Cultura, Tradiciones chinas

Armonía entre los hombres y maestría de las matemáticas en el “Clásico de los Tres Caracteres”

Armonía entre los hombres y maestría de las matemáticas en el “Clásico de los Tres Caracteres”
El triángulo Yang Hui (de Pascal), representación de Zhu Shijie en 1303, usaba barras de conteo. El matemático chino Yang Hui descubrió este arreglo triangular 300 años antes de que su contraparte francés, Blaise Pascal naciera. Xu Yun y Lady Ruan.
Compartir

El Clásico de los Tres Caracteres, o San Zi Jing, es el texto clásico chino más conocido para los niños. Escrito por Wang Yinlian (1223-1296) durante la dinastía Song, ha sido memorizado por generaciones de chinos, jóvenes y viejos. Hasta los años 1800s, era el primer texto que cada niño estudiaba.

Los versos rítmicos, cortos y simples de Los Tres Caracteres del texto permitieron una fácil lectura y memorización. Esto facilitó a los niños aprender sobre personajes comunes, estructuras gramaticales, lecciones de la historia china y sobre todo cómo comportarse.

Sin embargo, después de la revolución cultural en China, el clásico de tres caracteres fue prohibido y eventualmente cayó en desuso. En esta serie revivimos y repasamos este gran clásico chino, dibujando antiguas lecciones de sabiduría para nuestras vidas modernas.

El clásico de los tres caracteres dice:

 

Comienza con la piedad filial y amor fraternal,
luego mira y escucha.
Aprende a contar,
y aprende a leer.

Unidades y decenas,
decenas y cientos,
cientos y miles,
miles y decenas de miles.

Las Tres Fuerzas
son el Cielo, la Tierra y el Hombre.
las Tres Luminarias
son el Sol, la Luna y las estrellas.

Los Tres Vínculos
son la obligación entre soberano y sujeto,
el amor entre padre e hijo,
la armonía entre marido y mujer.

Comienza con la piedad filial y el amor fraternal, y luego mira y escucha.
— El “Clásico de los Tres Caracteres”

Después de enseñar a los jóvenes lectores los fundamentos de ser un buen niño y hermano, el “Clásico de los Tres Caracteres” dedica una buena cantidad de texto a los fundamentos de números y matemáticas.

Pero eso hace más que enseñar a los niños “uno más uno”. Mientras se da da la enseñanza el conteo, el “Clásico de los Tres Caracteres” asocia cada número con una pieza fundamental del conocimiento sobre la naturaleza, la geografía, la sociedad y la cultura.

Según el antiguo texto de adivinación I-Ching, hay tres fuerzas o “talentos” en nuestro ambiente: el Cielo, la Tierra y el Hombre. La persona que conoce bien a estos tres, es un individuo integral.

Hay tres fuentes de luz que iluminan nuestros cielos: el Sol, la Luna y las estrellas. Hay cuatro estaciones, y cuatro direcciones: Norte, Sur, Este y Oeste.

Los números nos sirven como una ayuda útil para memorizar, favorece que los niños clasifiquen y recuerden listas como los cinco elementos y las siete emociones en la cultura china.

Los números son cosas tan fundamentales que incluso los niños pequeños los conocen de memoria. Pero, ¿cuándo fue que los chinos desarrollaron los números y cuánto de eso alcanzó a su sistema de numeración y matemáticas?

Origen de los números chinos

Según la leyenda china, el número uno (一) fue inventado por Fu Xi, el primer legendario emperador de China, hace más de 5.000 años. Los números restantes fueron creados unos 500 años más tarde por Cangjie, el inventor de los caracteres chinos.

Poco después, Li Shou, historiador del Emperador Amarillo, desarrolló el sistema de numeración decimal donde diez decenas son cien; diez centenas son mil; y así sucesivamente.

Leyendas apartadas, la primera evidencia física de los números chinos se remonta a la Dinastía Shang (siglo XIV a. C.), hace más de 3.000 años. Los números chinos se encontraron tallados en conchas de tortuga y huesos planos del ganado – también conocido como los huesos del oráculo.

Durante ese tiempo, los chinos ya usaban símbolos individuales para los números del uno al nueve, indicando que los chinos estaban entre las primeras civilizaciones en usar un sistema de numeración decimal.

El sistema de numeración decimal es el sistema más utilizado por las civilizaciones modernas. Esto incluye el sistema de numeración que usamos hoy en día – el sistema hindú-árabe.

Los matemáticos chinos fueron capaces de calcular raíces cuadradas y cúbicas de números para varios lugares decimales. — El “Clásico de los Tres Caracteres”

Alrededor del siglo IV a. C. los chinos también desarrollaron el primer sistema decimal de numeración decimal del mundo – las barras de conteo – para hacer cálculos más fáciles.

Este sistema demostró ser extremadamente eficiente y los matemáticos chinos fueron capaces de calcular raíces cuadradas y cúbicas de números a varios decimales. Para los 500 d.C. habían obtenido el valor de pi a 3,14159267, mil años por delante de sus homólogos europeos. También fueron los primeros en descubrir y probar el “Triángulo de Pascal”, ¡300 años antes de que naciera Pascal!

Equilibrando las “Tres Relaciones”

Los Tres Vínculos son la obligación entre soberano y sujeto, el amor entre padre e hijo, la armonía entre marido y mujer. — El Clásico de los tras Caracteres

Entre “conjuntos de tres” el Clásico los Tres Caracteres enseña, son los Tres Enlaces o Tres Relaciones – las relaciones entre gobernante y sujeto, entre padre e hijo, y entre parejas.

Estas tres relaciones son las relaciones más importantes entre hombres y mujeres, según la ideología confuciana. Si estas tres relaciones se manejan bien, uno disfrutará de paz y armonía. Pero si estas relaciones se manejan mal, la vida de uno será un caos.

Una persona histórica que manejó bien las tres relaciones fue Xu Yun, el general militar del Estado de Wei durante el período de los Tres Reinos. Sin embargo, Xu Yun casi no lo logra, aunque sí, su inteligente esposa.

Xu Yun y Lady Ruan.

Cuando era un hombre joven, Xu Yun fue considerado candidato para Lady Ruan, la hija de Ruan Gong. Pero después de la ceremonia de la boda, Xu Yun se sorprendió al ver bajo el velo, lo simple y poco atractiva que era su nueva esposa. Se negó a entrar en la cámara nupcial y para disgusto de su familia pidió la anulación del matrimonio.

La familia de Xu estuvo convenciéndolo antes, de que entrara a la cámara nupcial. Pero al ver a su novia, ya no pudo soportarlo y se fue. Sabiendo que él no volvería, su esposa lo detuvo cogiéndolo de su ropa nupcial.

Para avergonzar a su esposa, Xu Yun dijo burlonamente: “De las cuatro virtudes femeninas – carácter femenino, habilidades, habla y apariencia – ¿cuántas posees?”

Su esposa respondió: “Lo que me falta es simplemente belleza. Un erudito debe tener cien virtudes. ¿Cuántas tiene mi esposo?”

Xu Yun dijo con orgullo, “Todas ellas”.

Su inteligente esposa continuó: “El carácter es lo más importante en todas las áreas de la vida. Mi señor, usted desea belleza, no buen carácter. ¿Cómo podrías afirmar que tienes todas las virtudes de un erudito?

Xu Yun estaba profundamente avergonzado después de escuchar las palabras de su esposa. Cambió de actitud y mostró el mayor respeto hacia ella. Eventualmente se sumó a las filas del ejército para convertirse en un leal general y crió a dos hijos que también llegaron a ser funcionarios del gobierno.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO