Astronomía, Noticias

Aumento de rayos cósmicos: ¿es porque se debilita el campo magnético?

Aumento de rayos cósmicos: ¿es porque se debilita el campo magnético?
El campo magnético de la Tierra está cambiando. (Agencia Espacial Europea. (ESA)
Compartir

Los astrónomos están observando que el nivel de rayos cósmicos en torno a la Tierra sigue aumentando, y que esto no solo se debe al período en que cada 11 años la actividad solar está disminuyendo, sino también al cambio en el campo magnético de la Tierra.

El campo magnético, con una corriente de partículas eléctricas, forma una barrera protectora contra los rayos del Sol y del cosmos, desviándolos a las altas latitudes, desplazando los efectos de las tormentas geomagnéticas.

“Se cree que el campo magnético se produce en gran medida por un océano de hierro fundido líquido, que gira como remolino y forma el núcleo externo de nuestro planeta, a 3000 kilómetros bajo nuestros pies. Actúa como el conductor que gira en un dinamo como en una bicicleta, generando corrientes eléctricas y por lo tanto el campo electromagnético está en continuo cambio”, describe la Estación Espacial Europea, quien lanzó en 2013 el trío de satélites Swarm para medir las señales de nuestro planeta.

La preocupación del aumento de rayos cósmicos es que a alturas de los vuelos de los aeroplanos la cantidad es hasta 10 veces mayor que a nivel del mar. Estos rayos pueden hacer aumentar las nubes, las descargas eléctricas, y pueden por supuesto penetrar en el interior de las naves, señalaron los astrónomos de Space Weather el 18 de octubre.

A nivel de salud pueden causar improvisadas arritmias o incluso muerte por interrupción de un desfibrilador cardíaco.

“Ahora el ciclo solar se está moviendo hacia Mínimo Solar, permitiendo que los rayos cósmicos ingresen. Pero otra razón puede ser el debilitamiento del campo magnético de la Tierra, que ayuda a protegernos de la radiación del espacio profundo”, destacó Space Weather.

Tormenta solar. Partículas de radiación llegan a la Tierra. (NASA)

Tormenta solar. Partículas de radiación llegan a la Tierra. (NASA)

ESA informó en mayo de 2016 que “los nuevos resultados del conjunto de satélites Swarm muestran que nuestro campo de protección se está tanto debilitando cómo fortaleciendo, y esto es importante por la rapidez con que se están llevando a cabo estos cambios”.

Una animación en vídeo, con datos obtenidos a mayor plazo, entre 1999 y 2016, reveló en color azul, donde el campo magnético es débil, y en rojo, las regiones en las que es fuerte”, señaló ESA.

Campo magnético terrestre en 2016. En azúl, las zonasmás débiles. En Rojo las zonas más fuertes. (ESA)

Campo magnético terrestre en 2016. En azul, las zonas más débiles. En rojo las zonas más fuertes. (Vídeo ESA)

“Claramente se nota que el campo se ha debilitado en alrededor de 3,5% más en las altas latitudes de América del Norte, mientras que se ha reforzado alrededor del 2% sobre Asia”, informa su estudio.

La imagen es reveladora en cuando a la baja del campo magnético en Sudamérica y en el Atlántico Sur.

“La región donde el campo es más débil – la Anomalía del Atlántico Sur – se ha movido constantemente hacia el oeste y aún está más debilitado por alrededor de un 2%”, destacaron los investigadores.

Se presume que en las zonas donde es más débil, los rayos cósmicos pueden ingresar con mayor facilidad.

Los rayos cósmicos medidos a diferentes alturas desde balones de aire lanzados al espacio sobre California entre marzo 2015 y agosto 2016 habían aumentado más de un 12 por ciento, de acuerdo a su reporte del 11 de septiembre, actualizado ahora en octubre, con las mediciones del mes anterior.

Rayos cósmicos en laestratósfera siguen aumentando en septiembre. En el gráfico se observa el aumento entre marzo 2015 y septiembre 2016. (Space Weather)

Rayos cósmicos en la estratósfera siguen aumentando en septiembre. En el gráfico se observa el aumento entre marzo 2015 y septiembre 2016. (Space Weather 18 de octubre de 2016)

A la espera de incluir lecturas de los balones de octubre, se estima que este aumento continúa.

Aumento de radición cósmica versus la altitud y aumento entre marzo 2015 y agosto 2016. (Space Weather)

Aumento de radiación cósmica versus la altitud y aumento entre marzo 2015 y agosto 2016. (Space Weather)

El siguiente esquema muestra las regiones donde el campo magnético terrestre se desaceleró, en azul, y donde se aceleró,en rojo.

El campo magnético de la Tierra está cambiando. En azul donde está disminuyendo y enrojo, donde se estáacelerando (Agencia Espacial Europea. (ESA)

El campo magnético de la Tierra está cambiando. En azul donde está disminuyendo y en rojo, donde se está acelerando. (Agencia Espacial Europea, ESA)

Los investigadores de ESA anunciaron que esperan mapear con detalle el campo magnético terrestre no solo en la superficie, sino también en su interior, en el borde del núcleo. Se cree que esta información sería útil para una mejor comprensión de por qué el campo magnético se está debilitando en algunos lugares, y a nivel mundial.

Las razones de estos cambios están sin aclarar del todo, y el informe de ESA de mayo 2016, viene a confirmar lo que ya estaba dicho en 2014.

Previamente, según un estudio mencionado en la reunión de la Unión Geofísica Americana, en el año 2003, se estimó que desde el siglo 19, globalmente el campo magnético se debilitó un 10%.

El profesor de la Universidad de California, Gary Glatzmaier, aclaró en dicha oportunidad que esta disminución del 10% no significaba que ocurrirá una inversión completa del campo magnético, entre norte y sur, como un hecho inminente. “El campo está aumentando o disminuyendo todo el tiempo”, dijo.

Informó además que el polo sur intercambia su lugar magnético con el Norte en tiempos de intervalos irregulares, con un promedio de 300.000 años, y la última vez que ocurrió esto fue hace 780.000 años. “Tales inversiones quedan registradas en el magnetismo de rocas antiguas, (pero) son impredecibles”, dijo Glatzmaier.

Campo-magnetico-terrestre. (Nasa)

Campo magnético terrestre. (Nasa)

La NASA explica que con una inversión de campo magnético, el Norte de la brújula apuntaría hacia el Sur, pero esto no necesariamente es una catástrofe, como en el caso de un cambio en el eje terrestre.

“La última vez que los polos de la Tierra dieron la vuelta en un importante cambio fue hace unos 780.000 años, en lo que los científicos llaman la inversión Brunhes-Matuyama. El registro fósil no muestra cambios drásticos en la vida vegetal o animal. Profundos núcleos de sedimentos oceánicos de este período indican también que no hay cambios en la actividad glacial, basados en la cantidad de isótopos de oxígeno en los núcleos. También esta es la prueba de que una inversión de polaridad no afectaría al eje de rotación de la Tierra. La inclinación del eje de rotación del planeta sí tiene un efecto significativo sobre el clima y la glaciación y cualquier cambio es evidente en el registro glacial”.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO