Explorando enigmas

Dos historias increíbles de viajeros del tiempo

Dos historias increíbles de viajeros del tiempo
Entrevista entre psiquiatra y Sergei Ponomarenko registrada en 2006 (captura de pantalla).
Compartir

Así como hay estudiosos que sostienen que todavía no contamos con los recursos para viajar en el tiempo y desplazarnos a la velocidad de la luz (300.000 kilómetros por segundo) a través del espacio exterior, otros sostienen que la posibilidad de moverse a través de línea del tiempo sí es posible.

Pero aún hay más, hay personas que incluso afirman haber viajado en el tiempo pero como meros observadores, ya que si modifican algún suceso esto desencadenaría en factores que podrían alterar el presente y el futuro.

Estas dos historias son algunas de las que se hicieron virales en los últimos tiempos. Un ucraniano que viaja 50 años hacia el futuro y un sueco que entra en un portal del tiempo y se encuentra con él mismo en el futuro.

Sergei Ponomarenko: viaje del tiempo a partir de una foto

Según esta historia, que el 23 de abril de 2006 en Ucrania, la policía se acerca a un hombre de 25 años que se encontraba desorientado, bien vestido pero con unas prendas pasadas de moda.

Él les preguntó por una calle que no existía y les presentó una documentación fechada en 1950.

sergei02 documento

Ante el extraño comportamiento, los policías lo trasladaron a un hospital psiquiátrico. Ya en la clínica, Sergei preguntó por el año en el que estaban, percatándose que había dado un salto temporal de 56 años, tras ver y fotografiar un OVNI.

Además le explicó al psiquiatra –en una entrevista que quedó grabada como evidencia- que todas esas fotografías deberían seguir en su cámara, un antiguo aparato de carrete que necesitaba de revelado para obtener las fotos.

Luego buscaron a un experto en fotografía para que revele el rollo y confirmaron que realmente había una foto de un OVNI en forma de campana, tal como él lo había descripto.

OVNI-Kiev_thumb

(Captura de pantalla)

También una foto de una mujer de unos 25 años de edad, que Sergei comentó que era su prometida, Valentina Kulick, a la cual nunca lo volvió a ver.

sergei prometida

Luego de la entrevista, Sergei fue a descansar a la habitación que le habían provisto. Las cámaras de seguridad registraron su ingreso, más no su salida. Él simplemente desapareció.

Hakan Nordvist: la paradoja del encuentro consigo mismo

La historia salió a la luz luego de que su protagonista la escribiera en su blog en el año 2006, pero recientemente volvió a resurgir debido a que aún no se ha podido comprobar que esta sea falsa.

Si bien el relato contiene elementos aún muy dispersos, no deja de inquietar especialmente porque el protagonista subió en youtube un video en el que se lo ve a él junto a su “él del futuro” ya con 72 años de edad, abrazados y mostrando sus respectivos tatuajes en el brazo izquierdo, exactamente iguales e identificables.

(captura de pantalla)

Según la anécdota en su blog, ocurrió un 30 de agosto de 2006 en horas de la tarde, luego de regresar de una larga jornada de trabajo en Färjestaden.

Hakan notó que el piso de su cocina estaba inundado de agua, por lo que supuso que se había roto una tubería del fregadero y procedió a buscar las herramientas para hacer la reparación. Al adentrarse en las tuberías notó que el espacio era más ancho de lo normal y se introdujo aún más hasta ver que había una luz que parecía ser un túnel. Curioso por saber a dónde llegaba, lo atravesó hasta el final.

Por alguna razón desconocida, en el fregadero de Hakan se había abierto un portal, que conducía a un espacio temporal 38 años adelante en el futuro. Al salir de este tunel Hakan aparece en un mundo muy diferente al actual y se encuentra con él mismo, pero era el año 2042.

El Hakan del futuro le contó cosas de su persona que solo él mismo podía saber y además algunos sucesos que ocurrirán en el mundo, pero le pidió por favor que no se los revele a nadie. Luego de unos minutos de conversación y por temor de no poder regresar a su tiempo, Hakan ingresó en el túnel, que afortunadamente aún seguía abierto, y apareció nuevamente en el fregadero.

Sin embargo, antes logró registrar en su teléfono celular un vídeo de su peculiar encuentro en el que se lo puede ver a él junto a un hombre de características morfológicas similares, pero mucho mayor.

Para demostrar que eran la misma persona, ambos exhiben a la cámara el tatuaje en el mismo brazo y de la misma forma.

“No me importa si la gente piensa que soy un mentiroso, sé que no lo soy. Tuve un encuentro conmigo mismo en el futuro y estuvo bien. Es todo lo que sé. Pero si me paso a mí, lo más probable es que le haya pasado a alguien más”, concluyó Hakan en su blog.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO