Mecanismo de Anticitera: Revelan que ayudaba a precisar fenómenos astronómicos hace más de 2000 años atrás

Los fragmentos del mecanismo de Anticitera eran partes de un artefacto de cobre usado para medir los movimientos de la luna, el sol, los planetas -conocidos hasta entonces- y los eclipses; también fue usado como calendario de los juegos Panhelénicos. El artefacto fue construido con un refinado y complicado mecanismo de relojería sumamente extraordinario para su época, hace más de 2000 años atrás.

El pasado 9 de junio, el equipo del proyecto de investigación Mecanismo de Anticitera realizó un evento convocado en conjunto con la Fundación Aikaterini Laskaridis y los editores de la revista Almagest, para dar a conocer los resultados de las investigaciones sobre las inscripciones en el mecanismo de Anticitera.

Para avanzar en la difícil lectura del texto de las inscripciones del artefacto que llegó con estos estudios a 3,400 caracteres -hasta ahora solo se habían descifrado unos mil- dado su milimétrico tamaño (1,2 -3 mm), la irregularidad y la deformación de la superficie de los fragmentos del artefacto, el grupo de estudio recurrió al escaneo computarizado y la paleografía.

Un tomógrafo diseñado específicamente para examinar los restos del artefacto permitió que los investigadores leyeran las inscripciones milimétricas ubicadas en las cubiertas del cajón del artefacto de Anticitera.

Inscripciones del Mecanismo de Anticitera descifradas con ayuda de tomografía computarizada y paleografía por el grupo de estudio del Mecanismo de Anticitera. (Fuente: antikythera-mechanism.gr)
Inscripciones del Mecanismo de Anticitera descifradas con ayuda de tomografía computarizada y paleografía por el grupo de estudio del Mecanismo de Anticitera. (Fuente: antikythera-mechanism.gr)

El paleógrafo Agamemnon Tselikasa, uno de los investigadores que examinó el artefacto, explicó que realizaron veinte cortes tomográficos para poder leer cada letra de la cara lateral del cajón de madera del artefacto. La paleografía de la caja proporcionó información sobre el funcionamiento del artefacto, su uso y permitirá identificar las partes faltantes.

Los métodos utilizados en la imagen de las inscripciones fueron la tomografía computarizada y el mapeado de texturas polinómicas, explica uno de los reportes de investigación presentado en el evento.

“El aparato había sido fabricado para explicar el universo, según el conocimiento astronómico de la época” (Yanis Bitsakis, físico e historiador de las ciencias)

El artefacto de operación compleja presenta en la cara principal el movimiento planetario con registro de siglos. La placa central muestra el tiempo del sistema planetario con indicadores del Sol, la Luna, los cinco planetas entonces conocidos y su traslación cíclica, en conjunto con el zodiaco griego y un calendario egipcio, y eventos astronómicos significativos.

La otra cara tiene el ciclo lunar o metónico con 235 meses lunares correspondientes a 19 años solares. Bajo él, el Saros, el círculo de los eclipses de luna que todavía hoy utiliza la NASA. Los nombres de los meses sugieren alguna conexión con Corinto y sus colonias en Epiro. El “artefacto” incluía un sistema de seguimiento del tiempo de los Juegos (Olímpico, Pitio, Ístmico, Nemea), precisando encuentros en Dodona y pesca Rodas. La parte trasera del mecanismo tiene una muy detallada descripción de su funcionamiento, un manual de usuario.

Los estudios realizados en fragmentos del Mecanismo de Antikythera llevaron a la lectura de las inscripciones en la cara exterior de la placa de bronce o “Portada”, mediante “la reconstrucción de las partes sobrevivientes” del texto, con transcripciones y traducciones referentes a su uso y funcionamiento.

Reverso del fragmento del Mecanismo de Anticitera de la portada del artículo. (Wikipedia)
Reverso del fragmento del Mecanismo de Anticitera de la portada del artículo. (Wikipedia)

Entre los resultados del estudio de La cubierta Fontal de la inscripción se expone que “los textos dan datos sobre los ciclos sinódicos de los cinco planetas, y se puede conjeturar que las líneas perdidas describen el comportamiento del Sol y la Luna”.

Los autores de este estudio –A. AnastasiouY. BitsakisA. JonesX. MoussasA. Tselikas y M Zafeiropoulou– afirman que “los datos apoyan fuertemente la idea de que los movimientos planetarios se muestran en la cara frontal del mecanismo con la utilización de modelos epicicloidales o excéntricos simples”. Y las relaciones de largo período para Venus y Saturno serían de origen griego y no babilónico como antes se estimaba.

“Sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no ha sido hallado” (Yanis Bitsakis, físico e historiador de las ciencias)

La cara posterior del mecanismo, una “placa trasera rectangular”, estaría dominada por dos diales espirales grandes. El dial metónico superior representaba un ciclo del calendario lunar de 235 meses, y el menor un ciclo de predicción del eclipse lunar de 223 meses. El texto conservado inscrito alrededor de los diales representaría una cuarta parte de la inscripción original y podría proveer información adicional sobre las predicciones de eclipses, señala otro de los estudios presentados en el evento.

Los autores del estudio sobre esta cara indican que podría contener una versión del calendario de Corinto o de alguna localidad de Epiro. La línea de Juegos muestra seis competiciones, cuatro Panhelénicas (Olímpicas, Píticas, Ístmicas, de Nemeos), Naa (Dodona) y muy probablemente de Halieia (Rodas). Otras inscripciones en esta cara podrían implicar un aspecto meteorológico relativo a las predicciones de vientos vinculados a los eclipses. Las cinco referencias de color y tamaño de eclipses son la única fuente grecorromana que sugeriría su predicción, tal vez relacionada con la astrología.

“Sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no ha sido hallado”, expresó el físico e historiador de las ciencias Yanis Bitsakis a EFE. Y agregó que no duda que “el aparato había sido fabricado para explicar el universo, según el conocimiento astronómico de la época”.

Reconstrucción moderna del mecanismo por Mogi Vicentini. (Wikipedia)
Reconstrucción moderna del mecanismo por Mogi Vicentini. (Wikipedia)

Fragmentos del artefacto fueron encontrados por casualidad cerca de la isla de Anticitera en el año 1900 por buscadores de esponjas. Numerosas partes del artefacto fueron rescatadas del fondo marino a 45 metros de profundidad junto a diversos objetos de la antigua civilización griega, procedentes del sitio donde sucedió un antiguo naufragio.

Los vestigios del artefacto metálico datan de 150 a 200 aC. y constan de unos 30 tipos diferentes de engranajes de tal complejidad que muchos consideran es la más antigua computadora analógica realizada por el hombre, que tendría un elaborado y muy meticuloso proceso de desarrollo previo.

En el evento celebrado en Atenas participaron: John Bitsakis (Instituto de Investigaciones Históricas, EIE) sobre el descubrimiento del mecanismo y la lectura de las inscripciones; Agamenón Tselikas (paleografía Archivo Histórico, MIET) en lectura de inscripciones con ayuda de escáner; Alexander Jones (Instituto para el Estudio del Mundo Antiguo, EE.UU.) con lectura de inscripciones desde la astronomía antigua; Jenofonte Mousas (Dep. de Física, Universidad de Atenas) sobre astronomía moderna; Mike Edmunds (Física y Astronomía de la Universidad de Cardiff) analizando los supuestos científicos del fabricante del dispositivo, la ubicación y la causa de su construcción.

La compañía de relojes suizos Hublot, creadora del reloj con las funciones del mecanismo de Anticitera, ha patrocinado las investigaciones del artefacto desde el 2008, en especial con su departamento I+D, apoyando a la expedición submarina “Return to Anticitera” para rescatar restos del naufragio y para la publicación del número especial de la revista Almagest dedicado por completo a difundir por primera vez los hallazgos del mecanismo de Anticitera.

Los expertos esperan que la nueva investigación del naufragio de Anticitera del Departamento de Antigüedades Submarinas en cooperación con el Instituto Oceanográfico Woods Hole proporcione aún más evidencias del funcionamiento y aplicación de este antiguo y sorprendente artefacto.

Para ver la presentación completa haga click aquí.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS