cambio que está teniendo lugar y que Cabot Phillips observa, involucra a los estudiantes conservadores que comienzan a defenderse por sí mismos. Participaron en el CPAC varias organizaciones que están agitando las cosas en los campus universitarios.

CampusReform.org es un guardián de la educación superior, reportando casos de prejuicio y abuso dirigidos contra estudiantes conservadores.

Los Jóvenes Americanos por la Libertad llevan a las administraciones universitarias ante los tribunales ,si niegan la libertad de expresión de los estudiantes.

El Instituto de Liderazgo capacita a activistas conservadores y ayuda a contactar oradores conservadores en el campus. El Comité Nacional Republicano del Colegio Universitario ayuda a construir el Partido Republicano.

Debido a la postura más agresiva de los estudiantes conservadores, Phillips dijo que el cuerpo estudiantil en su conjunto está siendo expuesto a las ideas conservadoras. El monopolio de la izquierda se está rompiendo.

Algunos de los jóvenes del CPAC mostraron cierta actitud valiente.

Grant Strobl, jefe de Young Americans for Freedom, recordó cómo, cuando la Universidad de Michigan adoptó una política que permitía a un individuo adoptar cualquiera de las docenas de posibles pronombres para referirse a sí mismo, Strobl completó la casilla requerida con “su majestad”, ordenando a sus profesores que se dirigieran a él de esta manera, Strobl utilizó la parodia para protestar contra una política ridícula.

Marcus Fotenos fue presidente del cuerpo estudiantil el año pasado de la Universidad de Colorado en Boulder. Ese campus, como la mayoría de los campus, usaba “zonas de libre expresión” para restringir el habla en el campus. Fotenos hizo que la asamblea estudiantil aprobara por unanimidad una resolución que decía: “La Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos se aplicará a cada centímetro cuadrado de la Universidad de Colorado en Boulder”.

La administración estaba, como era de esperar, enfadada, pero Fotenos hizo que la Cámara del Estado de Colorado se ocupara del asunto. Las zonas de libre expresión fueron prohibidas en todo el estado.

Rompiendo el hielo

En el campus ahora es posible ver que la corrección política dominó los campus.

Cabot Phillips describe cómo la izquierda impulsó la idea, que los conservadores que no estaban de acuerdo con ellos eran nazis, lo que tuvo algún efecto. Pero esa acusación se expandió ahora para incluir no solo a los conservadores, sino a cualquiera que esté en desacuerdo con el punto de vista del PC.

Cabot Phillips dijo: “Si todos son nazis, nadie es nazi”. Llevando las cosas al extremo, la izquierda se refutó a sí misma.

“Sin embargo todavía hay una especie de adoctrinamiento en el campus. Los profesores están impulsando ideas, los administradores las están reforzando y el cuerpo estudiantil en su conjunto está presionando a la gente para que las acepten”, evidenció Phillips.

Él visitó alrededor de 100 universidades en los últimos dos años, y regularmente se encuentra con estudiantes que le dicen que están de acuerdo con las ideas conservadoras, pero no vale la pena hablar. Se enfrentan a amenazas físicas, sus carreras se ven afectadas, sumado al ostracismo social.

En una conversación en el escenario con el director del CPAC, Matt Schlapp, Sebastian Gorka, ex asistente adjunto y estratega del presidente Trump, habló de cómo el liderazgo de Trump es transformador, especialmente con respecto a la corrección política.

“Teníamos una capa de permafrost en todo el país llamada corrección política”, dijo Gorka. “Llega un hombre de Nueva York que, como un rompehielos…rompe el hielo”.

“Si no hay flotilla para seguir al rompehielos, el hielo se cierra detrás. El presidente atravesó esta locura. Tenemos que ser la flota que se queda atrás y redefine lo que significa ser un conservador en el siglo XXI”.

Mattan Jakoby, un recién graduado de la secundaria North Shore de Chicago, definió a Trump: “Nos dijo cómo tener un poco de coraje, cómo defendernos, cómo golpear… porque los medios de comunicación nos estuvieron atacando durante tanto tiempo y silenciándonos durante tanto tiempo. Y creo que todo lo que necesitábamos era una voz”.

Kirk of Turning Point USA considera que la juventud de Estados Unidos tiene una oportunidad histórica: “Todavía vivimos en la apariencia de una sociedad libre y por eso allanamos el camino para lo que creo que es la mayor revolución conservadora en la historia de Estados Unidos, liderada por jóvenes, un enfoque basado en principios para defender la civilización occidental”.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS