Cultura, Tradiciones chinas

Sabiduría china: Huang Ba podía morir sin arrepentimientos

Sabiduría china: Huang Ba podía morir sin arrepentimientos
La gran muralla china al amanecer. (Fotolia más edición de La Gran Época)

Huang Ba (130-51 a. C.) vivió durante la dinastía Han Occidental. Aprendió legalismo (comprensión y administración de la ley) a partir de una edad temprana. Cuando se enfrentó a la muerte más tarde en su vida, lo primero que vino a su mente fue aprender más. Dijo que podría morir sin arrepentimiento una vez que había aprendido el Tao o el Camino.

En el año 72 a. C., según el “Libro de Han”, el ministro Xia Housheng fue encarcelado porque ofendió al Emperador Xuan. Huang, que era el funcionario principal del primer ministro, también fue encarcelado debido a que apoyó a Xia. Ambos fueron condenados a muerte.

Mientras estaba en prisión, Huang le pidió a Xia que le enseñara “Shangshu”, uno de los Cinco Clásicos de la antigua literatura china. Xia se negó con la razón de que estaban a la espera de la pena de muerte.

Huang citó un dicho de Analectas de Confucio: “Habiendo oído el Tao en la mañana, uno puede morir por la noche”.

Xia estuvo de acuerdo con él y le enseñó Shangshu.

Un año después, un terremoto sacudió a 49 condados en el centro de China. Hubo más de 6.000 bajas. El emperador Xuan tomó eso como una advertencia del cielo, y concedió la amnistía a todos.

Tanto Xia como Huang fueron puestos en libertad y fueron reasignados por el tribunal. Huang fue nombrado gobernador del condado de Ying Chuan. Se sabía que era compasivo y tenía buen discernimiento en el juicio.

Un buen juez

De acuerdo con “Zheyu Guijian”, una recopilación de litigios terminó en la dinastía Song, cuando Huang era el gobernador local del condado Ying Chuan, había una familia adinerada con dos hermanos viviendo en la misma casa. Las esposas de los dos hermanos estaban embarazadas al mismo tiempo.

El hijo de la esposa del hermano mayor nació muerto, y ocultó ese hecho y arrebató el bebé de su cuñada, diciendo que era suyo. La disputa duró tres años sin solución.

Huang puso al niño en la corte y pidió a las dos mujeres que arrebataran al niño. La cuñada mayor lo tomó rudamente por la fuerza; la más joven, con miedo de lastimar al niño, sólo miró tristemente.

Viendo esto, Huang regañó a la cuñada mayor: “En tu codicia por la fortuna de la familia, sólo quieres arrebatar al niño, sin tener en cuenta que le estás haciendo daño. El asunto ahora está claro. Devuelve el niño inmediatamente a tu cuñada.

La cuñada mayor admitió entonces su culpabilidad.

Si te gustó el artículo…

…puedes colaborar para que podamos seguir publicando. Cada vez más gente prefiere leer La Gran Época, un periodismo independiente, sin censura y comprometido con la verdad. Sin embargo financiar un medio de comunicación es cada vez más difícil y no queremos implementar un muro de pago para poder solventarnos. Queremos mantener todos nuestros contenidos libres y llegar a mucha más gente, porque creemos que todos deben tener acceso a la verdad y tú nos puedes ayudar a lograrlo.

Te recomendamos
En Foco