Astronomía

La NASA muestra los cinturones de radiación de electrones que rodean la Tierra

Con precedencia fueron apodados Cinturones de Van Allen

La NASA muestra los cinturones de radiación de electrones que rodean la Tierra
Cinturones de radiación de electrones en una vista de la NASA en marzo de 2017. (NASA)
Compartir

La NASA publicó esta imagen que describió como “una vista completa del cinturón de radiación de electrones atrapados que circundan la Tierra”. A menudo se apodan con el término de Cinturones de Van Allen.

Los diseñadores tuvieron que seccionar los cinturones ofreciendo de esta manera una vista ecuatorial. Aquí “se frenó la rotación de la Tierra y el movimiento solar”, destacaron el 15 de marzo al divulgar la fotografía, que puede ilustrar lo que sucede en torno a nuestro planeta.

Los astrónomos explican que los cinturones de radiación son dos regiones de forma de rosquilla con partículas altamente energéticas atrapadas en el campo magnético de la Tierra. El nombre Cinturones de Van Allen, se refiere al fallecido investigador James A. Van Allen, de la Universidad de Illinois, que los estudio con precedencia.

El cinturón el interior se encuentra justo por encima de nuestra atmósfera y se extiende 4.000 millas en el espacio. El cinturón exterior se extiende de 8.000 a 26.000 millas. ( Video)

Estudios del 2013, revelaron la aparición de un tercer cinturón que tendió luego a desaparecer.

Desde su descubrimiento, los cinturones de radiación de la Tierra están revelando nuevas estructuras y comportamientos complejos nunca antes analizados, destacaron esta semana los investigadores.

El último evento intenso de gran número de electrones fuertemente radiactivos, vecinos a la Tierra, se registró a finales de junio de 2015, en el borde interior. Otros eventos se registraron con anterioridad.

Los electrones tenían energías de más de un millón de electrón-voltios. En esa ocasión, señala la NASA. lo que sucedió es que a medida que la región de electrones más activos se retiró hacia el exterior, dejó atrás una población remanente que formó otro cinturón de radiación.

Este flujo de electrones de alta energía, a unos dos radios terrestres de distancia, persistió mucho más tiempo de lo esperado. “Se tardó más de un año que los electrones se debilitaran por debajo del nivel de detectabilidad de los instrumentos en las sondas de Van Allen”, señaló el equipo de investigadores.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO