Filipinas confirma 3 muertes relacionadas a la vacuna del Dengue y detiene la inmunización

El Ministerio de Salud de Filipinas tal como había anticipado en diciembre al anunciar que se preparaba para “el peor escenario“,  investigó 14 muertes de  niños que recibieron la vacuna anti dengue Dengcaxia, y confirmó la relación de al menos 3 casos.

El estudio se realizó después que la casa farmacéutica Sanofi reconoció en noviembre pasado que su vacuna tenía “efectos adversos a largo plazo” al ser aplicada en niños sanos. Filipinas realizó más de 733 mil aplicaciones de Dangcaxia,

“Se encontraron tres casos con la asociación causal (…) Dos de ellos pueden ser causados por la falla de la vacuna. Se requerirá un análisis adicional de las muestras de tejido para completar la investigación”, comunicó el Ministerio.

El Gobierno a su vez “confirma la decisión del departamento de suspender Programa de Inmunización del dengue de Dengvaxia”.

Advirtió a su vez que para Filipinas la vacuna “no debe ser implementado bajo un programa de vacunación masiva”.

Foto: Ministerio de Salud de Filipinas anuncia tres casos de muertes relacionados a la vacuna contra el Dengue (Ministerio de Salud)

“Hoy en día, aún no sabemos mucho sobre Dengvaxia y seguimos sometidos a más investigaciones sobre otros casos de hospitalización y muerte, así como nuevos datos sobre Dengvaxia”, aclaró el Ministerio.

Las autoridades sanitarias investigaron hasta el momento 14 muertes de niños recientemente vacunados utilizando un “algoritmo de la Organización Mundial de la Salud”, que se cumplió con 3 muertes relacionadas a la vacuna.

De lo restantes 11 casos, 3 incluían otras enfermedades, 2 eran inciertos por falta de información, 6 enfermaron y murieron en los 30 días después de la vacuna pero no se pudo corroborar la relación.

En diciembre de 2017 el Ministerio de Salud anunció que su país se estaba preparando “para el peor escenario”, después de conocer oficialmente que la vacuna del dengue administrada a los niños en 2016, en vez de prevenir causará un estado de enfermedad grave en los próximos años.

Después que Filipinas vacunó a los 733.000 niños, con Dengvaxia,  la compañía farmacéutica francesa Sanofi comunicó el 29 de noviembre que descubrieron efectos adversos a largo plazo.

“Para aquellos que no habían sido infectados previamente por el virus del dengue, el análisis encontró que a más largo plazo, más casos de enfermedad severa podrían ocurrir luego de la vacuna frente a una infección por dengue“. dijo Sanofi en su reporte público de noviembre.

Respecto a los 14 casos investigados en Filipinas, ya que la relación descubierta es causal en tres de ellos, y faltan exámenes de laboratorio, la compañía Sanofi respondió el sábado que “no hay evidencia que se relacionen directamente a la vacuna Dengvaxia”, según la agencia Reuters.

Filipinas gastó US $ 68 millones en el programa Dengvaxia para reducir unos 200.000 casos de dengue reportados cada año.

El Ministerio de Salud estableció líneas de teléfono abiertas para los padres que tengan dudas respecto a la salud de sus niños ya vacunados.

El Secretario de salud Francisco Duque recordó a través del comunicado del Ministerio, que todos los gastos incurridos por la vacunación del niño serán respondidos por las autoridades de salud, con la presentación de la tarjeta de vacunación.

Agregó además que “proporcionaremos kits de prevención del dengue a nuestros estudiantes y otros niños que están vacunados para ayudarlos a estimular el cuerpo y evitar que las picaduras de mosquitos porten dengue”.

El dengue es una enfermedad transmitida por mosquitos que infecta cerca de 400.000 personas cada año. La tasa de muerte mundial de 9.000 personas al año, según el departamento de salud, citando datos de la Organización Mundial de la Salud. La vacuna puso en riesgo a más de 700.000 niños.

Temor a las vacunas

En entrevista con los medios, el subsecretario de Salud, Enrique Domingo dijo que con la revelación de los efectos graves secundarios a la vacuna contra el dengue, todos los programas de inmunización del país están afectados.

“Nuestros programas están sufriendo … (los filipinos) tienen miedo de todas las vacunas ahora“, dijo Domingo.

Las tasas de vacunación para algunas enfermedades han bajado en poco tiempo al 60 por ciento, significativamente más bajas que en los últimos años. Es posible que continúen bajando.

 

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS