Descubren en un lago de Turquía una fortaleza perdida de 3000 años

Investigadores turcos encontraron en el lago de Van de Turquía, una gran fortaleza construida hace 3000 años, perteneciente a Urartu, el “país de las montañas”, también conocido como reino de Ararat, en cuyo monte se cree se encuentra el Arca de Noé.

El lago es popular por la historia de un monstruo que suele arrastrar a las personas a su interior.

Se encuentra en el oriente de Turquía, en una tierra que formaba parte de un reino que se extendía entre el Asia Menor, el Cáucaso y Mesopotamia, ocupando Armenia, Turquía e Irán.

Su capital pudo haber quedado sumergida en el gran lago de Van, a 1640 metros de altura, al igual que muchos otros pueblos modernos en los últimos siglos. De acuerdo a un estudio de 2005, el nivel del Van aumenta en un promedio de 3,7 centímetros al año.

Un grupo de arqueólogos submarinos dirigidos por Tahsin Ceylan encontraron un sitio arqueológico que se extiende por al menos un kilómetro, donde son claramente visibles partes de 30 a 40 metros de largo de una muralla, de acuerdo al siguiente vídeo de National Geographic.

Expertos de la Universidad turca Van Yüzüncü Yil creen que este castillo data de hace 3000 años, lo que corresponde al período de la edad de Hierro de los Urartu.

Ceylan destacó la sorpresa del hallazgo, ya que otros arqueólogos más familiarizados con las aguas del Van, en el pasado opinaron que en su interior habían muy pocas cosas.

Sus muros recuerdan a los siguientes restos de la fortaleza Erebuni, mandada a construir por el rey Argishti en el año 782 a.C., como lugar defensivo. Hoy se encuentra en Armenia.

Foto: Fortaleza de Erebuni en Ervan, Armenia.

Ahora se espera encontrar algo más de la antigua nación que pobló la zona, y que fue descubierta por el alemán Friedrich Schulz alrededor del año 1827. Él viajó en busca de rastros de la reina Semiramide, cuya historia estaba en un texto del historiador armenio del siglo V, Mosé de Corene.

Foto: Fortalezas descubiertas de los Urartu. (Wikimedia)

En una ruina turca, Schultz descubrió una estela bilingüe llamada “la estela de Kel i Schin”, entre Irán e Iraq, pero en 1929 el investigador fue asesinado y sus apuntes se perdieron.

Foto: Estatuas del siglo 1 a.C., del pueblo de Nemrud Dagi, Terraza oeste. (Wikimedia)

Más tarde en 1890, el ingeniero alemán Karl Sester descubrió los restos arquitectónicos de Nemrud Dag, con enormes estatuas y nuevas inscripciones del pasado de los Urartu, un gran pueblo y un gran reino perdido, con lengua propia.

Foto: Imperio Urartu, en amarillo. En verde, el imperio Asirio. (Wikimedia)

Van es un lago salino que entre 1944 y el año 2000 subió cerca de dos metros, con una alza más extrema en 1987, que causó un gran desastre ambiental. Cubrió decenas de aldeas: la ciudad de Van, Tatva, Ercis, Adilcevaz y Ahlat, con miles de casas en su interior, terrenos agrícolas, carreteras, sitios históricos y áreas pobladas por aves selváticas, causando un gran desastre ambiental.

Foto: Arte urartu armenio. (Seiran)

La historia del monstruo en su interior, se refiere a la leyenda del dios Vahagn, que arrastraba a las aguas del lago a cualquier “vishap”, o ser maligno suficientemente grande como para devorar al mundo. Un artículo de un diario otomano de 1889 alimentó el relato mitológico luego que se reportara un hombre cuyo cuerpo habría sido arrastrado por una criatura al interior del lago.

Científicos que investigaron el lago durante esos años no encontraron nada. Hoy en cambio despierta nueva curiosidad, no solo por lo que pueda aparecer sumergido en sus aguas, sino por el hallazgo del Arca de Noé en el cercano monte de Ararat.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS