Astronomía

Encuentran una “súper Tierra” que podría ser potencialmente habitable

Encuentran una “súper Tierra” que podría ser potencialmente habitable
K2-18b es un exoplaneta tipo Súper Tierra, que orbita la estrella K. (NASA)
Compartir

Observando las imágenes de archivo del exoplaneta K2-18b y su estrella K2-18, investigadores de la Universidad de Montreal concluyeron que se trata de una posible Súper Tierra. Tiene atmósfera y aparenta ser potencialmente habitable.

Como sorpresa, resultó que tiene un planeta vecino, con una órbita más cercana a la estrella, al que denominaron K2-18C. También parece ser una Súper Tierra, aunque un poco más caliente.

El planeta K2-18b se descubrió en 2015. El nuevo estudio de Montreal reveló que está en una órbita habitable, donde las temperaturas no son muy frías ni muy calientes.

La investigación utilizó datos recopilados por el Observatorio Europeo Austral (ESO) y encontró dos astros que bien podrían ser una versión ampliada de la Tierra.

“Poder medir la masa y la densidad del K2-18b fue tremendo, pero descubrir un nuevo exoplaneta fue afortunado e igualmente emocionante”, comentó el autor principal Ryan Cloutier, quien realiza hoy su doctorado en el Centro de Ciencias del Planeta de la Universidad de Scarborough,

El K2-18b y el K2-18c orbitan la misma estrella, que se encuentra en la constelación de Leo, a 111 años luz.

Foto: Constelación de Leo, alberga la Súper Tierra K2-18b. (Stellarium)

Las imágenes de ESO se consiguieron con telescopio de 3,6 mm del Observatorio La Silla en Chile. Este lleva un instrumento llamado HARPS, que permite medir la velocidades radiales de las estrellas.

Cuando una estrella es opacada por algo, se cree que se trata de un exoplaneta. El instrumento es capaz de determinar la masa y la densidad del supuesto planeta. “Eso puede decirte de qué está hecho el grueso del planeta”, declaró Cloutier.

Foto: Vía Láctea y luminiscencia nocturna (airglow) desde el Observatorio La Silla en Chile. (ESO)

Las conclusiones para el K2-18b es que puede ser una de las dos siguientes alternativas: un planeta en su mayoría rocoso, con una pequeña atmósfera gaseosa, como la Tierra, o un planeta cubierto de agua, más grande con una capa de hielo encima.

“Con los datos actuales, no podemos distinguir entre esas dos posibilidades”, agregó Cloutier, “pero con el Telescopio Espacial James Webb (JWST) podremos explorar la atmósfera y ver si tiene una atmósfera extensa o si es un planeta cubierto de agua”.

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) será lanzado en 2019. En su interior llevará el instrumento NIRISS, de la Agencia Espacial Canadiense.

“Hay mucha demanda para usar este telescopio, por lo que debe ser meticuloso al elegir qué exoplanetas mirar”, comentó René Doyon, investigador principal de NIRISS.

De acuerdo a los archivos de la NASA el K2-18 b está clasificado como un exoplaneta tipo Neptuno, que orbita una estrella anaranjada tipo K. No es como nuestro Sol, relacionado al Helio, sino al óxido de titanio. El planeta necesita 32,9 días para completar una órbita, y se encuentra a 0.1491 UA de su estrella, es decir a un 14% de la distancia de la Tierra y el Sol.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO