Régimen chino usó explosivos para demoler iglesia cristiana de una congregación de 50 mil miembros

Una explosión resonó en el aire esta semana cuando las autoridades usaron explosivos para demoler una iglesia cristiana perseguida, perteneciente a una conocida comunidad evangélica, en la provincia de Shanxi, al norte de China.

“Fuerzas paramilitares de la Policía Popular Armada utilizaron excavadoras y dinamita el martes para destruir la iglesia Lámpara Dorada en la ciudad de Linfen, en la provincia de Shanxi, según testigos y activistas en el extranjero, dijo AP según el The Washington Post.

La organización de defensa de derechos humanos China Aid comunicó que la Iglesia, cuya construcción fue pagada por completo por los cristianos que allí asisten, fue demolida cuando la policía militar china detonó explosivos situados en los pasillos subterráneos de culto.

Esta organización indicó que la policía militar de China está bajo el control directo de la autoridad central desde que el jefe de la oficina de seguridad pública, que anteriormente lo comandaba, fue arrestado el año pasado. Esto indica que la orden de destruir la iglesia provino de los altos funcionarios de China en lugar de las autoridades locales.

“La persecución reiterada de la Iglesia Lámpara Dorada demuestra que el régimen chino no respeta la libertad religiosa o los derechos humanos”, dijo el presidente y fundador de ChinaAid, Bob Fu.

Es el segundo derribo en el último mes, ya que el pasado 27 de diciembre otra iglesia fue destruida en la ciudad de Xian, en la provincia central de Shaanxi, informó The Guardian.

Algunos de los líderes de la Iglesia Golden Lampstand han sido encarcelados simplemente por servir en su iglesia.

La demolición de una iglesia católica el año pasado está provocando que los cristianos se preocupen de que el régimen comience a ordenar la destrucción masiva de los edificios de las iglesias en todo el país cuando las nuevas regulaciones religiosas entren en vigor el próximo mes. Estas regulaciones le otorgan al Partido Comunista Chino mayor poder sobre la religión, allanando el camino para una escalada de persecución.

China Aid hizo un llamado a la comunidad internacional para que condene abiertamente la demolición con explosivos de este edificio de la iglesia, e insta al régimen chino a que compense justamente a los cristianos que lo pagaron, y cesen de inmediato estas alarmantes demoliciones de iglesias.

Cuando aún se estaba construyendo, el 13 de septiembre de 2009, miembros de la iglesia que dormían en el sitio de construcción fueron despertados por 400 oficiales, y golpeados mientras el edificio era arrasado. Treinta de ellos quedaron en condiciones críticas.

Días después, cuando Yang “Esther” Xue, la hija de dos de los pastores de la iglesia se enteró de las golpizas, llamó a casa pero nadie respondió. Más tarde se enteró de que sus padres habían sido arrestados el 11 de octubre de 2009 como castigo contra los líderes de la iglesia.

Yang Xuan, su padre, pasó tres años y medio en prisión, y su tía, Yang Rongli, pasó siete años encarcelada y recibió una multa de 30,000 yuanes (4,594.00 dolares).

Su madre, Yang Caizhen, fue sentenciada a dos años en un campo de trabajo forzado y fue golpeada mientras estuvo encarcelada, mientras que su tío, Wang Xiaoguang, recibió una pena de prisión de tres años y una multa de 10.000 yuanes (1,531.00 dólares).

Se cree que hay unos 60 millones de cristianos en China, muchos de los cuales rezan en congregaciones independientes como la Lámpara Dorada.

La creciente popularidad de iglesias no aprobadas por el Estado ha provocado el descontento de las autoridades que recelan de cualquier amenaza al rígido control social y político del partido.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS