Descubrimientos, Tradiciones chinas

Hallan en China posibles cenizas de Buda

Hallan en China posibles cenizas de Buda
(Foto de Archaeological Institute of America)
Compartir

Las cenizas del legendario Sidharta Gautama (Buda) fueron presumiblemente descubiertas en el condado de Jingchuan, al centro de China, mientras reparaban una vieja carretera.

Los investigadores descubrieron el sitio funerario en la localidad de la provincia Gansu, a unos 1300 km al suroeste de la capital Beiging. Desenterraron una urna de cerámica, con una inscripción de mil años de antigüedad, junto a más de 200 estatuas budistas, algunas de hasta dos metros de altura, reportó la revista Chinese Cultural Relics, según Live Science.

(Estatua de un bodhisattva (un individuo que busca la iluminación) es una de las más de 260 estatuas que se descubrieron enterradas cerca de los restos cremados de la inscripción que dice: “Es el buda”. (Foto de Chinese Cultural Relics / Live Science)

La publicación, editada en China, traduce la inscripción del cantonés antiguo. “Yunjiang y Zhiming de la Escuela Lotus, que pertenecieron al templo Mañjuśrī del Monasterio Longxing en la prefectura de Jingzhou, reunieron más de 2.000 śarīra [restos cremados del Buda] budistas, así como los dientes y huesos de Buda, y los enterraron en el templo el 22 de junio del año 1013”.

(Inscripción encontrada cerca de la caja de cerámica dice que los restos humanos cremados que la caja contiene son los de Buda. (Foto de Chinese Cultural Relics / Live Science))

Yunjiang y Zhiming pasaron más de 20 años reuniendo los restos del Buda, a quien a veces se refieren como Gautama Buddha.

“Para promover el budismo, querían recolectar śarīra [reliquias budistas]. Para alcanzar este objetivo, ambos practicaron el budismo durante cada momento de sus vidas durante más de 20 años”, dice la inscripción. “A veces recibían el śarīra de las donaciones de los demás, a veces las encontraban por casualidad, a veces las compraban en otros lugares y, a veces, otros les daban el śarīra para demostrar su total entrega”.

(Estatua de un bodhisattva (un individuo que busca la iluminación) es una de las más de 260 estatuas que se descubrieron enterradas cerca de los restos cremados de la inscripción que dice: “Es el buda”. (Foto de Chinese Cultural Relics / Live Science)

Aunque los científicos aún no corroboraron la veracidad de las cenizas, sí confirman la datación del material en la era de la dinastía Song, la edad dorada de la antigua civilización.

El arqueólogo Hong Wu, del Instituto Provincial de Reliquias Culturales y Arqueología de Gansu, dirigió la investigación en el terreno. El hallazgo ocurrió en 2012, pero solo ahora han publicado los resultados preliminares de la investigación.

La vida de Siddharta Gautama, conocido por Buda, es aún un misterio. Las fechas de su existencia resultan imprecisas, pero la mayoría de los historiadores las sitúan entre los años 563 y 483 a.c. Sus enseñanzas inspiran al budismo, una práctica doctrinal seguida por más de 500 millones de personas en todo el mundo.

Estatuas budistas

Las estatuas, que tienen hasta 2 metros de altura, fueron realizadas entre la época de la dinastía Wei del norte (386 a 534 d. C.) y la dinastía Song (960 a 1279 d. C.), escribieron los arqueólogos.

Durante ese tiempo, el condado de Jingchuan era un centro de transporte en el extremo oriental de la Ruta de la Seda.

Las estatuas incluyen representaciones de Buda, bodhisattvas (aquellos que buscan la iluminación), arhats (aquellos que han encontrado la iluminación) y deidades, conocidos como reyes celestiales.

Pocas de las estatuas tienen escritos sobre ellas. Uno tiene la fecha correspondiente al 26 de mayo de 571, con inscripciones que mencionan a un “discípulo Bi Sengqing”, que puede, o no, haber creado la estatua.

Los aldeanos descubrieron las estatuas y restos de Buda mientras reparaban las carreteras en diciembre de 2012 en la aldea de Gongchi en el condado de Jingchuan.

Durante el año siguiente, los arqueólogos excavaron los restos, detallando sus hallazgos en chino en 2016 en el diario “Wenwu”. Ambos artículos fueron recientemente traducidos al inglés y publicados en la revista Chinese Cultural Relics.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO