Secretos del asteroide que rozará la Tierra en Halloween

Hace sólo unas semanas, el 10 de octubre, el telescopio de investigación Pan-STARRS 1, descubrió un asteroide – el 2015 TB145 – que fue clasificado como potencialmente peligroso. A causa de su resplandor, se estima que mide 320 metros, a través de  observaciones adicionales han revelado que el 31 de octubre a las 17:05 UTC, pasará rápido entre la Tierra y la Luna. De hecho, será capaz de ser visto desde aquí.

Será un afeitado a ras, alejado de la Tierra por 1,3 veces la distancia de Tierra a Luna, y haciéndose un candidato ideal para observaciones,y  captura de imágenes de radar en su superficie de alta resolución.

Está orbitando al Sol en una elíptica muy inclinada considerandola con respecto a la órbita de los planetas. Además, es un zoom delante de nosotros a una velocidad de 35km/s, equivalente a 126, 000 km/h. en inclinación, la elíptica y la velocidad indica que el objeto podría ser más parecido a un cometa, que nos haría estar cerca de encontrar  la primera oportunidad para observar detalles de alta resolución del cometa desde los observatorios terrestres.

¿Destino inminente?

En el pasado, tales oportunidades únicas de la astronomía han sido, mejor dicho, eclipsadas por lloridos habituales del inminente destino. ¿Chocará el TB145 contra la Tierra y aniquilará a la humanidad, destruyendo a la Luna o causando diluvios bíblicos? Por suerte, todos estos miedos sin peligro pueden ser excluidos – después de cuatro días de observaciones desde  su descubrimiento, ahora es conocida la órbita de TB145. No hay posibilidad razonable que pueda golpear a la Tierra o a la Luna. Cualquier interacción gravitacional causaría terremotos o inundaciones épicas, también puede ser excluida. Asumiendo densidades del típico asteroide y el diámetro estimado de TB145, sólo tendría una masa que es una fracción diminuta de la masa de la Luna y por lo tanto sería un diminuto impacto gravitacional sobre la Tierra o la Luna.

Incluso meteoritos pequeños pueden volverse en un espectáculo dramático.

Pero mientras TB145 continúe siendo un error cercano, es también una advertencia a disparos a través del arco de la Tierra. Sabemos de aproximadamente 3.300 objetos de tamaño similar, clasificados como Objetos Cercanos a la tierra, o NEOs. Teniendo en cuenta las estadísticas, la probabilidad que la Tierra sea afectada por tal objeto, es promedio de una vez cada 73.000 años, así que no es algo de lo que se espera , pueda producirse muy frecuentemente o debido a eso, perder demasiado sueño. Pero es un riesgo que debe ser monitoreado. De hecho, tales fallas cercanas han disparado nuestros esfuerzos al diagrama de NEOs y al desarrollo de posibles planes para distraerlos.

Estos planes continúan en su infancia, especialmente teniendo en cuenta a plazos potencialmente cortos – TB145 sólo lo descubrimos hace dos semanas, así que ¿qué habrá ocurrido si algún objeto similar a TB145 golpeó a la Tierra en condiciones similares?

Entonces, ¿Qué ocurriría?

TB145 no golpeó a la Tierra, pero el siguiente cronograma de destrucción se describe lo que pudo suceder en algo similar. Las predicciones son altamente especulativas y en gran parte se basan en el golpe del meteorito Chelyabinsk e impactos simuladores por el Imperial College de Londres.

Alrededor de dos semanas antes del impacto, se ha descubierto un asteroide de 300 metros, similar en composición al de un cometa. Posteriores a las observaciones que apoyan a parámetros orbitales y que confirman un impacto.

Diez días más tarde, observaciones revelan que el impactador realmente es una composición suelta de tres objetos de tamaño similar. En consecuencia, se espera que los tres impactos y la costa del este de Australia estimen a ser la ubicación más probable del golpe. Además, los tiempos de impacto pueden predecirse con precisión a unos pocos minutos. Un golpe en el agua parece ser el resultado más probable, desencadenando un tsunami, por lo que zonas costeras tendrían que ser evacuadas.

Sólo días después de la evacuación, los objetos entrarían a la atmósfera de la Tierra. Ellos crearían un gigantesco trío de rastros de humo porque comenzarían a quemarse en lo alto de la atmósfera a una velocidad de entrada de 30km/s – o 108,000 km/h. Después de aproximadamente tres a cinco segundos, dos de los objetos detonarían ya que el aire explota a una altitud de 20 km creando una llamarada brillante. Los rastros corren a través de los cielos al sur de Queensland y, aproximadamente a siete segundos después de que haya entrado en la atmósfera, el tercer objeto alcanza el nivel del suelo y detona en agua abierta.

Explosión de megatones de 5m

El impacto libera a megatones de 5m de energía, así como un maremoto cerca de 7, en la escala de Richter. Provocando un tsunami de 50 kilómetros en la costa este de Australia.

Alrededor de un minuto después de entrar en la atmósfera, los observadores situados bajo dos ráfagas de aire se escucharon y sintieron las ondas del choque devastador. La explosión aplana a árboles y pequeños edificios, quemando el área directamente por debajo de la explosión y  provoca pérdidas considerables de vidas dentro de las dos zonas afectadas de 20km de diámetro. Por suerte, ambas zonas de explosión perdieron áreas más densamente pobladas como Brisbane.

Cinco minutos después del impacto, la onda de un tsunami entre 5 y 15 metros de altura llega a las primeras regiones costeras de la Costa del este de Australia, causando daños considerables y la pérdida de vidas. Ahora corre hacia el interior pero se disipa rápidamente, aunque la ola seguirá su viaje causando daños en las regiones menos preparadas o equipadas en el Pacífico.

En los últimos siete minutos, los escombros de los dos primeros objetos destruidos durante la explosión de aire habrán caído sobre un área de aproximadamente 50 km de ancho. Los desechos varían en masa, algunos causando más daños a la propiedad.

¿El fin de todo eso?

En general, el daño global no duradero sería causado por tal evento. Pero a nivel local, severamente afectaría a las economías, potencialmente causando gran pérdida de vidas. El tsunami en sí podría ser devastador.

Un caso hipotético como este, demuestra que un objeto como TB145 no terminaría con la humanidad ni causaría un daño global generalizado. Pero también muestra que los países necesitan continuar trabajando juntos para abordar a posibles peligros de asteroides y desarrollar métodos eficaces para desviarlos.

No es productivo sentirse diariamente atemorizado por los asteroides. Cruzar la calle puede ser mucho más peligroso. En efecto, el vuelo de TB145 nos dará una visión única de un asteroide que podría ser un cometa retirado. El espacio nos ofrece mucho más de perspicacia y maravilla que el destino y la desesperación.

Pero siempre vale la pena mantener un ojo abierto hacia fuera, para el mal y el bien.

Daniel Brown, Profesor de Astronomía, Universidad de Nottingham Trent

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation (La conversación). Lea el artículo original.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

Le recomendamos: La verdad sobre las pequeñas y medianas empresas chinas es aterrador

Panel de Derechos Humanos dice que los occidentales no ven la “verdadera China”

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS