Astronomía, Noticias

Registran imponentes auroras antes de la tormenta magnética del viernes

Registran imponentes auroras antes de la tormenta magnética del viernes
Aurora boreal del 11 de octubre desde Troms. (Markus Varik, Weather Gallery)
Compartir

El Sol se ve calmo y sin manchas que demuestren alguna amenaza de llamarada, radiación o explosión (eyección) de masa coronal hacia el sistema planetario, sin embargo el viento solar que surgió de uno de sus agujeros causó una tormenta geomagnética menor que azotó la Tierra el 11 y 12 de octubre. La imagen principal de una aurora boreal es un testimonio de ello.

Una tormenta geomagnética menor había sido anunciada por expertos de clima espacial de Estados Unidos de la agencia NOAA para que ocurriera entre el 11 y 13 de octubre y luego se adelantó para finalizar el jueves 12, sin embargo desde el Reino Unido, Stuart Green, haciendo ver las señales de su magnetómetro, dijo hace unas horas que en esas latitudes podría aumentar de intensidad a nivel moderado, en las próximas horas.

Desde Troms, Noruega, Colin Palmer mandó la siguiente imagen a la Galería Space Weather mostrando la aurora que registró durante el crepúsculo.

(Foto: Aurora boreal del 11 de octubre de 2017 desde Troms, Noruega, (Colin Palmer, Space Weather Gallery))

También desde Troms, Markus Varik publicó su experiencia al capturar las luces de colores de la tormenta geomagnética apenas después de la puesta del Sol del 11 de octubre.

“Como el viento solar sigue fluyendo, ¿por qué no tratar de atrapar auroras en la noche próxima incluso durante la hora azul?”, señaló. (Ver imagen principal)

“El 11 de octubre comenzamos a notar las condiciones de tormenta solar 5 minutos después de que terminara la hora azul (el crepúsculo)”, dijo el autor.

La siguiente foto es una tabla que muestra el registro que señaló el magnetómetro de Stuart Green en Preston, Lancashire.

El autor escribió: “Siempre es maravilloso ver el impacto de una tormenta geomagnética en mi magnetómetro aquí en el Reino Unido. Aquí el gráfico muestra claramente la llegada del viento solar de alta velocidad previsto el 11 de octubre desde un gran agujero coronal de la Tierra, que se intensificó durante las siguientes 24 horas para crear una tormenta solar G1 durante la noche. Se espera más actividad ya que se prevé que la tormenta llegará al G2 en las próximas horas”.

De acuerdo a los pronósticos de expertos del clima espacial de NOAA, Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica de Estados Unidos, la tormenta no se prolongará hasta el viernes 13, por lo que el tradicional día fatídico podría resultar calmo.

La siguiente imagen de una aurora boreal también es de Noruega. Eric Fokken, desde Lofote, dispuso su cámara a la hora del crepúsculo y tomó esta hermosa serie de fotografías:

(Foto: Aurora boreal del 11 de octubre desde Lofoten, Noruega. (Eric Fokke, Space Weather Gallery))

A continuación otra toma sobre una de las propiedades del lugar:

(Aurora boreal del 11 de octubre desde Lofoten, Noruega. (Eric Fokke, Space Weather Gallery))

Los efectos de la alerta de tormenta geomagnética menor o G1 (de la escala 1 a 5) son los siguientes, en especial para las latitudes altas de la Tierra, más cercanas a los polos:

  • Pueden registrarse fluctuaciones débiles en la red eléctrica.
  • Las operaciones de naves espaciales reciben impacto menor.

El parque Nacional de Abisco en Suecia es un perfecto escenario para ver las auroras. Chad Blackley, también registró una hermosa fotografía del evento:

(Foto: Aurora boreal del 11 de octubre de 2017 desde el Parque Nacional Abisco, en Suecia. (Chad Blakley, Space Weather Gallery))

¿Por qué ocurrió?

La tormenta geomagnética sucedió por un viento solar que surgió un par de días atrás desde un agujero coronal.

“Los agujeros coronales aparecen como áreas oscuras en la corona solar en imágenes ultravioleta extrema (EUV) y rayos X menores. Parecen oscuros porque son regiones más frías y menos densas que el plasma circundante y son regiones de campos magnéticos abiertos”, destaca el equipo NOAA.

(Sol muestra en color oscuro su agujero coronal el 12 de octubre de 2017. (Observatorio SDO-NASA))

Su tipo de campo magnético de un polo hizo que de ahí se escape el viento solar al espacio, dando como resultado corrientes de viento relativamente rápidas, que chocaron el 11 y 12 de octubre en la Tierra. El aumento de la velocidad y registro de partículas desató la alerta.

Al chocar con el campo magnético terrestre, las partículas ionizadas del plasma solar, el sistema de protección de nuestro planeta las desplaza hacia los polos, en tanto que producen cambios eléctricos en la atmósfera y se ven hermosas luces de colores llamadas auroras.

La siguiente imagen muestra el Sol sin manchas, sin aparente actividad desde el 8 de octubre. Algo normal para su período de declino en el ciclo solar de 11 años. Se estima que para 2019-2020 nuestra estrella alcanzará el Mínimo Solar, hecho que se precede con numerosos días sin manchas solares, es decir con la cara en blanco. Estos no significa que sea inactivo del todo, pues de los agujeros brota el viento que genera las tormentas geomagnéticas vistas estos días.

(Sol sin manchas desde el 8 al 12 de octubre de 2017. (SDO))


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO