Cultura

Matices luminosos en algunos poetas argentinos

Matices luminosos en algunos poetas argentinos
(Phoenix Wang)
Compartir

Era domingo, decidí tomar una pausa, y caminar por la calle Cabildo de Buenos Aires. Entré a una librería y, como muchas otras veces, fui a mirar los textos de Jorge Luis Borges. Abrí uno de sus libros y leí el poema “En el abismo”:

Yo voy en recta fatal
hacia mi primer deseo;
yo no palpo, yo no veo
los muros de lo real:
jamás la fiebre carnal
conturbó mi luz interna:
ni por feroz ni por tierna
la pasión me deja rastro…
¡Yo palpito como un astro
dentro de la paz eterna!
Yo soy un palmar plantado
sobre cal y pedregullo:
la floración del orgullo,
del orgullo sublimado.
Soy un esporo lanzado
tras la procesión astral;
vil chorlo del pajonal
que al par del águila vuela…
¡Sombra de sombra que anhela
ser una sombra inmortal!

Pero el poema no era de Borges, sino de Almafuerte, seudónimo de Pedro Bonifacio Palacios. Quedé sorprendido y asombrado. ¡Cómo el orden sobrenatural anida en el corazón y se expresa en la voz de algunos poetas!

(Imagen de Pedro Bonifacio Palacios (1854-1917), conocido también por el seudónimo de Almafuerte.)

Recordé la afirmación de Platón acerca de los poetas como mensajeros de los dioses. Recordé también a José Hernández, haciéndole decir a su Martín Fierro:

Mi gloria es vivir tan libre
como el pájaro del cielo
No hago nido en este suelo
donde hay tanto que sufrir
y naides me ha de seguir cuando yo remonte vuelo

Y también otra vez a Leopoldo Marechal con sus consejos:

El nombre de tu patria viene de argentum,
¡Mira que al recibir un nombre se recibe un destino!
En su metal simbólico la plata es el noble reflejo del oro principal.
Hazte de Plata y espejea el oro
que se da en las alturas y verdaderamente serás un argentino.

¿Qué es lo que produce el asombro en estos poemas?

En realidad, tal asombro viene del fundamento profundo de la cultura clásica griega y latina, y la formación filosófica de estos poetas.

Leopoldo Marechal.(Wikimedia Commons)

(Leopoldo Marechal.(Wikimedia Commons))

Con respecto a Almafuerte, Jorge Luis Borges ha dicho de él:

“…desde su conventillo y su pampa, quiere ser auditor directo de Dios”; “se hizo predicador energuménico de la bondad”; y, “su cruz fue cruz de empuñadura. A diestra y siniestra, con, filo, contrafilo, y punta, blandió su incorruptible y dura virtud”. (J.L.Borges-El idioma de los argentinos).

En Marechal está siempre el aliento de la cultura clásica; él mismo llama a Dante Alighieri, “mi terrible maestro”; cita a Virgilio, a Platón, a los presocráticos y, constantemente, a la Poética de Aristóteles, como fuentes de su inspiración.

En cuánto a José Hernández, baste recordar su invocación inicial en el Martín Fierro: “Pido a los santos del cielo …” para dar razón de su visión poética.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO