Explorando enigmas

Sigue la búsqueda del misterioso “barco fantasma” infestado de “ratas caníbales” en el Atlántico

Sigue la búsqueda del misterioso “barco fantasma” infestado de “ratas caníbales” en el Atlántico
Barco Lyubov Orlowa en la isla Petermann de la península Antártica.
Compartir

Algunos creen que aún flota en las aguas del Atlántico un barco fantasma, posiblemente “infestado de ratas caníbales” que se alimentan entre sí. Se trata del ex crucero ruso Lyurlov Orlova, de capacidad para 100 pasajeros.

El buque de 4250 toneladas y 90 metros de largo se perdió durante una tormenta en las aguas del Atlántico frente a la isla canadiense Terranova, mientras era remolcado. El cable se cortó y desde entonces todos los intentos de encontrarlo han sido en vano.

“Ella está flotando por ahí en alguna parte”, declaró al medio The Sun, el buscador y explorador belga Pim de Rhoodes, quien manifestó en 2014 sus intensiones de encontrarlo. “Habrá muchas ratas y se comerán entre sí. Si lo abordo, tendré que hechar en todos lados veneno”.

Esto motivó que fuera señalado desde entonces como el “barco fantasma plagado de ratas caníbales”.

Un guardacostas irlandés explicó al medio Mirrow en la misma fecha, que pese que habían habido muchas tormentas, se necesitaba mucho para hundir un buque de su tamaño y manifestó su preocupación que encallara en una costa habitada. “Debemos estar atentos”, alertó.

El barco fue construido en Yugoslavia en 1976 y tuvo sus viajes prósperos a las regiones polares. En 2010 fue confiscado en Canadá por una deuda no pagada, por lo que la tripulación se vio obligada a abandonarlo.

Después de un par de años estacionado en el puerto, se decidió remolcarlo a República Dominicana, donde sería desmantelado y vendido como chatarra.

Sin embargo el Lyurlov Orlova tuvo otro destino. Luego de cortarse el cable que lo trasladaba, quedó a la deriva sin tripulación. Aunque fue reportado el 4 y el 20 de febrero de 2013, volvió a desaparecer.

Cuando desde su interior se activó una señal de emergencia EPIRB automática el 23 de febrero de ese año, frente a las costas de Kerry, se pensó que finalmente había naufragado, porque este tipo de alarma se activa cuando el transmisor toma contacto con el agua.

La gran sorpresa llegó el siguiente 12 de marzo, cuando nuevamente lo vieron en medio del Atlántico, lo que le dio el apodo de “barco fantasma”. Ninguno querría subirse a bordo.

Algunos exploradores creen que no se ha hundido, ya que en caso de hacerlo, habría emitido una señal desde las balsas salvavidas.

Según el medio DailyMail, existe una recompensa de US$ 800 mil por encontrarlo.

Foto: Si ves un barco como este, se trata del famoso “barco fantasma”. Cuídate que puede haber peligrosas ratas. (Wikimedia)

Descubrimiento reciente en California

Un barco descubierto en las costas de California, de las mismas dimensiones que el Lyurlov Orlova, hizo pensar que podría ser el barco fantasma, informó Daily Mail el 19 de noviembre pasado. Sin embargo, el barco ruso tenía un casco principalmente de acero, y el encontrado es de hormigón.

Los análisis llegaron a la conclusión que el de California es el barco Monte Carlo, un petrolero abandonado que se hundió hace 80 años pero resurgió de las aguas en 2016. En el pasado fue usado como burdel y casino flotante por grupos mafiosos de la época.

El misterio aún continúa. Si viajas por el Atlántico, tal vez te puedas cruzar con el Lyurlov Orlova, pero no intentes abordarlo, pueden haber ratas peligrosas.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO