Arte

Célebres arias barrocas: “El lamento de Dido” de Purcell

Célebres arias barrocas: “El lamento de Dido” de Purcell
En esta obra de arte de Guérin, el héroe troyano Eneas relata su historia a la reina Dido. Louvre
Compartir

El compositor inglés de música barroca Henry Purcell (1659-1695) se inspiró en el relato Eneas del poeta latino Virgilio y el libreto elaborado por Nahum Tateel para su gran ópera Dido y Eneas, de la cual nace la célebre aria “When I am laid in earth“, más conocida como”El lamento de Dido”.

Durante la escena, la reina Dido de Cartago -ciudad fundada en la costa norte de África cerca del siglo VIII a.C- se encuentra junto a la doncella Belinda, a quien le revela su gran desilusión amorosa por la partida de Eneas, el hermoso guerrero hijo de la diosa Afrodita y el mortal Anquises, primo del rey de Troya.

En el siguiente vídeo, la magnífica soprano estadounidense Jessye Norman canta una de las versiones más populares del aria Lamento de Dido.

A Eneas, Dido dedica sus últimos momentos de vida, dejándose llevar por el espíritu de la Muerte, que la llevaría según la mitología, a la ultratumba, o reino de los infiernos.

Para Purcell Dido muere de dolor, pero pese a ello en la ópera moderna se suele agregar dramáticas escenas suicidio, semejantes a la versión de Virgilio en su cuarto libro de Eneas.

Al respecto el análisis del Teatro Alighieri, para la estación de ópera 2012-2013, describe que la ópera Dido y Eneas de Purcell del ochocientos muestra solo escenas esenciales del relato mitológico de Virgilio, por lo que muchos detalles que requieren explicaciones van descartados. Un libreto no fechado, que describe la obra, fue descubierto a mediados del siglo XIX, impreso para la presentación de esta ópera en una escuela de niñas de Chelsea.

“Si bien en el (libro de Virgilio) Eneas, Dido se suicida, en la ópera de Purcell ella muere de pena, siendo el suicidio, en un contexto educativo como el de la escuela en Chelsea, un pecado peor que el libertinaje. Dido y Eneas, de hecho, parece transmitir la moral en que las mujeres jóvenes no deben ceder a las promesas de los enamorados”, destaca el Teatro.

Muerte de Dido en la pintura de Joshua Reynolds. (Wikimedia)

Muerte de Dido en la pintura de Joshua Reynolds. (Wikimedia)

En algunas de las nuevas representaciones, Dido, anunciando su trágico final,  al ver que su amado zarpó con su flota de ex guerrilleros troyanos, enciende el fuego que servirá para su propia cremación, a la vista de Eneas.

Eneas había llegado a Cartago con sus naves cargadas de combatientes luego de escapar a la derrota de Troya. Conquistó a Dido, del cual recibió ayuda, y luego la abandonó para partir nuevamente. Su meta era llegar a Italia, para fundar una nueva gran ciudad.

En el libreto. antes de partir Eneas dice a Dido:

_”¿Bella reina cómo te anuncio el decreto de dios y te digo que debemos partir?”

Dido le responde que sus palabras son una excusa hipócrita y le pide que se vaya.

_”Así es como los hipócritas, ante los actos de asesinato, hacen responsable al Cielo y a los dioses como los autores de estos hechos”.

Insistiendo que se trataba de un comando de los dioses, Eneas entonces le ofrece desobedecer, y quedarse con ella. Para Dido ya es tarde su arrepentimiento, y no acepta. Finalmente lo amenaza exclamando _”Querré la muerte si aún dudas. ¡Anda, anda!”, según texto del Teatro La Fenice.  Traducido en modo contrario, como _ Te mataré .. en otras versiones actuales.

_ “Pero la muerte, ¡Ah! No puedo evitarla: la muerte debe llegar cuando él habrá partido”, lamenta la reina.

El autor describe que sobre las nubes, al momento de su muerte descienden los ángeles del amor y se siente al coro cantar: _ “Con alas bajas, oh Amores. vengan, y sobre la tumba esparzan rosas suaves y delicadas como su corazón. Quédense aquí y no se vayan jamás“.

En la mitología latina se dice que Eneas finalmente llega a Italia, y luego del matrimonio con Lavinia, hija del rey Latino, sus descendientes dieron lugar a la fundación de Roma.

En el libro VI del Eneas, Virgilio describe el descenso del héroe troyano hacia el infierno, o ultratumba, un viaje entre las ánimas de los muertos, en el que ve a Dido, quien se queda en silencio sin respuesta. Posiblemente el autor,  en el descenso de Eneas al infierno, se basó en el descenso que Omero describe de Ulises. También Dante Alighieri lo menciona en la Divina Comedia.

En la Ilíada, Omero relata principalmente que el Eneas fue herido por Diomedes, pero su madre Afrodita logra salvarlo. El dios Apolo lo transporta a Pérgamo, donde es curado por Artemisa y Leto. En otra ocasión Poseidón lo salva de ser herido por Aquiles.

En el siguiente video, la extraordinaria voz de la soprano noruega Marianne Beate Kielland canta la célebre aria el Lamento de Dido en do menor, en un concierto.

El canto inicia con profundos tonos descendentes, que solo alzan la escala y la voz para exclamar: “¡Recuérdame, pero olvida mi destino!”. La pieza es un solo que alienta el melodrama propio en forma de lamento.

“El bajo de la parte vocal refleja la dolorosa sensación de opresión que transmite el texto”, señala el Teatro La Fenice.

Música del aria Lamento de Dido. (Teatro La Fenice)

Música del aria Lamento de Dido. (Teatro La Fenice)

Tu mano, Belinda; la oscuridad me envuelve.

En tu seno déjame descansar.

Más quisiera, pero la muerte me invade;

La muerte es ahora una bienvenida visita

Cuando yazga, yazga en la tierra, que mis errores

no causen cuitas a tu pecho; 

Recuérdame, recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino. 

Recuérdame, pero ¡ah! olvida mi destino; 


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO