Estados Unidos, Noticias de última hora

La Casa Blanca conmemora 100 millones de personas asesinadas por el comunismo con el “Día Nacional de las Víctimas del Comunismo”

La Casa Blanca conmemora 100 millones de personas asesinadas por el comunismo con el “Día Nacional de las Víctimas del Comunismo”
El Monumento a las Víctimas del Comunismo en Washington es exhibido el 12 de junio de 2007. El monumento, establecido por la Fundación para el Monumento a las Víctimas del Comunismo, es una réplica de la estatua de la Diosa de la Democracia, erigida por manifestantes durante las protestas en la Plaza de Tiananmén en 1989. (Karen Bleier/AFP/Getty Images)
Compartir

Fue hace 100 años, entre el 6 y el 9 de noviembre de 1917, que un pequeño grupo de la Guardia Roja bajo el mando de Vladimir Lenin tomó el Palacio de Invierno en Rusia y estableció un régimen comunista, lo que marcó el comienzo de un siglo en el que más de 100 millones de personas serían asesinadas por la ideología del comunismo, radicada en el ateísmo y la lucha.

La Casa Blanca conmemoró a las víctimas del comunismo el 7 de noviembre, proclamando el Día Nacional de las Víctimas del Comunismo.

“A lo largo del último siglo, los regímenes comunistas totalitarios alrededor del mundo han asesinado a más de 100 millones de personas y han sometido a incontables más a explotación, violencia e incalculable desolación”, dijo la oficina de la secretaría de prensa de la Casa Blanca en una declaración.

“Estos movimientos, bajo el falso pretexto de la liberación, privaron sistemáticamente a gente inocente de sus derechos dados por Dios a la libertad de creencia, de asociación e incontables otros derechos que consideramos sagrados. Ciudadanos que anhelan la libertad fueron subyugados por el estado a través de la coerción, la violencia y el miedo”, dijo.

La Fundación para el Monumento a las Víctimas del Comunismo dice que Estados Unidos nunca antes tuvo un día en reconocimiento a las víctimas de estos regímenes totalitarios.

Hoy, muchas personas aún sufren bajo el comunismo en países como Corea del Norte, con su complejo sistema de campos de trabajo forzado; y China, con su persecución a las religiones y creencias espirituales, tales como Falun Dafa, el Cristianismo, el Budismo Tibetano y el Islam.

Foto: Practicantes de Falun Dafa realizan una vigilia a luz de las velas frente al Consulado Chino en Los Ángeles conmemorando a aquellos que murieron durante la persecución en China y exigiendo que Jiang Zemin sea llevado a la justicia, 15 de octubre de 2015. (Benjamin Chasteen/La Gran Época)

Estas persecuciones siguen las tendencias vistas en casi todos los regímenes comunistas. Los ejemplos incluyen el genocidio de los intelectuales bajo el régimen de los Jémeres Rojos en Camboya, los genocidios y el brutal sistema gulag bajo el líder soviético Josef Stalin, la destrucción de la cultura china por Mao Zedong, y muchos otros.

Antes de liderar la Revolución Bolchevique, el movimiento de Lenin funcionó como un grupo terrorista. En 1906, él escribió en la revista Proletariado que apuntaba a “asesinar individuos, jefes y subordinados en el ejército y la policía” y a tomar dinero de los gobiernos y de los individuos.

Luego de tomar el poder en 1917, Lenin hizo que decenas de miles de personas fueran arrestadas por oponerse a su nuevo sistema y muchos fueron torturados y ejecutados.

Foto: Prisioneros de un gulag soviético construyendo un camino en Kolyma, un campo siberiano donde las tasas de mortalidad podían alcanzar el 100 por ciento. (Dominio público)

Lenin también prohibió la propiedad privada y envió a sus guardias a tomar por la fuerza la comida y semillas de los campesinos a lo largo de Rusia. Dado que los campesinos se vieron impedidos de plantar sus cultivos, una hambruna arrasó con el país; según el Instituto Hoover, en el período de 1921 a 1922, murieron entre 5 y 10 millones de personas.

En vez de mostrar remordimiento por su hambruna artificial, Lenin expresó alegría. Según “El Libro Negro del Comunismo”, un hombre cercano a Lenin dijo que el dictador creía que la hambruna “traería más rápidamente la próxima etapa y marcaría el inicio del socialismo, etapa que necesariamente seguía al capitalismo”.

Él afirmó que la hambruna “además destruiría la fe no solo en el zar, sino también en Dios”.

La Casa Blanca dijo que en el día en que se cumplen 100 años desde la Revolución Bolchevique “recordamos a aquellos que han muerto y a todos aquellos que continúan sufriendo bajo el comunismo”.

El gobierno estadounidense también honró la memoria del “indomable espíritu de aquellos que han luchado valientemente para propagar la libertad y las oportunidades alrededor del mundo”.

“Nuestra nación reafirma su resuelta determinación en hacer brillar la luz de la libertad para todos aquellos que anhelan un futuro más brillante y más libre”, dijo.

Durante un evento de celebración del Mes de Herencia Hispánica, que tuvo lugar el 6 de octubre en la Casa Blanca, el Presidente Donald Trump dijo: “La misma fracasada ideología comunista que ha traído represión en Cuba, trajo nada más que sufrimiento y miseria en todos y [en] cada uno de los lugares en los que ha estado, en cualquier parte del mundo”.

“El comunismo es el pasado. La libertad es el futuro”, dijo Trump, mientras era aplaudido y vitoreado por el público.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO