El Solsticio de Invierno: dichos chinos que templan el corazón

El invierno en el hemisferio norte comienza oficialmente en el solsticio de invierno, en función de la zona horaria, el 21 ó el 22 de diciembre de este año. Para aquellos de nosotros que vivimos en esta parte del mundo, incluso cuando el clima se pone más frío, podemos esperar que los días sean cada vez más largos, las noches cada vez más cortas y también la belleza y la diversión de la temporada de invierno.

En la celebración del solsticio de diciembre de 2015, aquí hay algunos modismos y refranes sabios de la cultura tradicional china, que templarán su corazón.

“Tan encantador como el sol de invierno”, estribillo de un refrán  chino. Se utiliza para describir a aquellos con una forma tan amable y gentil, que hace que los demás quieran acercarse a ellos y estar cerca de ellos. Son como el sol que brilla en un cielo de invierno, que brinda a la gente ese tipo de sensación cálida que uno tiene cuando está en compañía de alguien cercano y querido.

“En el frío del invierno, abraza / acaricia el hielo; en el calor del verano, aprovecha / domina el fuego”, otro refrán chino. Cuando nos encontramos con dificultades, penurias, o fracasos en la vida, podremos empezar a sentirnos melancólicos. Si esto ocurre, recordar este dicho puede ayudarnos a sentirnos animados y a reafirmar nuestra determinación. Entonces podremos estar en mejores condiciones para encontrar la fuerza interior y aprovechar los recursos disponibles que nos permitan superar nuestras tribulaciones.

Para padres, hijos e hijas

La expresión “en el invierno, caliéntala; en el verano, refréscala” habla a todos los hijos e hijas sobre la virtud de la piedad filial, que nos enseña a respetar y a cuidar a nuestros padres. La expresión tiene su origen en el antiguo texto “Liji”, o “Libro de los Ritos”, una colección de escritos de eruditos confucianos que describen las normas de conducta y las ceremonias de la dinastía Zhou (1.046 – 221 a.C).

El pasaje original en “Liji” afirma: “La regla del decoro para todos los hijos [descendencia] es la siguiente: En el invierno, caliéntala [la cama de tus padres], mientras que en el verano, refréscala. Por la noche, poner todo en orden [para el descanso de sus padres], mientras que en la mañana, consulta [sobre su salud]. No pelearse estando en compañía de sus compañeros”.

La última parte de la regla recuerda a la generación más joven de una guía importante para vivir en armonía con los demás, incluyendo los hermanos, para no disgustar a los padres o causarles angustia o preocupación. Esto forma parte de ser un hijo o una hija obediente.

Amigos de invierno

En la antigua tradición china, cuando el invierno recrudece y el clima se pone más frío, tres plantas se destacan del resto por su encanto y resistencia: pino, bambú y ciruelo.

En la extensa historia de la cultura china, estos tres son conocidos respetuosamente como los “Tres Amigos de Invierno,” o literalmente “Tres Amigos del clima frío”, ya que los antiguos chinos usaban el término “tiempo de frío” para expresar la idea de invierno. Este término también es una metáfora poética utilizada para describir un mundo de caos o tiempo de problemas o incluso el propio mundo de los mortales, donde existe la humanidad.

Los pinos, bambúes y ciruelos son iguales en su firme perseverancia y en la resistencia a la dureza del invierno. Ellos no se marchitan como muchos otros lo hacen. En cambio, permanecen de pie, orgullosos y decididos, recordando a la gente la promesa de la primavera, de la renovación y del futuro brillante por llegar. Son símbolo de integridad y del carácter noble. En la tradición confuciana se les tiene alta estima como representación de las cualidades ideales de un caballero.

PIE DE FOTO:  Una pintura de la Dinastía Ming que representa a los "Tres Amigos de Invierno" -pino, bambú y flor del ciruelo- titulado "Tres Amigos y 100 pájaros", del artista Bian Wenjin, también conocido como Bian Jingzhao. (Wikimedia Commons)
PIE DE FOTO:
Una pintura de la Dinastía Ming que representa a los “Tres Amigos de Invierno” -pino, bambú y flor del ciruelo- titulado “Tres Amigos y 100 pájaros”, del artista Bian Wenjin, también conocido como Bian Jingzhao. (Wikimedia Commons)

El pino digno

En particular, el pino de hoja perenne muestra una personalidad digna que transmite una sensación de tranquilidad y estabilidad. Siempre es fragante y verde, con un tronco alto, recto y resistente que parece ser capaz de alcanzar el cielo, como un recto ser humano. El pino también es  un símbolo de longevidad por su capacidad para resistir e incluso prosperar en ambientes severos.

En la cultura china, el pino frecuentemente es comparado con el ciprés, para referirse a caballeros virtuosos. Según consta en las  “Analectas de Confucio”  (551–479 a.C.) el sabio dijo, “Es cuando el clima se vuelve frío que sabemos cómo el pino y el ciprés son los últimos en desaparecer”. Este es el origen del dicho “conocer el pino y el ciprés en invierno”, que también expresa la idea de que sólo a través de una prueba severa y rigurosa, se puede ver el verdadero carácter de una persona.

El bambú  firme y flexible

Por su parte, el bambú es un símbolo de elegancia, pureza y amplitud de miras. Tiene una personalidad que es modesta pero con un fuerte sentido de autoestima. No teme al frío, al calor o al viento y a pesar de los altibajos en la temperatura y los cambios en el clima, continúa creciendo cada vez más verde y en posición vertical. Es fuerte y durable, resistente y flexible, capaz de doblarse y adaptarse a cualquier circunstancia.

Los antiguos chinos comparaban el bambú con las cualidades cultivadas de un caballero erudito; a muchos estudiosos les gustaba disfrutar de la vida entre bambúes.

Su Shi, poeta, calígrafo y estadista de la Dinastía Song (1037-1101 d.C), también conocido como Su Dongpo, amaba el bambú tanto que una vez señaló: “Prefiero una comida sin carne que vivir en un lugar sin bambú. No tener carne lo hará a uno fijo / delgado, mientras que si uno no tiene bambú [donde vive] lo hará a un grueso / vulgar”.

Flores de ciruelo en la nieve

En cuanto al árbol de ciruelo, sus flores vibrantes son muy queridas, puesto que florecen con gracia en medio del invierno, incluso cuando la nieve sigue cayendo y perduran las frías heladas en el aire. Sirven como tempranos alegres heraldos de primavera.

El árbol de ciruelo es admirado por su carácter fuerte, valiente, de vida limpia y por su elevada resistencia. No cede ante el clima adverso. Abrazando una vida de tranquila simplicidad, conserva una pureza de cuerpo y espíritu y se erige como un signo de primavera de vitalidad sin límites y un símbolo de esperanza para la humanidad.

Que el ciruelo, el bambú y el pino sean tan capaces de tocar los corazones de la gente, tal vez habla del carácter y espíritu nobles que encarnan, que efectivamente refleja la verdadera naturaleza y el lado sabio de los propios seres humanos.

Así es que cuando el clima se vuelva muy frío o cuando surja una situación difícil, tal vez manteniendo en mente estos refranes, honrosos y antiguos caballeros de invierno, les ayudará para lograr coraje y sabiduría, así como para abrigar su corazón.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

Le recomendamos: Hijo pide liberación de su madre encarcelada en China por obsequiar videos de danza

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS