“Alarmante y catastrófica situación de los derechos humanos en Venezuela”, dice la CIDH en su nuevo informe

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó este lunes un informe sobre la grave situación de los derechos humanos en Venezuela, luego de monitorear “con extrema preocupación el contexto de violaciones generalizadas” en el país.

“Hoy presentamos nuestro nuevo informe sobre la situación de derechos humanos en Venezuela. En el mismo documentamos ampliamente y al detalle el impacto que ha tenido el profundo debilitamiento de la institucionalidad democrática sobre la vigencia de los derechos humanos de la población venezolana”, comunicó la CIDH.

El informe también aborda el alarmante incremento de la represión, la violencia y la inseguridad ciudadana, la forma en que los altos niveles de corrupción han permeado la débil institucionalidad estatal y la grave crisis socioeconómica que ha generado un desabastecimiento generalizado de alimentos, medicamentos y otros insumos básicos.

Según la Comisión, la grave situación socioeconómica y la alteración del orden constitucional condujeron a miles de personas a participar en protestas, ante lo cual el Estado adoptó una respuesta represiva y arbitraria.

“Esto derivó en graves violaciones a los derechos humanos, incluyendo cientos de personas muertas y miles detenidas arbitrariamente entre otras consecuencias que hemos registrado en el informe”.

El informe está organizado en torno a cuatro ejes principales: institucionalidad democrática; protesta social y libertad de expresión; violencia y seguridad ciudadana;  derechos económicos sociales, culturales y ambientales (DESCA).

Para elaborar el informe, la CIDH monitoreó con extrema preocupación el contexto de violaciones generalizadas a los derechos humanos en Venezuela. La Secretaría Ejecutiva de la CIDH instaló una Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI) sobre Venezuela, a fin de recabar información y coordinar el uso de sus diversos mecanismos para atender la grave situación de derechos humanos que deriva de la crisis político-institucional, económica y social en el país, la cual se agravó en 2017.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ofrece en el informe 76 observaciones y recomendaciones para atender la grave situación, y urge al Estado de Venezuela a que las asuma de manera urgente.

“La salida de esta crisis debe ser democrática, pacífica y respetuosa de los derechos humanos de todas las personas”.

El informe fue entregado directamente al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y será entregado a cada uno de los Estados miembros de ese organismos regional.

La presentación del informe estuvo a cargo del presidente de la CIDH y Relator para Venezuela, Comisionado Francisco Eguiguren. Estuvieron también el Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza; la Relatora Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA), Soledad García Muñoz; y el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

El gobierno de Nicolás Maduro ha anunciado que realizará elecciones presidenciales antes de abril. En ese contexto la CIDH “considera que la democracia requiere de elecciones libres, confiables y transparentes. Esto no se cumple con sólo convocar a elecciones. Es necesario que en un eventual proceso electoral se observen de manera estricta estas garantías”.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS