Estados Unidos, Internacionales, Latinos en USA

Asegurar la frontera de Estados Unidos puede causar crisis en México

Asegurar la frontera de Estados Unidos puede causar crisis en México
Una patrulla fronteriza cerca Nogales, Arizona en abril de 2010. (Foto: MARK RALSTON/AFP/Getty Images)
Compartir

Si el presidente electo Donald Trump cumple con sus promesas de campaña, Estados Unidos tendrá una mayor seguridad en la frontera con México y deportará a los inmigrantes ilegales con antecedentes penales. Si bien esto podría reducir los problemas en el lado estadounidense de la frontera, la situación en México puede empeorarse en vez de mejorar.

Los carteles mexicanos de la droga han proporcionado una epidemia de adicción y crimen en Estados Unidos, y han sido el foco de la guerra contra las drogas, lo cual causó lo que algunos estiman un promedio de 100.000 muertes desde el 11 de diciembre de 2006.

Trump está “intentando influir en la economía global para proteger a la clase media estadounidense”, lo que incluye asegurar mejor la frontera con México, dijo el doctor Robert J. Bunker, en política y economía de la Universidad de Claremont Graduate.

Agregó, sin embargo, que existe un “potencial muy real para un retroceso inesperado” en la seguridad de México.

“El estado mexicano es más frágil de lo que muchos sospechan”, dijo en un correo electrónico, y señaló que los próximos cambios probablemente harán que un mayor número de inmigrantes ilegales de toda América Latina permanezcan cerca de la frontera, convirtiéndose esto en más agresión de los carteles llevando a luchas internas que podrían ser “demasiado para que el gobierno mexicano pueda contenerlas fácilmente”.

Al mismo tiempo, dijo Bunker, “los carteles mexicanos no se quedarán de brazos cruzados mientras sus productos no estén entrando en Estados Unidos. Más bien, podemos esperar que implementen contramedidas reforzadas contra la seguridad fronteriza estadounidense”.

El riesgo, dijo Bunker, es que si Estados Unidos presiona demasiado fuerte y abandona a México a su propia suerte, es probable que intervenga otro poder. Dijo: “Es mucho mejor ser proactivo y formar al mundo hacia los valores de Estados Unidos y las necesidades de seguridad que permitir que otros estados y entidades potencialmente hostiles lo hagan”.

Crisis migratoria en México

Agentes fronterizos estadounidenses llevan a los inmigrantes indocumentados bajo custodia luego de capturarlos después de que cruzaran el Río Grande desde México hacia Texas el 18 de agosto de 2016. (John Moore / Getty Images)

Agentes fronterizos estadounidenses llevan a los inmigrantes indocumentados bajo custodia luego de capturarlos después de que cruzaran el Río Grande desde México hacia Texas el 18 de agosto de 2016. (John Moore / Getty Images)

México ha estado tratando de lidiar con una oleada de inmigración. Los Angeles Times informó que las autoridades mexicanas deportaron cerca de 200.000 personas el año pasado, principalmente de Centroamérica, y se espera que las cifras sean mayor este año. En 2015, el gobierno mexicano aprobó 1.207 de 3.486 solicitudes de asilo, o cerca del 35 por ciento.

El Departamento de Seguridad Nacional informó el 17 de octubre que había detenido a más de 408.000 personas que intentaban cruzar ilegalmente la frontera en el año fiscal 2016, “los centroamericanos aprehendidos en la frontera sur superaron en número a los mexicanos”.

Los Angeles Times informó el 1 de diciembre que los inmigrantes de Centroamérica están diciendo que si no pueden reasentarse en Estados Unidos, su siguiente opción es México.

Un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos se encuentra en lo alto de una duna a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en las Dunas de Arena Imperial, cerca de Felicity, California, el 18 de noviembre de 2016. (John Moore / Getty Images)

Un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos se encuentra en lo alto de una duna a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en las Dunas de Arena Imperial, cerca de Felicity, California, el 18 de noviembre de 2016. (John Moore / Getty Images)

Sin embargo, con una seguridad fronteriza más estricta en Estados Unidos, es probable que no sólo menos mexicanos puedan ingresar al país, sino que también menos centroamericanos y sudamericanos podrán cruzar la frontera ilegalmente.

Trump también anunció que planea deportar hasta 3 millones de inmigrantes ilegales con antecedentes penales.

Bunker señaló que es improbable que esta deportación afecte a países como El Salvador, Honduras y Guatemala, ya que “existen tantos pandilleros violentos que esas comunidades urbanas no pueden ponerse peor, dadas sus ya altas tasas de homicidios”.

Pero en otra parte, dijo: “Cada vez que sacas delincuentes, especialmente violentos, de una comunidad de Estados Unidos, mediante encarcelamiento o deportación sí se pueden esperar beneficios locales positivos para la comunidad de la que fueron removidos”.

Ingresos que menguan

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos confiscó más de $ 3 millones de dólares en efectivo que dos hombres intentaban contrabandear a México desde California en agosto de 2016. (Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos vía AP)

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos confiscó más de $ 3 millones de dólares en efectivo que dos hombres intentaban contrabandear a México desde California en agosto de 2016. (Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos vía AP)

Según Drew Berquist, fundador del sitio web de seguridad nacional OpsLens y ex contratista de inteligencia, los controles fronterizos más estrictos podrían cambiar las relaciones entre las familias del crimen mexicano y los políticos corruptos.

Si Trump seguirá adelante en la construcción de una muralla a través de la frontera sur es incierto, pero Berquist dijo que incluso con una pared, es probable que los cárteles todavía encontrarán una manera de pasar las drogas. “Se ralentizará, pero no va a caer dramáticamente como algunas personas podrían pensar”.

Sin embargo, dijo, “nuestra postura va a ser dura y mucho más fuerte en términos de la gente que viene, y creo que van a cambiar las cosas”.

Para México, se está gestando una tormenta perfecta de una crisis de seguridad. Su mercado de trabajo pronto caerá bajo el peso de una inminente oleada de inmigración y de los millones de criminales que pronto podrían ser deportados a su tierra.

Al mismo tiempo, gran parte de la economía mexicana proviene de los mexicanos en el extranjero que envían dinero a su país, un estimado de 24.800 millones de dólares en 2015, lo cual según NBC News supera sus ingresos petroleros.

La aduana y la policía fronteriza de US muestran 16 paquetes de metanfetamina y heroína encontrados en un automóvil conducido por dos mexicanos en el puerto de entrada de la frontera México-Estados Unidos en Nogales, Arizona, el 10 de junio de 2015. (La aduana y la policía fronteriza estadounidense via AP)

La aduana y la policía fronteriza de EEUU muestran 16 paquetes de metanfetamina y heroína encontrados en un automóvil conducido por dos mexicanos en el puerto de entrada de la frontera México-Estados Unidos en Nogales, Arizona, el 10 de junio de 2015. (La aduana y la policía fronteriza estadounidense via AP)

Para los cárteles mexicanos, una seguridad fronteriza más estricta y redes criminales más pequeñas buscando introducir sus drogas, significa que estarán luchando por una parte más pequeña del pastel. Latin Post informó el 3 de febrero que las ventas ilegales de drogas en Estados Unidos aportan más de 64 mil millones de dólares a México cada año.

Aunque es improbable que el mercado de las drogas o las remesas de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos se acaben por completo, ambos probablemente recibirán un fuerte golpe. Y esto, combinado con los inmigrantes desempleados y mexicanos recientemente deportados, así como ex criminales y miembros del cártel sin nada que hacer, presentará un peligroso cóctel.

Hay una cierta línea que los carteles de la droga no cruzarán, cosas como la cooperación con los terroristas, por ejemplo, traerían la atención del gobierno extranjero y una respuesta más pesada por parte de las autoridades mexicanas.

De la misma manera, dijo Berquist, si los cárteles tienen más dificultades para enviar su contrabando a Estados Unidos y en su lugar se centran en el mercado mexicano, “entonces el gobierno definitivamente los reprimiría, porque tendrán que hacer cosas desesperadas para seguir siendo relevantes. Entonces serán sólo niños malos que hacen cosas malas en el patio trasero.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO