Explorando enigmas

Historias de fantasmas: ¿realmente existen?

Si Shane Rogers encuentra una correlación entre los sitios espantosos, el moho tóxico y los efectos psicológicos, ¿significa que no existen fantasmas? Eso puede explicar algunos casos, pero quizás no todos.

Historias de fantasmas: ¿realmente existen?
(Maksym Dragunov/iStock)
Compartir

La casa decrépita, el húmedo orfanato abandonado, sitios que inspiran historias de miedo, de fantasmas, y también podría ser foco de moho tóxico. Shane Rogers, un profesor asociado de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Clarkson en Nueva York, está estudiando si las apariciones pueden atribuirse a problemas neurológicos causados por el moho.

Para obtener una prueba de moho, este verano él visitará sitios “embrujados” al norte del Estado de Nueva York. Incluso, si sus investigaciones muestran altas concentraciones de moho en estos lugares, no obstante, no está claro los vínculos existentes entre la exposición a los mohos interiores tóxicos y los efectos psicológicos en las personas, dijo en un comunicado de prensa de la universidad. Estos vínculos no han sido bien establecidos.

Sin embargo, “algunas personas han informado depresión, ansiedad y otros efectos por la exposición a contaminantes biológicos en espacios cerrados”, dijo. “Estamos tratando de determinar si algunas apariciones reportadas, pueden estar vinculadas con el aire contaminante específico que se encuentran en el interior”.

Si Rogers encuentra una correlación entre los sitios espantosos, el moho tóxico y los efectos psicológicos, ¿significa que no existen fantasmas? Eso puede explicar algunos casos, pero quizás no todos.

Permanecerán muchas anécdotas sobre fantasmas que desafían esta explicación particular. Por ejemplo, algunas personas dicen que han recibido información a través de encuentros fantasmales que no podrían haberse obtenido por medios ordinarios y que más tarde fueron verificados.

Una de estas anécdotas fue compartida por el usuario Reddit KibokotheHippo: “Mi hijo tenía 4 años y medio y su hermana 18 meses. Esa noche les dije que realmente lo sentía, pero que no podría leerles un cuento, ya que tenía que atender una reunión, pero, que para compensar, les leería dos cuentos en la noche siguiente. Mi hijo dijo: “Está bien, mamá, tía Tracy nos leerá”.

“Sentí que los pelos de punta en la parte posterior de mi cuello. Pensé que debía estar equivocado, así que pregunté: “¿Quién?” Él respondió: ‘Tía Tracy, mamá. Ella se parece a ti. Después que vamos a la cama ella nos lee y nos canta’. “Jamás les había dicho que yo era gemela idéntica y que mi hermana estaba muerta. Su nombre era Tracy”.

El bloguero, “Padre soltero se ríe”, solicitó a los lectores compartir las cosas más espeluznantes que sus hijos dijeron en algún momento. Esta fue una de las respuestas: ¿No vas a decirle hola “al tío Chris, dijo mi hija de 3 años de edad, cuando estaba viendo su salto en el trampolín. Tío Chris se ahogó en el lago nueve años antes de que ella naciera, y nadie en nuestra familia habló de ello, nunca. Le pregunté dónde estaba y ella señaló al garaje y le dijo: ‘Él me dice que tenga cuidado’”.

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. En “Explorando Enigmas” La Gran Época recoge historias sobre estos extraños fenómenos para estimular la imaginación y abrir previamente a posibilidades inimaginables. ¿Son verdad? Usted decide.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO